Inicio > Política > Gestación subrogada, primera charla de Café de las Ciencias

Gestación subrogada, primera charla de Café de las Ciencias

El Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva presentó en el Polo Científico Tecnológico junto a la embajada de Francia la primera charla del ciclo “Café de las Ciencias”. El tema en esta oportunidad residió en la gestación subrogada y la cuestión bioética que la rodea. El encuentro contó con la participación de la especialista argentina y bióloga, Susana Sommer, el magistrado francés y presidente de la Comisión de Ética de la Ciencia de Francia, Chrystian Byk, y la moderación del doctor en Ciencias Sociales y Filosofía del Conocimiento, Pablo Pellegrini. En su segunda edición, el primer encuentro buscó explicar la gestación subrogada, cuando una mujer presta su útero para gestar un niño que será de otra mujer. A modo introductorio, Pellegrini expuso las nuevas técnicas de reproducción y la cuestión cultural. Como ejemplo, la disociación de la sexualidad y la reproducción: “Antes la sexualidad y la reproducción iban articuladas y la maternidad era resultado de eso. Esto hoy no es siempre así”. Los disparadores del encuentro fueron en qué consiste la maternidad o dónde reside, si en la determinación genética, en la crianza, en el parto o en todas estas juntas; las distintas formas de maternidad; el rol del niño, sus derechos y su identidad; las problemáticas alrededor de las mujeres que subrogan como la cuestión económica y la altruista, y por último, qué procedimientos y decisiones legales se generan alrededor. De acuerdo con Sommer, la gestación o maternidad subrogada está determinada por personas que quieren tener descendencia genéticamente relacionada y para lograrlo necesitan del cuerpo de otra mujer que se preste a esto de forma comercial o altruista. En términos legales, actualmente lo que hay sobre fertilización asistida contempla el hecho de que todas las personas, independientemente de su sexo y situación civil, tienen derecho a procrear. Esto es un tema de debate porque para la ley procrear contempla casos de infertilidad o de dificultad de lograr concebir. Para tener hijos genéticamente debe accederse a través del cuerpo de una persona que va a hacerse cargo de esa maternidad. Por su parte, Byk expuso dos cuestiones: la novedad de la práctica y cómo pensar a la maternidad subrogada en términos legales y las contradicciones que existen entre los derechos nacionales y en el marco europeo. La maternidad de sustitución no es algo nuevo sino que existe históricamente aunque se lo haya llamado de otra manera (adopción, donación de esperma/óvulos). Las diferencias entre la versión antropológica y la contemporánea sobre este tema residen en la evolución de las sociedades; la medicalización de la procreación y la disociación entre sexualidad y reproducción. “Estos aspectos mediatizan hoy lo que ocurría antes en forma privada. No obstante, la subrogación de vientre involucra en definitiva los derechos humanos, los derechos de los padres a tener hijos, tener una descendencia y por otro lado los derechos del niño, que tiene derecho a la filiación. Esto plantea conflictos”, afirmó el especialista francés. Además, mencionó que este debate se suscita frente a sociedades individualistas como las actuales y que plantea problemáticas que involucran a los derechos humanos. Byk señaló que el modelo francés, que prohíbe la subrogación de vientre, también se enfrenta a contradicciones con las regulaciones internacionales.

Te puede interesar >>>

Germán Garavano, pidió la renuncia de Eugenio Zaffaroni a la CIDH

Germán Garavano, pidió la renuncia de Eugenio Zaffaroni a la CIDH El ministro de Justicia …