Como publicitar aquí   │  Noticias & medios   │  Contacto

 

 

Sitios Argentina - Notas & Noticias Destacadas e interesantes

 

La vida tiene forma de U: el peor momento es a los 46 años y el mejor a después de los 60

Artículo de The Economist sobre "La edad y la felicidad".

Pregúntale a la gente cómo se siente al ponerse más grande y probablemente respondan lo mismo que decía Maurice Chevalier: "La vejez, ponerse viejo, no está tan mal si se considera la alternativa".

Así abre un artículo publicado en The Economist bajo el título: "la edad y la felicidad". Aquí se reproduce gran parte del contenido del mismo.

Cuando se piensa en la vejez, rápidamente se la asocia a un coctail formado por la disminución de la agudeza visual, músculos menos fuertes, pérdida de memoria y otros achaques. Y, claramente, ésta es una fórmula bastante infeliz. Si bien se puede decir que es mejor que la muerte, muchos argumentarían que no lo es por tanto.

Sin embargo, la vida no supone un largo declive desde las soleadas colinas hasta el valle de la muerte. Más bien, podría definirse como una curva en U, con una etapa ascendente en su momento final.

De hecho, cuando la gente se inicia en su edad adulta, por lo general, está relativamente contenta. Todo parece encaminado hasta que sobreviene la mentada crisis de la mediana edad. Hasta aquí, todo suena conocido y familiar.

Lo sorprendente es que dicha crisis no resulta más que el punto a partir del cual el estado de ánimo entra en un camino ascendente.

Si bien es cierto que al subir en edad se pierden algunos tesoros, como la vitalidad, la agudeza mental y el aspecto físico, también se debe considerar que se gana en otros terrenos. Fundamentalmente, se está más cerca de la felicidad.

Se puede hacer el ejercicio de preguntarle a algún treintañero y un adulto de más de 70 años para indagar cuál es más feliz.

Y, sorprendentemente, en general el de 70 manifiesta estar altamente más satisfecho con su vida que el de 30.

Un ejemplo claro es el guitarrista inglés Pete Townshend, de la banda The Who, quien evidenció este cambio en carne propia: a los 20 años parecía sumido en la mirada negativa y prefería morir antes de llegar a viejo. En cambio, al cumplir sus 60 años se puso a escribir un blog exultante de alegría.

Y su caso no es una excepción. Más bien podría hablarse de que es la regla.La vida tiene forma de U: el peor momento es a los 46 años y el mejor a después de los 60

Es así que la séptima década del hombre, que simbolizaba el fin de la vida para otras épocas, ya no es lo que era entonces. Ahora muchos ven con agrado como se da un repunte en su vida, lo que se define o grafica en forma de "U".

El punto de inflexión parece ubicarse en los 46 años, cuando se suele experimentar un bajón que no es más que la antesala del camino ascendente de la felicidad.

De todos modos, cabe aclarar que ese punto bajo de infelicidad puede variar según el país.

Hipótesis sobran
Según detalla The Economist, la tendencia de la felicidad en forma de "U" está presente en muchos contextos diferentes.

Y una de las hipótesis posibles es que, a partir de los 46 años, sube la curva de felicidad porque probablemente los que quedan, que no se murieron, así lo experimentan. "Los infelices fallecen antes", afirma la publicación.

Sin embargo, resulta difícil encontrar una explicación convincente. De hecho, la de la muerte prematura no resulta muy ilustrativa.

Otra posible argumentación es que el efecto "U" responde a fenómenos externos. Los ciclos de la vida afectan a la gente de manera indubitable: a los 40 años se suele tener hijos adolescentes y la convivencia puede ser ríspida.

O bien, para la visión más economicista, se puede considerar que cuando se envejece, se tiene más dinero.

Pero todos coinciden en que el manejo de más dinero, el status en el empleo y los hijos no explican por sí solos este fenómeno.

Tal vez, la hipótesis más verosímil es que el repunte de la felicidad parece estar más relacionado con factores internos que externos.

