Inicio > Dinero & Negocios > Mujeres al timón

Mujeres al timón

¿Hay un estilo de liderazgo femenino? Se suelen adjudicar a las mujeres cualidades diferenciales a la hora de ejercer puestos de conducción: intuición, habilidades interpersonales, trabajo en red, comunicación eficaz. Sin embargo, las mujeres que efectivamente ocupan posiciones de liderazgo en organizaciones lo desmitifican, y hablan de claridad en los objetivos y disposición a “hacer lo que hay que hacer” para tener éxito en el camino. Sin que esto signifique dejar de lado las particularidades de la carrera femenina, atravesada por los tiempos de la maternidad y la crianza. Las mujeres ya son cerca de la mitad de la dotación de las empresas y su presencia crece en distintos puestos de conducción política. Pero, a pesar de las políticas corporativas que favorecen la diversidad, diversos estudios revelan que todavía es muy reducida su llegada a las altas gerencias y los puestos de dirección. Para analizar las causas de este desequilibrio, iEco convocó a tres ejecutivas de distintas generaciones, que son número uno de sus empresas: Sandra Yachelini, CEO de Universal Assistance (y ex CEO de Microsoft y SAP); Vanina Rudaeff, CEO de J. Walter Thompson, y Marina Díaz Ibarra, gerente general de Mercado Libre. A las que se suma la palabra de funcionarias que provienen del mundo corporativo: la canciller, Susana Malcorra, la presidente de Aerolíneas, Isela Costantini, y la secretaria de Promoción de Inversiones del Ministerio de Comunicaciones, Clarisa Lifsic. –¿Cómo llegaron al lugar que ocupan hoy y qué dificultades encontraron? Vanina Rudaeff: Estudié y amo la publicidad. Trabajé desde muy chica, mientras estudiaba, y me fui desarrollando en esta industria aprendiendo a compatibilizar los distintos roles que a las mujeres nos toca desempeñar en la vida. Estoy casada hace 16 años, tengo dos hijos: uno de 13 y otro de 11, y nunca tuve una “pausa” más allá de las licencias por maternidad normales. Amo el rol que ocupo y me ha costado mucho ganármelo. Es la primera vez que soy gerente general y para llegar a serlo decidí dejar mi puesto en la agencia donde estuve 17 años y me formé, de la mano de Fernando Vega Olmos y Hernán Ponce, dos genios. Creo que es una cuestión de voluntad, como mujer, poder llegar, trabajar y compatibilizar con otros roles. Y no se trata del multitasking, sino de superponer roles exitosamente tratando de ser feliz en cada uno de ellos. –Sandra Yachelini: Soy ingeniera electrónica y estuve en la industria de Tecnología durante 29 años. Cambié de rubro para ser CEO de Universal Assistance y estoy muy contenta de estar de vuelta en la Argentina, ya que estaba viviendo en los Estados Unidos. Siempre tuve la fantasía de un cambio de industria; soy bastante inquieta, me divierte aprender y entregar parte de lo que aprendí. Como decía Vanina, las carreras y las vidas son un camino para tratar de estar bien con la familia, los amigos y disfrutar lo que uno hace. Tengo una hija de 26 años. Mi primer viaje de trabajo lo hice cuando ella tenía dos meses. Me llamó mi jefe de ese momento y me dijo: “Hay una oportunidad de que tomes este puesto y vayas 15 días a Estados Unidos para que veas unas aplicaciones”. Mi marido se quedó cuidándola. Somos una perfecta sociedad conyugal y creo que tiene que ser así, porque siempre tenés desafíos de carrera y si no, no lo podés manejar. O podés cambiar de esposo, pero es más complicado (risas). –Marina Díaz Ibarra: Se aplica la frase de Sheryl Sandberg (directora de Facebook) que dice que la decisión de carrera más importante de una mujer es el marido o el compañero que elije. Soy licenciada en Economía. Cuando egresé, vi que lo mío venía por el lado del marketing y lo comercial. Ingresé al plan de JP de Unilever y me mandaron al Centro de Innovación Regional, en San Pablo, donde tuve un gran mentor, Sebastián Reyes, que me dijo: “Vos estás para irte afuera”. Empecé a aplicar a los MBA del exterior y me aceptaron en Wharton. En ese momento tenía una vida como la de cualquier chica de 28

Te puede interesar >>>

El “hand spinner” que rueda 12 minutos

Un hand spinner (trompo de mano) de lujo japonés, con una rotación continua de más …

Deja un comentario