Inicio > Salud > Las drogas legales más adictivas
Las drogas legales más adictivas

Las drogas legales más adictivas

Muchas de las drogas más adictivas no son ilegales. Las distribuyen los farmacéuticos de venta libre. Aunque estos fármacos son perfectamente legales -y pueden ser beneficiosas- tienen consecuencias peligrosas cuando se utilizan mal. Y, porque son tan adictivas, a menudo se abusa de ellas.

1. Alcohol

El alcohol no es tan adictivo como las drogas ilegales como la heroína o metanfetamina de cristal, pero aún así es muy peligroso. “A pesar de que la droga en sí no es tremendamente adictiva, el alcohol plantea un enorme problema porque muchas personas lo utilizan de una manera perjudicial”, opina el Dr. Andrew Kolodny, experto en adicciones y director médico de la Fundación Phoenix House en la ciudad de Nueva York. “Muchos hombres se involucran en el consumo de riesgo o consumo excesivo de alcohol, lo que significa más de cuatro bebidas en una sola sesión, o más de 14 bebidas a la semana”.

Consumir alcohol excesivamente con regularidad puede fácilmente abrir el paso a la adicción. “Algunas personas son adictas al alcohol de forma inmediata, pero para la mayoría de la gente, se necesita un tiempo para desarrollar la adicción antes de que empiecen a ir cuesta abajo”, dice Jane Maxwell, del Instituto de Investigación de Adicciones de la Universidad de Texas en Austin.

Si existen antecedentes de alcoholismo en su familia, usted está automáticamente en mayor riesgo. “La adicción al alcohol se distingue porque hay un fuerte componente genético”, dice Kolodny. Los expertos no saben por qué la herencia importa mucho más con el alcoholismo que con las adicciones a otras drogas, pero hay una relación definitiva.

2. Nicotina

Una de las drogas legales más accesibles, la nicotina también es la más adictiva. “La mayoría de la gente que fuma sólo unas pocas veces será enganchada”, dice Kolodny. “Sólo muy pocas personas son capaces de fumar de vez en cuando sin llegar a ser adictos”.

Si usted fuma cigarrillos, puros o mastica tabaco, una vez que se hace adicto a la nicotina, dejar de fumar puede ser muy difícil. “Es más difícil dejar de fumar nicotina que el alcohol”, dice Maxwell. “Sigue existiendo una necesidad urgente de consumir”.

Sin embargo, a diferencia de los alcohólicos que deben dejar de golpe, la gente que trata de vencer a la nicotina puede recurrir a chicle o parches para ayudar a aliviar los efectos de dejar la droga. “Éstos mantienen el nivel de nicotina en el cuerpo, mientras que uno se acostumbra a no fumar”, dice Maxwell. Aún así, la mayoría de los ex fumadores recaen. Y a pesar de que muchos ex fumadores juran por los nuevos cigarrillos-sin-humo electrónicos, estos no son aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por su sigla en inglés), y no está del todo claro si ellos también pueden generar problemas de salud a largo plazo.

3. Los opioides

Analgésicos opioides como Vicodin, OxyContin, Percocet, y la morfina han creado rápidamente una catástrofe de salud en Estados Unidos. Las recetas de estos analgésicos altamente adictivos – son básicamente bajas dosis de heroína- se han disparado desde principios de la década de 2000. Como resultado, más de 40 personas mueren cada día por una sobredosis de ellos, de acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades del gobierno norteamericano.

Los opioides funcionan mediante la unión a los receptores en el cerebro y el resto del cuerpo, lo que ayuda a aliviar el dolor. Kolodny dice que son muy eficaces para el tratamiento a corto plazo del dolor agudo, como romperse varios huesos en un accidente de coche. “Al utilizar opioides por primera vez, se obtiene un efecto de euforia”, dice. “Pero tienes que dejar de tomarlos después de unos días”.

Si no te detienes, el cuerpo se acostumbra rápidamente a los opioides y anhela cada vez mayores dosis para obtener el mismo efecto. Antes de que usted lo sepa, tiene que tomarlos para evitar enfermar físicamente, haciéndolos increíblemente difíciles de dejar. “Además de síntomas parecidos a los de la gripe, uno de los efectos más preocupantes de la abstinencia es la ansiedad severa”, dice Kolodny.

Si quieren algo para aliviar los dolores crónicos, no le pidan a su médico que les recete un opioide, dice Kolodny. “El ibuprofeno, Tylenol y el naproxeno son analgésicos muy eficaces sin riesgo de adicción”, dice.

4. Las benzodiazepinas

Las benzodiazepinas, o benzos, incluyendo Xanax, Klonopin y Valium, también se recetan de forma masiva, dice Kolodny. Se utilizan para tratar la ansiedad severa y ataques de pánico, pero también mucha gente los consume sin necesitarlos realmente. Y muchas personas disfrutan – y se vuelven adictos a – sus efectos. “Las benzos son sedantes”, dice Kolodny. “Es algo similar a estar intoxicado con alcohol. Pero afecta el desempeño y las funciones físicas y puede interferir con su carrera y relaciones.” Y al igual que los opiáceos, el cuerpo pide continuamente más. “La gente a menudo utilizan benzodiazepinas de manera descontrolada y comienzan a tomar dosis cada vez más altas”, explica.