Entre otras cosas, cuando se es más grande hay menos posibilidades y opciones para elegir. Y esto permite llegar a mejores soluciones para el conflicto, reduciendo las disyuntivas.

Asimismo, a medida que se va creciendo se va mejorando en el control de las emociones, lo que permite aceptar mejor las miserias y estar menos predispuestos a la angustia.

Al envejecer, comienza a ganar cada vez más vigor un lema saludable: "No puedes agradarle a todo el mundo todo el tiempo".

Además, la gente aprende con el tiempo a reconocer sus propias debilidades y fortalezas. De algún modo, la adultez es el fin de algunas peleas por figurar o por lograr algo.

El tiempo propio
Laura Carstensen, profesora de psicología de la Universidad de Stanford, señala otro factor a tener en cuenta: "hay una capacidad humana única de detectar la propia muerte y monitorear los horizontes de la vida".

En la medida que la gente mayor está más cerca de la muerte, la psicóloga considera que tienen más capacidad para disfrutar el presente.

La analista comenta: "Cuando la gente joven mira a los viejos, piensa que debe ser algo terrible llegar a esa edad. Pero, sin embargo, los más grandes tienen claro y saben distinguir, entre otras cosas, cuáles son las cosas verdaderamente importantes".

Pensar que uno adquiere un estado de mayor aceptación es también un punto a favor de la salud.

Es sabido que tener un plafón de felicidad genera un mayor grado de fortaleza física y hace menos factible enfermarse.

Este contexto también se ve reflejado en una nueva rama de la economía que busca una medida más satisfactoria que el dinero para medir el bienestar humano.

Sucede que los economistas convencionales usaban el hecho de disponer de bienes como una medida de la felicidad. Sin embargo, éste no era un reflejo fiel de tal situación, por lo que ahora muchos intentan encontrar nuevas maneras de mensurar ese estado.

Y estas ideas ya han llegado al plano político. Por ejemplo, en el pequeño reino de Bhutan, situado entre India y China, ya se aplica el concepto de Gross Nacional Hapiness (GNH).

Sería algo así como el Producto Bruto de Felicidad, para ponerlo en un paralelismo con las estadísticas económicas más conocidas.

Lo novedoso es que allí el GNH es tenido en cuenta a la hora de hacer gestión de políticas tanto como se consideran los factores medioambientales.

Asimismo, en 2008, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, les solicitó a dos premios Nobel, Amartya Sen y Joseph Siglitz, que lograran una medida más amplia -de carácter internacional- que el clásico PBI o producto bruto interno, conocido como GDP por su sigla en inglés (Gross Domestic Product).

En sintonía con esta tendencia, David Cameron anunció que el Gobierno británico comenzaría a recolectar estadísticas sobre la vida en Inglaterra relativas al bienestar y a la felicidad.

Cabe destacar que la tarea no es tan difícil como suena. De hecho, hay bastante información al respecto, como la que producen el American General Social Survey, el Eurobarometer y Gallup.

El balance y el día a día

Los investigadores suelen indagar sobre dos aspectos básicos:

    * Cuáles son los logros obtenidos
    * Cómo se siente el individuo en un momento particular de su vida.

La primera pregunta se orienta entonces a indagar sobre la vida en general y el balance global. La segunda remite a lo que está pasando ahora, o lo que aconteció ayer, si particularmente uno puede medir la felicidad "del momento".

En otras palabras, en la primera cuestión se apunta a medir el estado de bienestar general, mientras que en el segundo interrogante se busca detectar algo más ligado al disfrute, a lo emocional.

Por ejemplo, para distinguir bien ambas dimensiones se puede tomar el tema de tener hijos. Seguramente, este punto estará del lado positivo como eje central de la vida a la hora del balance, pero particularmente puede haber generado alguna irritación en un episodio reciente que opaque la "alegría del momento".

Todos parecen buscar las preguntas básicas de qué nos hace felices. Y hay bastante para considerar. Se puede tener en cuenta el género, la personalidad, circunstancias externas y la edad.

