Inicio / Autoayuda / Qué buscan los tests psicológicos más conocidos

Qué buscan los tests psicológicos más conocidos

Los tests psicológicos de verdad, los que se utilizan en la consulta de un profesional de la salud mental, son herramientas que se utilizan para conseguir reunir una serie de pistas sobre la persona que se está evaluando y, por lo tanto, debemos diferenciarlos radicalmente de esos tests que podemos encontrar en medios de divulgación o en revistas del corazón.

“¿Eres una chica guay?” o “Descubre qué clase de amigo eres” no son tests que los psicólogos utilicen en consulta. Es más, no tienen ningún tipo de validez científica, por muy divertidos y reveladores que nos puedan parecer.

Hay que tener claro que los tests no son una herramienta para dar un diagnóstico a un paciente, al contrario de lo que se pueda pensar. Un test bien administrado por un profesional entrenado para ello, sirve únicamente como guía para orientar el diagnóstico. Pero nunca como prueba única. El diagnóstico en psicología puede estar respaldado, o no por tests psicológicos, pero debe ir acompañado siempre y necesariamente de una evaluación personal por parte del terapeuta.

Vamos a ver a continuación una serie de tests de los que en mayor o menor medida, todos hemos oído hablar alguna vez, pero de los que, a menudo desconocemos su utilidad.

“El que te hacen dibujar una casa y un árbol” – HTP
HTP son las siglas en inglés de “House-Tree-Person“, es decir “casa-árbol-persona”. Este test es uno de los denominados tests proyectivos.

Los tests proyectivos son aquellos en los que se espera que la persona que los realiza proyecte sus problemas, dificultades, preocupaciones o traumas. Esta proyección puede hacerse, como en este caso, sobre un papel en forma de dibujo o bien de forma visual-oral dándole una explicación a un dibujo o un objeto.

Este tipo de tests, sobre todo los que, como este, tienen su base en el dibujo, funcionan muy bien con los niños pequeños. A menudo sus dibujos son muy representativos de la realidad que ellos perciben y al no tener desarrollada la capacidad de expresión suficiente como para transmitir verbalmente los sentimientos y las emociones, poner un papel ante ellos es invitarles a que se expresen abiertamente.

En el HTP se le da a la persona un papel en blanco y se le pide que dibuje un árbol, una casa y una persona. A medida que el paciente va confeccionando el dibujo va proyectando sobre el papel cómo se ve a sí mismo y cómo le gustaría ser, entre otras cosas. Por supuesto, la persona que lo realiza no sabe qué aspectos está mostrando con cada uno de los trazos que realiza.

La interpretación del dibujo no es sencilla. La debe llevar a cabo siempre un profesional cualificado a tal efecto, no todos los psicólogos están entrenados para ello. Lo que hace el profesional es analizar el dibujo en función de la edad de la persona, de su entorno social, de su situación personal y otros muchos factores, y ver qué rasgos de los que presenta se pueden atribuir a un cierto patrón de personalidad o de comportamiento.

Esta prueba no ofrece un diagnóstico certero, para lo que debería ser utilizada es para apoyar u orientar un diagnóstico final, es decir para formular una hipótesis sobre lo que le pasa a la persona. Esta hipótesis deberá ser contrastada en una entrevista personal o con otras pruebas específicas.  Aún así no se disponen de suficientes estudios científicos que apoyen la utilidad de este tipo de tests, por lo que debemos ser prudentes.

“El de las láminas con manchitas” – Test de Rorschach
La aplicación del test consiste en que el profesional le muestra al paciente las láminas de una en una y en un orden determinado y éste debe ir diciendo qué podría ser cada una de las imágenes. Las imágenes son completamente ambiguas y fruto de la casualidad ya que fueron hechas por el propio Hermann Rorschach dejando caer gotas de tinta en un folio y luego doblándolo por la mitad. Es por ello por lo que son simétricas.

La persona simplemente debe decir lo primero que le pasa por la cabeza al ver la imagen y a partir de la explicación que dé, el profesional, que igual que en el caso anterior debe estar adecuadamente entrenado, irá desentramando las proyecciones que hace el paciente de su propia personalidad y de los asuntos que le preocupan.

