Inicio / Argentina / Argentina y la Década Ganada

Argentina y la Década Ganada

Joaquín nació en 2003 y el país era completamente distinto. Las cacerolas estaban vacías porque la pobreza sumergía a más de la mitad de los argentinos. Pero en estos diez años, el país creció con él. Argentina construye un puente al futuro, para todos. Cuando Joaquín nació hace diez años, por haberlo hecho en la Argentina, ya le debía más de U$D 2.500 dólares al FMI. Dos de sus tres tíos no tenían trabajo y su abuelo cobraba una jubilación de $150 desde hacía doce años. El futuro tampoco pintaba mejor. La educación pública agonizaba en el desfinanciamiento y apenas se construía una escuela cada 22 meses. La universidad estuvo a punto de ser arancelada muy pocos meses antes de nacer. Argentina se desindustrializaba de forma sostenida para quedarse con un modelo de exportación de productos primarios que incluía a unos pocos. Hoy Joaquín cumple diez años y no creció solo. El país apuesta por su futuro, su educación y su desarrollo. Argentina ganó una década para que los chicos sigan creciendo y puedan soñar con un futuro que incluya a todos. Infografía El modelo neoliberal llevó al país a tener en 2002 el récord de pobreza en el 54%, mientras el desempleo parecía no tener fondo: uno de cada cuatro argentinos no tenía trabajo. Otro tanto, estaba precarizado. El estallido de 2001 estuvo precedido por la ley de flexibilización laboral, que tiraba a la basura, medio siglo de derechos conquistados. Los asesinos que ejecutaron el genocidio, caminaban por la calle. Pero la lucha de padres y abuelos como los de Joaquín, que no se resignaron a dejarle un país donde reinara la impunidad, finalmente tuvo respuesta. Las leyes de impunidad fueron derogadas y se dio inició a un proceso de reparación histórica fundado en la memoria, la verdad y la justicia. Los autores materiales, como los civiles, que idearon y aplicaron el genocidio, quedaron en manos de la Justicia. El futuro de cualquier niño que creciera en esa Argentina estaba signado por el ajuste y la exclusión. Pero las cadenas que imponía la deuda externa comenzaron a cortarse cuando en 2005 se inició el camino de la independencia económica, terminando con el tutelaje del FMI. Junto a la renegociación del resto de la deuda y una economía que se puso en marcha, el aparato productivo e industrial, construyó un nuevo presente. Se crearon 5 millones de puestos de trabajo y el desempleo cayó al 6.9%. El índice de equidad es el mejor de América Latina, y la inversión en Salud, Educación, Ciencia y Cultura rompieron récords históricos. La Asignación Universal por Hijo, más de 1500 escuelas, las 3 millones de netbooks de Conectar Igualdad, la protección de los jubilados y el empleo, les permite a todos los chicos soñar con un país mejor, que es posible. Y se está haciendo. Especial Argentina.ar

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco Hace justo cuatro años, un avión operado …