fbpx
Inicio > Sociedad > La contaminación acústica y atmosférica, los dos grandes enemigos de la calidad de vida en las ciudades

La contaminación acústica y atmosférica, los dos grandes enemigos de la calidad de vida en las ciudades

No lo podemos negar, aun siendo unos verdaderos amantes de las ciudades, aun considerándonos cosmopolitas y disfrutar con el ajetreo diario que implica vivir en una gran urbe, aunque llevemos escrito en el ADN el asfalto, los altos edificios y las luces nocturnas que ofrecen una extraña sensación de irrealidad a la noche, hay algunas cosas en la ciudad que no son del todo de nuestro agrado.

El ruido y la polución representa para la mayoría de los que habitamos estos espacios la mayor molestia. Dos tipos de contaminación, la acústica y la del aire, que siguen azotando la calidad de vida en las ciudades, pero que es una cuestión que solo tiene solución con el cambio de actitud y hábitos de las personas que integramos estas macrocomunidades.

Cómo colaborar para eliminar la contaminación acústica y atmosférica de las ciudades

De forma general, hay ciertas acciones que todos y cada uno de nosotros puede implementar en su vida cotidiana que no cambiarán la forma que tenemos de vivir, pero con las que colaboraremos con nuestro grano de arena para hacer de la vida en las ciudades un lugar más habitable.

Cómo disminuir la contaminación atmosférica

Las acciones que podemos acometer o introducir en nuestra forma de relacionarnos con la ciudad son muchas y variadas, aquí van algunos ejemplos, tomar partido y actuar depende de cada uno de nosotros, de las ganas que tengamos de cambiar nuestro estilo de vida y de mejorar el entorno que habitamos.

Debemos como primera acción dejar nuestros vehículos particulares en casa, y usarlos solo para los trayectos largos, fuera de las ciudades, en vacaciones o desplazamientos obligados que abarquen grandes distancias.

Dentro de la ciudad, es mejor usar el transporte público o, tal y como comienzan a hacer en las capitales más desarrolladas de Europa, usar los patinetes eléctricos, que traen evidentes beneficios a todos aquellos que los usan, como dejar de contaminar y el ahorro económico, ya que no usan combustibles sólidos para su funcionamiento y además son baratos de comprar y de mantener al carecer de partes mecánicas complicadas. Entra en el siguiente enlace donde vas a encontrar los mejores patinetes eléctricos del mercado, solo aquí encontrarás la mejor relación calidad precio posible. Apúntate a la innovación en el transporte con la movilidad eléctrica, sin contaminación ni ruidos y muy beneficio para el bolsillo.

Pero si vas a usar el automóvil procura tenerlo en buen estado. Por otra parte, también deberemos evitar quemar basuras, comprar artículos desechables o de un solo uso, sobre todo plásticos. Aplicaremos las 4 R,s en nuestro día a día de consumidor (reduce, recicla, reutiliza, repara).

Tampoco debemos arrojar ningún tipo de basura a las calles, evitar usar plaguicidas que no sean ecológicos, no fumar, y consumir alimentos orgánicos y producidos en las cercanías, caminar, plantar árboles en nuestro barrio, proteger las zonas verdes…

Cómo disminuir la contaminación acústica

En este sentido, las acciones están bastante limitadas, centrándose en clásicas como no levantar la voz, no poner la música demasiado alta, afinar nuestros vehículos o comprar un patinete eléctrico, como ya aconsejábamos en el punto anterior.

En cualquier caso, debemos atajar este problema, de forma rápida y eficaz, cuando nos ataca personalmente, ya sea con el uso de tapones para los oídos o con el uso de auriculares tipo bluetooth, que son los más cómodos y que puedes encontrar en la dirección web; https://auricularesbluetooth.pro. En este sentido, el sector del audio y del sonido han aumentado notablemente para lograr una excepcional calidad de sonido y conseguir aislarnos del ruido exterior de forma eficaz. Y es que los profesionales de la edición y de la creación de música han sabido sacar partido a los recientes avances de las más innovadoras tecnologías incorporadas a los auriculares y cascos inalámbricos, pudiéndose encontrar, en estos momentos, una gran variedad de tipos, modelos, formas y marcas a precios asequibles a todos los bolsillos.

Para evitar de forma genérica el exceso de ruidos que nos puede llegar a producir insomnio, fatiga, irritabilidad, estrés, falta de audición, depresión, neurosis, dolor de cabeza, falta de concentración, etc., podemos votar políticas que reduzcan el tráfico rodado en ciertos lugares y a determinadas horas, que apliquen restricciones más duras a la industria y a las obras, así como a las actividades de ocio que sobrepasen un nivel de ruidos a ciertas horas, sobre todo de las nocturnas. Pero, sobre todo, pedir clases de concienciación ciudadana para que esto signifique e implique un esfuerzo común.

Por otra parte, podremos construir estructuras (muros acústicos) y crear leyes (prohibición de cohetes y petardos, escapes libres…) en las propias ciudades que consigan reducir el impacto que tiene la contaminación acústica sobre la población, así como, a nivel personal, mejorar el aislamiento de nuestras paredes con la instalación de ventanas con cierres herméticos y de doble acristalamiento.

Que opinas? Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Mariano Zlatanoff: Durante su gestión en el INTI entró en vigencia el nuevo concepto del kilogramo.

Mariano Zlatanoff es el gerente general del Instituto Nacional de Tecnología Industrial, organismo referente de …