Disparidad de género
Los especialistas afirman que las mujeres tienden a ser más felices que los hombres. Pero el sexo femenino también tiende a ser más sensible y predispuesto a la depresión.

"Entre un quinto y un cuarto de las mujeres ha sufrido algún tipo de cuadro depresivo en su vida, con relación a una décima parte de los hombres", destaca el artículo de The Economist.

Los neuróticos y los extrovertidos

Asimismo, hay dos rasgos de personalidad que se vislumbran en el contexto económico:

    * Los neuróticos, caracterizados por la culpa, la angustia y la ansiedad, tiende a ser infeliz.

      Los estudios que supervisan a la gente durante varios años muestran que el neurotismo tiene un cuadro estable de personalidad y puede convertirse en un buen predictor de niveles de felicidad.

      La gente neurótica no sólo está propensa a los sentimientos negativos: también tiene tendencia a un bajo nivel de inteligencia emocional, lo cual no le facilita el manejo de sus relaciones, y eso los hace infelices.

    * Mientras que los neuróticos tienden a ubicarse del lado sombrío, la extroversión es el extremo contrario.

      Aquellos que disfrutan del trabajo en equipo y de las fiestas tienden a ser más alegres que aquellos que se encierran en sus oficinas durante el día y que se refugian en sus casas al caer la tarde.

Incluso, los prototipos de personalidades se vinculan con las sociedades de origen. Por ejemplo, The Economist destaca que los británicos tienden a ser más extrovertidos que los japoneses o los chinos.

En EE.UU., pertenecer a la raza negra solía asociarse a tener menores niveles de felicidad, pero ahora es justamente lo contrario: los latinos y los negros parecen los más felices.

Otros aspectos
Igualmente, hay situaciones especiales a considerar. Estar casado ofrece a la gente una base de buen ánimo. A su vez, estar desempleado supone una inevitable melancolía.

Además, muchas veces se piensa que la gente más educada es más feliz, pero -en general- esta es una reflexión asociada con el dinero: a mayor nivel de estudios, mayores posibilidades económicas y, por lo tanto, más alegría.

Pero, ¿más dinero es más felicidad? Si bien hay que ver cómo es la cuestión, lo cierto es que esto no siempre es así.

En conclusión, medir la felicidad no siempre es algo sencillo y los criterios muchas veces varían. Pero si hay algo que queda en claro es que hay dos posturas diferencias.

En este sentido, se debe considerar que el momento a partir del cual empieza el repunte de la alegría justamente es visto por muchas miradas cortas como el comienzo del ocaso.

En cambio, los que responden al esquema de la "U" creen que la vida recién empieza y aseguran que el momento de más sonrisas se da después de los 46.

Fuente: Infobae

Compartir este articulo :

 

CURSO DE LA FELICIDAD POR INTERNET

QUE HACER PARA SER FELIZ?

LA FELICIDAD SE CONTAGIA A TRAVÉS DE LOS AMIGOS

Qué hace falta para ser feliz?

EL DINERO HACE LA FELICIDAD

REGLAS PARA SER FELIZ

CONSEJOS REGLAS Y CLAVES PARA UN MATRIMONIO FELIZ

CONSEJOS PARA VIVIR MEJOR

 

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Sugerí tu sitio aquí            Argentina en Internet

 

Home   |   Cómo incluir tu Sitio aquí   |   Noticias & Actualidad   |   Publicidad   |   Anuncios gratis Sitios Argentina
Casinos online  -  Bingo online  -  Juegos de casino gratis  -  Loterías Mundiales
 
Accesos directos: Sitios Argentina Feed    Sitios Argentina    Diarios de Argentina   Sitios Argentina en Twitter     Sitios Argentina en Facebook     Sitios Argentina en Google+   ANUNCIOS CLASIFICADOS GRATIS EN ARGENTINA
© Copyright 2001 - 2017 SitiosArgentina.com.ar | Permitido el uso del contenido citando la fuente.
Sitios Argentina