Inicio / Negocios & Dinero / Los comercios dan descuentos del 20% al 30% a quienes pagan en efectivo

Los comercios dan descuentos del 20% al 30% a quienes pagan en efectivo

Se presentaban como las dominadoras excluyentes en los mostradores de los comercios. Sin embargo, a las tarjetas de crédito les surgió el enemigo menos pensado: el “cash”. De perfil más modesto, sin promociones grandilocuentes en los medios de comunicación, con simples manuscritos en vidrieras o pizarras – “descuento 30% por pago efectivo”- hechos en marcador o en tiza, el incentivar al efectivo se impone en los negocios.

Incluso, el porcentaje de rebaja es tan tentador que inclina a muchas personas a hacer valer sus pesos más que sus plásticos.

El efectivo “cotiza” más que nunca y existe una razón económica para que esto suceda: el estiramiento -o corte en algunos casos- de la cadena de pagos, que lleva además a muchos comercios a colgar otro cartelito: “tarjetas suspendidas”.

Se impone el cash

“Hoy los proveedores no nos bajan la mercadería del camión si no les pagamos en efectivo”, confiesa a iProfesional.com el dueño de una cadena de restaurants con uno de sus puntos de venta en el barrio de Las Cañitas.

Lo mismo que le sucede a él le pasa a muchos de sus colegas. Basta recorrer esa zona, o centros comerciales de Palermo, Belgrano, o Caballito -entre tantos otros- para observar la proliferación de negocios que invitan a pagar en cash.

Es que son muchos los empresarios que ya notan que gran parte de su facturación en base a tarjetas les resta mucha liquidez y los complica a la hora de cumplir con sus obligaciones en pesos.

En buen romance, sufren la combinación de:

desaceleración en ventas (pronunciada en noviembre).

Ingresos con tarjeta que recién cobrarán a los 30 o 60 días.

Suba de costos laborales y de mantenimiento.

Mayor carga impositiva.

Todo esto hace que se les resienta el capital de trabajo requerido para el giro operativo del negocio: sueldos, proveedores y mantenimiento no se pueden diferir y, para poder seguir, necesitan pagarlos mes a mes.

Testimonios

Un problema derivado del “boom del uso de tarjetas” que preocupa -y mucho- a los comerciantes es el frágil equilibrio en el que quedaron parados entre pagarle al personal y la mercadería “ya” y, en cambio, recibir los ingresos diferidos.

“En el rubro textil se empezó a complicar el funcionamiento de la cadena de pagos”, reconoce a iProfesional.com un directivo del sector, quien prefirió mantener bajo reserva su identidad.

“Cada vez hay más promociones, pero los dueños de locales prefieren que la gente pague en cash, necesitan los pesos”, agrega.

En tanto, desde el sector gastronómico un empresario que opera varios puntos de venta señala: “Los últimos meses se ha comenzado a imponer entre los proveedores un esquema conocido como “pago a culata de camión”. Esto es, los productos sólo se entregan si se abona la totalidad del importe en el momento.

El economista Fernando Moiguer lo resume claramente: “Así como los locales necesitan caja y efectivo, los proveedores también lo precisan. Por eso, cada vez más empresas están teniendo inconvenientes”.

“Es terrible lo que está pasando. Para bajar la mercadería del camión piden que se les pague en efectivo y cada vez les dan menos tiempo a los locales para que les den el dinero”, resume el directivo gastronómico.

Y agrega que, de cara a fin de año, se suma una nueva complicación: “A los negocios se les hace muy difícil juntar para pagar el aguinaldo”.

Según explica Adrián Kittner, de eConsultora, esta clase de descuentos en cash apuntan a atacar dos frentes a la vez:

• Por un lado, funcionan como “gancho” para captar a los clientes, mostrar precios finales más bajos y ganarle a la competencia.

• Pero, además, permiten a los comerciantes hacerse de efectivo al instante.

Con respecto al primer punto, el especialista aclara que “este tipo de acciones incentivan las compras e inducen a los consumidores a entrar a un local”.

Y en cuanto al segundo aspecto, el experto asegura que “hay muchas firmas que hoy necesitan hacerse de liquidez”.

Sin remordimientos

Resulta curioso que los descuentos ofrecidos por pago en efectivo -que se mueven entre 20%, 30% y hasta 35%- superan incluso a los beneficios que anuncian las tarjetas en sus días de rebaja.

También, que este vigor que cobra la moneda local otorga una ventaja que nada tiene que envidiarle a la distancia entre el dólar oficial y el blue.

Los negocios apuntan a un objetivo claro: que al llegar a la caja los clientes saquen de su billetera pesos sin sentir remordimientos por “estar dejando pasar” alguna ventaja que su banco les ofrece vía tarjetas.

Así las cosas, los comercios buscan una nueva vía para reducir la dependencia de las “alianzas con las entidades” de las cuales se sienten presos.

También resulta llamativa la cantidad de establecimientos que no están aceptando tarjetas de crédito, en particular, del rubro gastronómico.

