Inicio > Música > Lila Downes paseó su explosiva mixtura en el Gran Rex

Lila Downes paseó su explosiva mixtura en el Gran Rex

Convertida en una de las voces principales del actual canto latinoamericano y dueña de una teatralidad escénica que la convierte en una performer de altísimo vuelo, la Downs volvió a entregar en una Buenos que se acostumbra a tenerla en sus recorridos internacionales, el pegadizo, urgente y contagioso mix que combina en un no tan extraño puchero musical sonoridades y cantos de la tradición popular mexicana con vibraciones actuales, inflexiones y reflexiones propias. La banda multicultural dirigida por el saxofonista Paul Cohen (que además es su esposo) e integrada por Jerzain Vargas en trompeta, Leo Soqui en acordeón y jarana, Angel Chacón en guitarra eléctrica, Paty Piñón en percusión, Luis Huerta en batería y Giovanni Buzzurro en bajo y que reúne a mexicanos, norteamericanos, peruanos e italianos, es la encargada de entregar este sonido que respeta cierta inflexión de la tradición mexicana pero al mismo tiempo sobrevuela la facilidad de la world music y que el templado y maravilloso canto de Downs es capaz de ordenar y conducir a través de cierto caos que parece caracterizarla. En la propuesta musical del grupo, que con mano maestra dirige el saxo de Cohen, todo es, básicamente, energía, algo que el espectáculo trasladó a su escenografía, con cierto exceso de luces brillantes. El show arrancó con el corrido “La cruz de madera”, de Luis Méndez Almengor, hilando siete temas sucesivos del nuevo disco que la Downs vino a presentar a la Argentina. Así se escucharon “Humito de copal”, “la burra” (de Jesús Rosas Marcano), “La promesa”, “Balas y chocolate”, “Dulce veneno” y “La farsante”, todos del reciente registro “Balas y chocolate”. Luego llegó “Vámonos”, del disco “Pecados y milagros”, para seguir con los nuevos “Cuando me tocas tú”, “La patria madrina” y “Viene la muerte”, que levantaron definitivamente el ambiente (ya de por sí eufórico) del teatro para un final a pura energía bailable y sonora. En la última parte llegaron canciones de la Downs que se van transformando en clásicos de su repertorio como la excitante versión que hace desde hace años del anónimo “La cucaracha”, su modo de cantar “Cucurrucucú” o su gran tema propio “La cumbia del mole”, que dejaron al público en estado de shock. Con las entradas para el show de esta noche agotadas, la cada vez más querida en Argentina Lila Downs ofrecerá un nuevo concierto, pero habrá que esperar hasta el 11 de marzo de 2016, ya que la artista, de enorme repercusión internacional, está girando por todo el mundo presentando su nuevo disco y tiene las fechas ocupadas por todo 2015. El show de anoche fue abierto, mientras parte del público terminaba de ubicarse en sus asientos, por la cantante de Tonolec Charo Bogarín, que fue muy bien recibida en la presentación de su nuevo trío, compuesto por Juan Sardi en cajón y ronroco y Rafael Climente en contrabajo.

Te puede interesar >>>

Claves de diseño a tener en cuenta antes de comenzar la renovación del hogar

Es normal que las personas piensen en grandes sumas de dinero cuando se plantean mejorar …