Kolodny dice que la dependencia física de benzodiazepinas es especialmente grave – incluso mortal. “Si bien los efectos de la abstinencia de opiáceos no son potencialmente mortales, puede morir cuando deja de tomar benzodiacepinas”, indica. “Es similar a abandonar el consumo de alcohol. La gente tiene temblores de delirio y pueden terminar teniendo una convulsión o ataque al corazón”.

Aún más aterrador es mezclar benzodiazepinas con otros fármacos. “Las benzos son bastante malas por su propia cuenta, pero si se les mezcla con opioides, es realmente malo”, dice Maxwell. Según Kolodny, esta combinación se está convirtiendo cada vez más común. “Muchas sobredosis de drogas son combos opioides-benzo”, dice. “No es uno más uno es igual a dos con estos fármacos. Es uno más uno es igual a tres. Pueden hacer que usted deja de respirar”.

5. Medicinas para el Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

El uso de estimulantes como Ritalin, Adderall y Concerta, destinados a tratar el trastorno de hiperactividad y déficit de atención, también se ha disparado en la última década. “Estos medicamentos son un problema grave, especialmente en las escuelas secundarias y las universidades, porque los niños creen que los ayudan a estudiar mejor”, dice el general Arthur Dean, presidente y consejero delegado de la Comunidad Coaliciones Antidrogas de América . “Entonces, cuando estos ‘triunfadores’ salen de la universidad y se convierten en jóvenes profesionales de alto nivel, llevan aquellas conductas al trabajo”.

Pero incluso los hombres de mayor edad, con muchos años de carrera, se están drogando hasta obtener una ventaja extra. “Los profesionales de adultos están tomando estos fármacos como una mejora en lugar de un tratamiento justificado”, dice Kolodny. “Han funcionado muy bien toda su vida, pero ahora de repente piensan que tienen los síntomas del TDAH”.

Estos estimulantes son altamente adictivos y tienen varios efectos secundarios graves. “Pueden causar alucinaciones y elevar el ritmo cardíaco demasiado rápido”, dice Dean. Y cuanto más tiempo estés bajo sus efectos, , más problemas pueden causar. “Tomar altas dosis durante mucho tiempo puede tener efectos secundarios psicológicos graves como la paranoia, la obsesión, el insomnio y la dermatilomanía”, dice Kolodny. “Dejar estas drogas es físicamente más suave que con opiáceos, benzodiazepinas o alcohol, pero la gente se deprime mucho e incluso suicida”.

6. Ambien

Ambien es un medicamento muy eficaz para ayudar a las personas a dormir. Pero es muy fácil llegar a ser dependiente, por lo que usarlo más allá de unos pocos días es buscar problemas. “Una vez que empiece a tomar Ambien regularmente, es casi imposible dormir sin ella”, dice. “Si usted lo toma durante semanas, meses o años, puede tener terribles insomnios que duren semanas.”

Kolodny explica que Ambien también puede generar más ansiedad durante el día y, peor aún, puede hacerte hacer cosas locas cuando pensás que estás dormido. “Te hace sentir hambre y amnesia, por ejemplo”, cuenta. “Así que es posible atacar la heladera en la mitad de la noche, hacer un lío enorme, y luego en la mañana pensar, ‘¿Quién demonios asaltó mi heladera? Es peligroso tener esos apagones”. También ha habido varios informes de usuarios de Ambien saltando en sus coches el medio de la noche, involucrados en accidentes, y despertando en la sala de emergencia sin ningún recuerdo de lo que sucedió.

7. Jarabe para la tos con receta

Si su médico le indica un jarabe para la tos con prescripción para la bronquitis, sinusitis, o fiebre del heno, tenga cuidado con ella. “La ‘parte potente’ posee codeína, un narcótico, que del que uno puede hacerse adicto más adelante”, dice Maxwell. También puede ser letal cuando se utiliza en cantidades excesivas. Esta es la droga que llevó a Lil Wayne al hospital el año pasado y lo que la policía acaba de encontrar en casa de Justin Bieber.

Asegúrese de tomar sólo la dosis recomendada para evitar la dependencia. Además, nunca hay que beber alcohol mientras esté tomando jarabe para la tos con receta. Junto con la codeína, contiene un fuerte antihistamínico llamado prometazina y el trío antihistamínico-codeína-alcohol puede causar que usted deje de respirar.

8. Los esteroides anabólicos

Los esteroides anabólicos, que son variaciones sintéticas de la testosterona, están legalmente prescritos para tratar los efectos secundarios de la testosterona baja y para ayudar a construir masa muscular en hombres que luchan contra enfermedades graves como el cáncer y el SIDA. Pero a menudo son usados ​​y abusados ​​por los individuos por lo demás sanos que sólo quieren realizar un gran entrenamiento físico. Y sí, son adictivos. Los esteroides no te generarán efectos como los de otras drogas, pero aún así estás metiéndote sustancias químicas del cerebro. Su uso continuo puede causar cambios severos de humor, irritabilidad, paranoia y agresión. Además, dañan los riñones, el hígado y el corazón.

Incluso si uno nunca siquiera soñó con tomar esteroides, también se puede cruzar con esta basura en productos disfrazados de suplementos dietéticos. Tenga cuidado con cualquier “suplmento de construcción de músculos” que se venden y distribuyen en línea o en el vestuario.

Vía 8 Most addictive legal drugs

Te puede interesar >>>

Vidal sobre amenazas de bomba: Es llamativo que se den justo antes de las elecciones

Desde hace poco más de un mes, las escuelas de la provincia de Buenos Aires …