“Por todos los costos que se deben afrontar, el efectivo es cada vez más valorado. Por eso, especialmente para los locales más chicos, la bancarización es un tema que les resta liquidez “, afirma Fabián Castillo, desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Sólo por mencionar algunos ejemplos, el directivo destaca la pesada carga que genera el tener que afrontar los sueldos de vendedores, el alquiler del local y del postnet y el abono de seguros. Y, ni qué hablar, el pago a los proveedores.

Tarjeta mata cash

Tal como diera cuenta iProfesional.com, la situación que llevó a que la cadena de pagos se resienta aun más es la extendida tendencia entre los argentinos a pagar con plásticos en los comercios, mientras que éstos deben afrontar costos que suben todos los días y una carga impositiva en constante aumento.

El directivo de la CAME es contundente en este sentido: “El 70% de las compras se realizan con tarjeta y sólo el 30% de ellas se hacen en efectivo”, fenómeno del que diera cuenta iProfesional.com.

Los comerciantes notan en su facturación los efectos de esta tendencia: “Cada $19.000 vendidos, nosotros cobramos solamente $14.000, ya que tenemos unos $5.000 que corresponden a los descuentos otorgados por abonar con plásticos”, advierte el dueño de un local de indumentaria de la avenida San Martín.

¿Por qué hasta hace un tiempo a los negocios el pago con tarjeta no los complicaba tanto?

La respuesta hay que encontrarla en el enfriamiento de la economía y en el estiramiento de la cadena de pagos, que ahora se hace más evidente que antes.

La estrategia de muchos empresarios, según revelan, no es cortar con las tarjetas -ya que esto los dejaría fuera de la cancha- pero sí encontrar un mix más armonioso entre cash y plástico.

Beneficios “commodities”

“Sacar la opción de descuentos con tarjeta implica necesariamente disminuir las ventas”, asegura Castillo desde la CAME, quien estima que “se ha generado un círculo vicioso en el hábito de comprar”.

Y lo resume con un ejemplo: una vez que un particular llega a la caja, comienza un desfile de plásticos sobre el mostrador, para comparar junto con el vendedor los beneficios de cada uno de ellos.

“La gente despliega las distintos tarjetas para ver cuál le conviene usar”, dice el ejecutivo de CAME. Y agrega que, en el ánimo de sacar el máximo rédito, “los compradores especulan también con las fechas de vencimiento”.

Así, se da la situación en la cual “las personas están muy bancarizadas, al punto de que, a fin de mes, tienen un resumen de cuenta en sus manos y a veces no recuerdan de qué es cada descuento que el banco les hizo”, grafica Castillo.

La pregunta del millón: ¿descuento o recargo?

Una pregunta que muchos consumidores se hacen al encontrarse con locales que ofrecen fuertes descuentos para el pago en efectivo -y en ocasiones también para los que abonan con tarjeta- es si se trata realmente de un beneficio que se otorga al cliente o, por el contrario, si los comercios efectúan una especie de “recargo” sobre aquellos productos los días en los que no cuentan con ninguna promoción.

Consultado acerca de cómo funciona este esquema conjunto entre locales y bancos, Castillo explica que, habitualmente, “las cadenas suelen dividir mitad y mitad con las entidades financieras los descuentos que se brindan”.

En cuanto a las diferencias que se observan con respecto al pago cash, el experto explica que, comúnmente, en los acuerdos entre comercios y entidades financieras los recargos no están permitidos.

“Cuando un comercio firma convenio con un banco, se supone que no puede subir el precio de los artículos que se pagan con tarjeta”, explica el directivo de la CAME.

“Además -agrega-, si los cambios de precio son muy bruscos, la gente se enoja con el local”.

De todos modos, admite que “hay muchos negocios que no lo cumplen”.

Mix más equilibrado

En este marco, ante un panorama de alianzas que hoy ya no rinden los mismos beneficios que hace unos años y ante la necesidad de liquidez, la gran pregunta es si el panorama está dado para que el pago con plásticos pierda cierto protagonismo.

Si bien es cierto que nadie prevé un desplome en el uso de tarjetas, también es verdad que varios negocios -en particular gastronómicos- empezaron a retirar directamente la opción de pagar con plásticos, mientras que otros los admiten, pero sin darles ninguna ventaja.

En el caso del rubro textil, “muchos están pensando en no sumarse de forma permanente a las promociones con tarjetas”, reconoce el ejecutivo de la CAME a iProfesional.com.

Un ejemplo de ello se observa en una importante cadena de zapaterías que, hasta hace poco, ofrecía rebajas con distintos medios de pago y hoy ya no brinda ninguna de esas opciones.

“No nos convenía porque los días de promoción se nos llenaba el negocio de gente y los otros, quedaba vacío”, cuenta un vendedor de un local de una importante marca de zapatos, ubicado en Coronel Díaz y Santa Fe.

Si esta nueva estrategia de privilegiar el cash tendrá éxito o no, y cuán amplio será su alcance, sólo el tiempo lo dirá.

Pero hay una cosa que sí es cierta: el uso de efectivo gana protagonismo y “cotiza más alto” que nunca en los comercios.

FUENTE: marketing.iprofesional.com

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco Hace justo cuatro años, un avión operado …