Inicio / Economia & Finanzas / Cristina confirma que el país entrará en default técnico

Cristina confirma que el país entrará en default técnico

Un análisis sobre la reapertura del canje de deuda. La columna de Martín Tetaz en eldia.com

No conforme con rayar el ridículo, al compararse con Australia y Canadá, la presidenta twiteó ayer: “La Argentina ha pagado, entre el año 2003 y el año 2012, este país al que califican como deudor recalcitrante, 173.733 millones de dólares”. Cristina Kirchner (@CFKArgentina)

La declaración es un reacción al fallo adverso de la Cámara de Apelaciones de New York que obliga a pagarle a los fondos buitres que no entraron en el canje del 2005 y tampoco aprovecharon la oportunidad de la reapertura del 2010; los famosos Hold outs.

El tweet es parte de una serie que reproduce el discurso de anoche de la Presidenta por cadena nacional, anunciando dos medidas; la nueva reapertura del canje, dándole una tercera oportunidad al 7% que aún no ingresó, y el cambio optativo de jurisdicción a los bonistas que ya han ingresado y hoy están cobrando, para que puedan seguir haciéndolo, en caso que Argentina pierda en su apelación a la Corte Suprema de los Estados Unidos, decida no cumplir con el fallo y entre en default técnico con los acreedores con los que sí está cumpliendo, porque al enviar sus pagos al banco de New York, como habitualmente lo hace, la Justicia de ese país seguramente embargará los fondos para pagar Pari Passu; esto es: a todos los acreedores por igual, incluyendo los fondos buitres.

La reapertura del canje era cantada. El propio Gobierno había respondido a la Corte de Apelaciones, que abriría el canje nuevamente como una demostración de su intención de tratar a todos los ahorristas por igual, incluso a aquellos que no habían ingresado al canje y hoy litigan

La novedad es la propuesta a los acreedores que están cobrando, de que canjeen sus títulos por unos nuevos con jurisdicción en Buenos Aires, para asegurarse de cobrar en caso que la Corte Suprema de Estados Unidos, rechace la causa, o la acepte y termine fallando negativamente, poniendo en riesgo el cobro efectivo en sede norteamericana del Bank of New York.

Lo cierto es que el Gobierno se apura demasiado, anticipando el fallo negativo y armando un mecanismo para evadir el cumplimiento de la sentencia judicial, lo cual termina de garantizar que la sentencia será desfavorable, porque ningún juez va a favorecer a una parte que adelanta que no cumplirá el fallo y que incluso antes de que la Justicia se pronuncie, comienza a operar para no cumplir.

Así las cosas, muchos bonistas de los fondos buitres podrían entrar al canje, sabiendo que argentina no cumplirá y no habrá modo judicial de cobrar que no sea adhiriéndose al canje, pero el país entrará de todos modos inexorablemente en default, porque es imposible que todos los fondos buitres acepten el canje, del mismo modo que resulta implausible pensar que todos los bonistas que ya aceptaron, cederán la jurisdicción norteamericana y cambiarán sus bonos por los nuevos que ofrece el gobierno, con sede de pago fuera de New York.

Simplemente, basta que un solo bonista no ingrese a esta nueva reapertura del canje, y que uno solo de los que ingreso en las anteriores no acepte la jurisdicción de Estados Unidos, para que se produzca el default técnico, porque el gobierno tendrá que enviar al Bank of New York el dinero para el pago de ese bonista, y la Justicia norteamericana lo embargará.

Por último y más allá de lo que eventualmente suceda, el tweet de la Presidenta muestra que en efecto la famosa quita del 65% de la deuda que se habría logrado en los canjes anteriores no fue tal, puesto que si al 31 de diciembre del 2005, como surge de la documentación oficial (click aquí, en página 53), luego del primer canje, la deuda ascendía a 128.630 millones de dólares, y se pagaron como dijo la Presidenta 177.733, no se explica como la deuda al 31 de diciembre del 2012 (Click aquí ) puede ser de 197.464 millones.

Tampoco queda claro quién pagó esos 173.733 millones de dólares, puesto que desde el 2003 a la fecha, el Gobierno Nacional ha tenido un superávit primario acumulado de solo 34.142 millones de dólares.

Es tiempo de que el Gobierno muestre los números verdaderos, explique cuánto fue realmente la quita del canje, contando los mayores intereses que paga la nueva deuda y los bonos PBI que tuvo que pagar (y seguirá pagando) y señale claramente cuál es su deuda con la ANSES y el BCRA, por ejemplo, que fueron quienes en realidad pagaron la mayor parte de esa fortuna que la propia Presidenta declara haber pagado.

Entonces veremos claramente que cerrarse al mundo y pagar 177.733 millones con el dinero de nuestros jubilados, con inflación y con dólares del BCRA, fue un pésimo negocio, porque no evitamos el default y perdimos la oportunidad de haber transformado el país con todo ese dinero volcado a rutas, autopistas, trenes, comunicaciones, puertos, centrales hidroeléctricas, inversiones petroleras y demás obras de infraestructura tan necesarias.

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco Hace justo cuatro años, un avión operado …