Inicio > Noticias Sitios Argentina > La increíble historia de cómo el disco de la esposa de López Rega fue clave en su captura

La increíble historia de cómo el disco de la esposa de López Rega fue clave en su captura

La grabación de un disco de piano solo que el ex ministro le financió a su esposa “ayudó” a devolverlo a las primeras planas.

1981. José Miguel Vanni vaga por las calles de Ginebra. Ha llegado allí con el auxilio de la Cruz Roja y no está bien del corazón. Falta de Buenos Aires desde hace seis años, cuando se embarcó en un vuelo de Aerolíneas a España con uno de sus mejores amigos, de quien ha oficiado como secretario: José López Rega. El secretario del secretario ha quedado librado a su suerte cuando Lopecito lo dejó en Europa para que se las arregle por su cuenta mientras se va con su pareja, María Elena Cisneros. El Gordo Vanni no puede volver a la Argentina. La Justicia lo reclama por múltiples delitos cometidos en el Ministerio de Bienestar Social. Para su otrora amigo no guarda sino un profundo rencor. Un día entra a una disquería. Comienza a revolver las bateas, Y de entre muchos LPs que observa, hay uno que le llama la atención. La cara de que aparece en la portada le resulta conocida. La recuerda muy bien. Y el disco le despeja toda duda cuando ve impreso el mismo nombre al que asocia ese rostro: es la novia de Lopecito. María Elena Cisneros ha grabado un disco de piano solo, financiado por el Brujo. Se trata de dos hombres: la Suite Helvética y el Concierto para la Suiza amada. Vanni no lo piensa dos veces. Contacta al sello discográfico y consigue la dirección de la pianista. Bingo. Llegó el momento de ajustar cuentas. Y lo hará a través de otro amigo dejado en banda por Lopecito. Se trata de Emilio Abras, un periodista que llegó a ser embajador de Isabel Perón en Suecia y que había comenzado como secretario de medios. Abras trabaja para la agencia EFE en Madrid. Vanni lo llama y le dice que López Rega está instalado en un chalet en Villeneuve. El ex embajador le consigue 15 mil dólares por el dato y distribuye la especie. Sólo es cuestión de tiempo para que se confirme el paradero del hombre fuerte del tercero gobierno de Juan Domingo Perón. Será en noviembre de 1982. Manuel Agustín Díaz monta guardia y consigue la foto del hombre más buscado de la Argentina. La foto de un López Rega envejecido fue tapa de Clarín el 24 de noviembre de 1982. El cerco se empezaba a estrechar y abandonó el poblado cercano a Ginebra, donde vivía con Cisneros y los padres de ella. La carrera pianística de Cisneros materializada en el disco que encontró Vanni, había servido, de manera involuntaria, para acercar a López Rega al final de sus años de prófugo. Historia de una amistad disuelta Vanni y López Rega se habían conocido en la década del 60 en la editorial Kier, que publicó Astrología esotérica, el libro del futuro secretario de Perón. Fue el Gordo quien presentó al juez Julio César Urien al flamante autor. Y fue Urien quien acercó a López Rega a la Logia Anael, que planteaba la liberación de América, Asia y África: en clave se hablaba de las Tres A. Algo muy distinto de lo que significaría la sigla una década más tarde. Al poco tiempo llegó Isabel Perón al país, enviada por su marido par terciar en la interna peronista de Mendoza y, a través de la logia, la tercera esposa del General entró en contacto con López Rega, que ya no se despegaría de ella. Al despuntar los 70, y con la apertura política en ciernes, López Rega se hizo del control de la revista Las Bases, que sería el órgano oficial de difusión del justicialismo. Vanni ya estaba en su círculo íntimo y pasó cumplir funciones administrativas junto a otro personaje del entorno lopezreguista: Carlos Villone. Unos años, ambos habían sido los hombres del Brujo en una imprenta llamada Suministros Gráficos, ligada al esoterismo, y que tenía como presidente del directorio al propio López Rega. La empresa cerró, agobiada por deudas, y la Justicia procesó al tándem Vanni-Villone por quiebra fraudulenta. Ambos desembarcarían en el ministerio de Bienestar Social en 1973, cuando su jefe asumió en el gabinete de Cámpora. López Rega usó al dúo como emisario ante el almirante Emilio Massera a fines de 1975 para sondear la posibilidad de un regreso. Salieron de Madrid a Buenos Aires. Era la primera vez que parte de

Que opinas? Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Zapatos para hombres modernos y elegantes que no pueden faltarte

Si lo que buscas es marcar tendencia en el seductor mundo de la moda, es …