Algunas características de la respuesta en las que se puede fijar el profesional pueden ser: cuánto tiempo tarda la persona en dar la respuesta, dónde ve el dibujo (si en la mancha completa o en un extremo), la forma de lo que ve la persona, el color, si percibe que la imagen tiene un cierto movimiento o parece a punto de moverse, etc.

Hay estudios científicos que han propuesto un sistema de cuantificación de las respuestas a este test con tal de poder hacerlo un poco más fiable y estándar. Pero como en el anterior caso, no hay pruebas definitivas sobre la utilidad o no de este material.

Las técnicas proyectivas son usadas sobretodo por profesionales de la psicología psicodinámica, pero pueden servir de apoyo y de orientación en el diagnóstico en cualquiera de las orientaciones de la psicología.

“Los de inteligencia” – Tests de Cociente Intelectual (CI)
Cuando nos dicen que “Einstein tenía un cociente intelectual de 160 puntos” normalmente asentimos con la cabeza. Pero son pocas las personas que se preguntan cómo se evalúa realmente la inteligencia.

Los tests de inteligencia forman parte de los tests psicométricos. Esto quiere decir que para la confección del test y para la interpretación de los resultados, se ha seguido un método científico-estadístico que permite asignar un valor a una determinada respuesta, por lo que permite, a su vez, arrojar un resultado más o menos concreto.

Históricamente los tests de cociente intelectual se han centrado en las áreas lógicas, matemáticas y verbales para evaluar la capacidad cognitiva de las personas.

En estos tests normalmente se solicita a la persona que los realiza que haga una serie de ejercicios entre los cuales se encuentran:
-Ejercicios verbales: sinónimos y antónimos, relaciones de palabras, vocabulario…
-Ejercicios manipulativos: construcción de cubos, rompecabezas…
-Ejercicios aritméticos: habilidad numérica, concentración, operaciones matemáticas…
-Ejercicios de memoria: retención de listados de palabras, ejercicios de visualización de dibujos…

Los tests de CI más famosos son el Test de Inteligencia de Stanford-Binet y el Test de Weschler (más conocido por sus siglas WISC).
Estos tests tienen una duración bastante larga y, como todos los demás, deben ser interpretados y analizados siempre por un profesional especialmente preparado para ello.

“El larguísimo que te pasan en algunas entrevistas de trabajo” – Tests de personalidad
Ante el test nuestro nerviosismo se incrementa: preguntas que no tienen ninguna lógica aparente, preguntas que parece que ya nos han hecho anteriormente, preguntas a las que pareces encontrarle un sentido oculto…

Y es que los tests de personalidad suelen ser bastante ambiguos. Esto es así porque interesa realmente que la persona que los está realizando no pueda falsearlos y dar la imagen que quiere dar.

Los primeros tests de personalidad se iniciaron en los años 20 del siglo pasado, con la intención de realizar la selección de personal específicamente en el ejército. Desde entonces se han ido mejorando y aplicando a otros ámbitos de la vida.

Actualmente los tests de personalidad se basan en el Modelo de los Cinco Grandes. Este modelo divide la personalidad en cinco grandes dimensiones que, a su vez, se dividen en factores concretos. Las dimensiones de este modelo son:
-Extraversión: sociabilidad, evitación de la soledad, necesidad de nuevas sensaciones…
-Apertura a la experiencia: imaginación, originalidad, curiosidad…
-Responsabilidad: autocontrol, planificación, organización, ejecución de tareas…
-Amabilidad: altruismo, confianza, solidaridad…
-Neuroticismo: inestabilidad emocional, ansiedad, baja tolerancia al estrés…

Estos tests permiten identificar los rasgos de personalidad de la persona que lo está realizando, por lo que no hay respuestas correctas ni incorrectas, si estamos en un contexto de entrevista de trabajo, en función del puesto ofertado, habrá unas características que interesen más que otras.

Los tests de personalidad más famosos son el MMPI (Inventario Multifásico de Personalidad de Minnesota) y el 16-PF (16 Factores de Personalidad).


Fuente: http://www.siquia.com/2013/09/tests-psicologicos/

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco Hace justo cuatro años, un avión operado …