fbpx
La complicada relación entre las tecnologías digitales y las personas mayores

La complicada relación entre las tecnologías digitales y las personas mayores

La inclusión digital ha sido natural para una generación porque ha crecido con estos medios, pero el caso de las personas mayores es justamente el contrario. Para este colectivo, el uso de las tecnologías digitales representa un desafío que no es comparable con otro por su naturaleza, además de una separación social evidente.

La frustración social

Los mayores pueden ser considerados como un grupo de alto riesgo para ser apartados de la sociedad. El deterioro de sus capacidades fisiológicas, mentales y sensoriales se une ahora a la distancia que los separa de una sociedad que avanza con rapidez. En la última década, las nuevas tecnologías han hecho esta distancia aún más grande.

Podemos considerar a los computadores y teléfonos inteligentes, junto con el Internet, como el avance social más significativo de los últimos tiempos. También cabe destacar la cantidad de posibilidades que ofrecen estos medios si se usan bien. Sin embargo, esto puede significar solo mayor distancia entre la sociedad y el grupo de más edad.

El envejecimiento de la población es un hecho con el que deben lidiar las distintas administraciones públicas. Después de velar por la satisfacción de las necesidades básicas, hay que atender al sector con programas sociales y culturales para dar respuesta a estas nuevas necesidades actuales y adaptarlos para que entren en la sociedad de esta nueva era.

El problema es que apenas se trata este tema por parte de las instituciones públicas. El peso recae casi en su totalidad en los familiares que no necesariamente saben lidiar con la situación, ya sea por desconocimiento o por la incapacidad de comunicarse correctamente. Esto solo aumenta la distancia social y la frustración en ambas partes.

¿Cómo salvar esta distancia?

La solución no puede venir únicamente desde una sola parte, ya que las personas mayores no suelen tener la mínima capacidad para empezar a integrarse al mundo digital por su propia cuenta. Más bien, los familiares deberían ser de apoyo en este proceso, de la mano de diferentes herramientas.

Una de estas herramientas son los tutoriales tecnológicos, los cuales son útiles sobre todo cuando ya la persona tiene un mínimo de conocimientos y desea ampliarlos un poco más. Si no, pueden servir como una guía rápida para ayudar a resolver un problema determinado de forma sencilla que tenga la persona mayor.

Aún así, empezar es complicado. Comenzar por enseñar el uso del teclado y el ratón es buena idea, al igual que cómo navegar por Internet. Utilizar las principales redes sociales es bastante sencillo, al igual que el buscador. Incrementar el tamaño de los objetos en pantalla también es útil si el usuario tiene dificultades para verlos.

El camino sigue siendo difícil porque se trata de un tema completamente nuevo con el que este grupo social no había tenido contacto antes. Aún así, el interés por su parte y la paciencia y comprensión de la persona que enseña deberían ser suficientes para superar la etapa inicial de desconcierto.

Si bien es cierto que las instituciones públicas deberían tener un rol más activo, no es un tema que actualmente sea una prioridad. Esta inquietud por integrar a las personas mayores en la era digital es bastante nueva, por lo que no hay todavía un plan de acción claro por su parte.

¿Qué puede aportar el Internet a las personas mayores?

El interés por integrarlos a este aspecto de la sociedad se debe a que las tecnologías digitales pueden aportarles algo de valor. El Internet tiene diferentes herramientas que son útiles, aunque algunas de ellas son más interesantes que otras:

Búsquedas en línea

Los temas de conversación se vuelven más escasos a medida que la diferencia de edad se hace más grande entre grupos de personas, lo que es una forma de aislamiento. En la red, la multitud de webs con posibilidades casi ilimitadas son una opción interesante para que este sector interactúe con personas con sus mismos intereses.

Correo electrónicos y sistemas de mensajería instantánea

El aislamiento produce una sensación de angustia con la que es difícil lidiar, incluso si se comparte con las personas de la misma vivienda. Por ello, varias instituciones ofrecen varias actividades para ayudarlos a conectar, como es el caso de excursiones, asociaciones de cualquier tipo y voluntariado, entre otras.

Sin embargo, esto no solventa por completo la necesidad de comunicación, ya que tiende a aumentar con el paso de los años. Es por ello que una guía para ingresar a Hotmail es necesaria después de haber creado la cuenta de correo, de manera que siempre sea accesible su bandeja de entrada, o tenga una opción en caso de que la sesión no esté iniciada.

Algo similar sucede son los chats y las redes sociales, que se han convertido en uno de los usos principales del Internet, sin importar la edad. Son un lugar de encuentro para mantener el contacto con las personas conocidas en cualquier momento y lugar, algo muy conveniente para una población que se sienta aislada y quiere una alternativa.

Incluso si las personas mayores no suelen usar las nuevas tecnologías, muchas veces es el resultado del desconocimiento sobre cómo usarlas y el potencial que tienen para ellas. Enseñarles lo básico significa abrirles la puerta a un mundo en el que quizás se sientan cómodas.

Te puede interesar >>>

Servicios digitales para emprender en el mercado online y triunfar en el intento

Servicios digitales para emprender en el mercado online y triunfar en el intento

Emprender dentro de la estructura comercial actual es uno de los atractivos más evidentes cuando …