Inicio > Destacadas > Alejandro González Iñárritu vuelve a sorprender con “Revenant: El renacido”

Alejandro González Iñárritu vuelve a sorprender con “Revenant: El renacido”

El mexicano Alejandro González Iñárritu, vuelve a sorprender, ahora en el seno del mismo cine estadounidense, con “Revenant: El renacido”, que viaja hasta Dakota, dos siglos atrás para contar la curiosa historia de venganza de un aventurero, interpretado por Leonardo Di Caprio, y con la que logró las doce más importantes candidaturas a los Oscar. “Revenant: El renacido”, de Alejandro González Iñárritu Iñárritu vuelve a encuadrar personajes acorralados por circunstancias y geografías, con una mirada muy particular que va más allá de lo anecdótico, con lo mágico atado a lo ancestral, con la violencia desatada por la ambición, con la mística y la locura o simplemente con la necesidad de sobrevivir, es decir superar la delgada línea que separa a la vida de la muerte. Lo hizo con “Amores perros” y “21 gramos”, cara a cara con la muerte, “Babel” (la frontera entre México y Estados Unidos), después con “Biutiful” (un marginal con los días contados en una Barcelona en crisis), “Birdman” (un teatro de Nueva York donde varias realidades se confunden), y ahora con una civilización bárbara frente a una barbarie que no es tal. Hace dos siglos en lo que hoy es la zona oeste de Dakota del Norte en la frontera con Canadá, un grupo de cazadores salen, por encargo, en busca de pieles de antílope , guiados por un baquiano, John Glass que demostrará ser mucho más duro que su apellido (vidrio), primero al resistir a un oso grizzly, y luego cuando se lo dio por muerto, sobrevivir a un entierro prematuro. Glass, que lleva como acompañante a su joven hijo, de la relación con una indígena de aquel, sobrevive al abandono de quienes en verdad debían protegerlo mientras respirara, resistirá la naturaleza recurriendo a esa misma naturaleza y esta vez saldrá a la caza de quienes, además, no tuvieron piedad alguna a la hora de decidir que su destino era morir sepultado. En su historia, según fragmentos de un exitoso libro de Michael Punke publicado en 2002 y que tiene una buena dosis de fantasía acerca del personaje real, habla de cómo por un puñado de dólares, hay gente que puede perseguir a los pueblos originarios y hasta abandonar a los propios, como lo hacen con Glass: no lo enuncia en el relato, pero si en su dichos acerca del filme. Es más: la preocupación tanto de Iñárritu como de Di Caprio, además de hacer hacer equilibrio entre arte e industria, es la de llevar un mensaje acerca de esas comunidades que fueron saqueadas -solo quedan allí 4500 herederos de esas etnias desplazadas por la explotación petrolífera, de los 15000 que en total habitan todavía viven repartidos en territorio estadounidense. Hay en el relato un sabio contrapunto entre los pueblos originarios, los mandan, los idatsa, y los arikara, y estos mercenarios que llegan para llevarse todas las pieles posibles de cargar esquivando a los nativos o tratando de negociar algo con ellos, siempre con el estoico y parco Glass más cerca de quienes hablan en dialecto, se pintan los rostros o usan plumas que los propios. “Revenant:…” es un relato casi sin palabras, todo un mérito para el cine como arte del encuadre y del montaje más que el de los diálogos, y en este sentido Iñárritu es dueño de una notable caligrafía, un diseñador con tipografía actualizada, como lo demostró primero en los guiones con sello de Guillermo Arriaga, y luego con la cámara como arma, desde el cambio que significó “Biutiful”. Si hubo una época en la que varias historias con algún punto en común terminaban entrelazándose, con “Biutiful”, con guión de los argentinos Armando Bó y Nicolás Giacobone, Iñárritu pega un giro a lo individual, donde la relación entre el personaje y la cámara crecen y crecen, no obstante el drama es de un personaje, pero a la vez la historia de todo un conjunto, su lugar y su tiempo. Hay momentos memorables: el oso y su reacción en tiempo real que parece interminable, las montañas, el río Missouri y su discurrir, un caballo eviscerado, el barro y la sangre, la nieve y el hielo que todo lo pueden

Te puede interesar >>>

Indignación en México por búsqueda de una niña que nunca existió

Autoridades mexicanas descartaron este jueves que una niña se encuentre atrapada bajo los escombros de …