Inicio > Destacadas > La policía baleada tiene muerte cerebral y su familia donará sus órganos

La policía baleada tiene muerte cerebral y su familia donará sus órganos

La mujer de 25 años recibió un disparo en el cuello en medio de un asalto y llegó a pedir auxilio.

La oficial Lourdes Espíndola que fue baleada este sábado por la tarde en el partido bonaerense de Ituzaingó cuando volvía a su casa después de trabajar tiene muerte cerebral y su estado es irreversible.

Así lo informaron autoridades del Hospital Posadas, donde la joven se encuentra aún internada. “Mi hija ya está en el cielo”, le dijo el papá de Lourdes  y también le confirmó al canal que donarán los órganos.

La joven había quedado internada en el hospital Posadas tras el ataque ocurrido este sábado y a las 18 de este domingo les confirmaron a los familiares la noticia mediante el parte médico. Al lugar llegaron muchos compañeros de trabajo.

Antes había trascendido que a la joven de 25 años no le llegaba oxígeno al cerebro a causa del disparo que Lourdes recibió en el cuello que le cortó la aorta. Le robaron el arma reglamentaria pero le dejaron el celular de 5 mil pesos.

La policía de 25 años trabajaba en el Comando de Patrullas de Moreno y al momento del asalto salía de cumplir un servicio de Policía Adicional (Polad). “Me dispararon, me estoy muriendo”, alcanzó a escribir la oficial a su marido por su celular.

El violento asalto se produjo en el Peaje Quintana (Autopista del Oeste), donde Espíndola fue abordada por ambos delincuentes cuando esperaba el colectivo para volver a su casa. La policía se enfrentó a los delincuentes, y uno de ellos le disparó. Le robaron el arma, le dejaron la plata que llevaba encima y luego se fugaron. Los ladrones siguen prófugos.

Angustiado, el esposo de Espíndola dijo que una semana atrás le había comentado a su pareja que no iban a trabajar toda la vida para la fuerza. “Vivíamos con adicionales, teníamos sueños, queríamos comprar un terreno para hacer un dúplex. Le dije: ‘No vamos a esperar que nos peguen un tiro’, y ahora nos pasa esto”, se lamentó Fernando Altamirano.

Tras ser operada en el Hospital Posadas, el jefe de la Policía Bonarenese Fabián Perroni visitó a la oficial en el centro médico y se encontró con el esposo de la víctima, que le había hecho fuertes críticas a la fuerza al decir que están “todo el tiempo desprotegidos”. “Hablé con él y me pidió disculpas por lo que dijo. Le comenté que en este momento se debe portar como verdadero hombre, que esté con su esposa y sus hijos, y que esos comentarios no ayudan”, dijo Perroni.

El líder de la Bonaerense indicó que el objetivo es “buscar y poner tras las rejas” a los delincuentes que robaron y balearon a la policía. “Estamos cumpliendo con nuestro trabajo, vamos a esclarecer este hecho. Vamos a buscar y poner tras las rejas a estos delincuentes“, afirmó.

 

Que opinas? Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Carta de una profesora jubilada : “Los padres son el problema”

“Los padres son el problema” La educación es la base para un niño, los maestros …

Deja un comentario