Inicio > Mundo > En Corea del Sur llevan ya 7 días sin parar de hablar en el congreso por la ley antiterrorismo

En Corea del Sur llevan ya 7 días sin parar de hablar en el congreso por la ley antiterrorismo

Una verdadera ultramaratón de obstrucción parlamentaria, que recuerda a una famosa película con James Stewart, “Caballero sin espada”. Los diputados opositores en Corea del Sur llevan siete días de filibusterismo para impedir la adopción de un proyecto de ley antiterrorismo que refuerza los poderes de los servicios de inteligencia.

Desde que comenzara la sesión, el día 23, los filibusteros surcoreanos han recurrido a todo tipo de técnicas para lograr mantener sus intervenciones durante horas, como cantar canciones protesta o leer fragmentos de libros, entre ellos el famoso “1984” de George Orwell.

Con más de 140 horas ininterrumpidas de intervención en la Asamblea Nacional (Parlamento), los diputados además batieron el récord del obstruccionismo más largo de la historia, superando en esta curiosa clasifica el récord en manos del Nuevo Partido Democrático de Canadá desde 2011 (58 horas).

Los diputados del partido progresista surcoreano han anunciado que proseguirán con su intervención hasta que el gobierno acepte abrir un diálogo para negociar el contenido de la Ley Antiterrorista.

El proyecto de ley antiterrorista presentado por el partido gobernante, el conservador Saenuri, autorizaría a los servicios de inteligencia recabar una serie de informaciones personales, entre ellas listas telefónicas, de las personas sospechosas de presentar una amenaza para la seguridad.

Para la presidenta surcoreana, Park Geun-Hye, la nueva legislación es necesaria para luchar contra las crecientes amenazas terroristas, incluidas las norcoreanas.

La palabra filibustero, proveniente del idioma francés, se emplea en la actualidad para manifestar el obstruccionismo parlamentario. La expresión “hacer filibusterismo” se refiere en términos parlamentarios a tomar la palabra y mantenerse en el uso de ella todo el tiempo posible, con el fin de obstaculizar y retrasar la aprobación de una ley.

La oposición considera, sin embargo, que este texto viola el derecho a la vida privada y podría utilizarse para reprimir a la oposición política, ya que antes que Corea del Sur no accediera a la democracia en los años 1980, sus servicios secretos tenían la reputación de no dudar en reprimir a la oposición durante los decenios de gobierno autoritario. Recientemente, además, los servicios coreanos se han visto involucrados en varios escándalos, especialmente electorales.

Según la oposición, la libertad de expresión y de reunión se han degradado considerablemente desde la llegada al poder de Park, hija del ex presidente autoritario Park Chung-Hee, quien tomó las riendas del país mediante un golpe de Estado militar.

Te puede interesar >>>

Lo más insólito que hicieron los argentinos de Netflix en 2017

Lo más insólito que hicieron los argentinos de Netflix en 2017 Se sabe que uno …