Inicio > Noticias Sitios Argentina > Robledo Puch cumple 67 años: soledad, charlas con un pastor y el día que le regalaron una camiseta de River

Robledo Puch cumple 67 años: soledad, charlas con un pastor y el día que le regalaron una camiseta de River

El famoso asesino pasa sus días en la cárcel de Sierra Chica. Cómo vive y qué sueña para su futuro.

Nota extraída de Infobae No recibirá regalos ni visitas. Ni siquiera una carta. Tampoco llamará a nadie. Carlos Eduardo Robledo Puch cumple hoy 67 años. El último cumpleaños que pasó en libertad fue el 19 de enero de 1972, dos semanas antes de caer por once asesinatos. Por entonces, el llamado “Ángel Negro” vivía en un país que estaba bajo la dictadura de Alejandro Agustín Lanusse. Robledo sigue siendo el hombre que más años estuvo preso: el 2 de febrero cumplirá 47 años en prisión. Por matar por la espalda o mientras dormían a nueve hombres y dos mujeres. En la actualidad pasa sus días leyendo o escribiendo cartas. Insiste en pedir su libertad y quiere que su caso sea considerado una injusticia porque, según asegura, no mató a nadie. Más allá de que hace 15 años dijo que se había distanciado de Dios, después de que un cura le negara vivir en su casa si algún día salía en libertad, ahora recibe a un pastor evangelista. El asesino civil más famoso del país sigue sin ver la película El Ángel, pero vio los programas de tevé que hablaron de su historia llevada a la pantalla grande. Impulsado por eso planea protagonizar un documental. “Para contar mi verdad”, dice. “Si no fuera famoso, ya estaría libre”. Cumpleaños en Sierra Chica Hace 10 años tuve la oportunidad de visitarlo en su cumpleaños. Era el domingo 19 de enero de 2009, en la cárcel Sierra Chica. Robledo Puch cumplía 57 años y yo estaba ahí, con una bolsa, un libro envuelto en papel de regalo (por carta me había pedido que le regalara algo) y una torta con crema que se estaba derritiendo por el calor y por la demora de un guardia en abrir un candado. Mientras esperaba a Robledo, apareció El Tumba, el asesino de dos policías que siempre me hablaba cuando entraba en la cárcel. Una vez más, proclamó su inocencia y dijo que saldría libre antes de lo pensado. Me preguntó qué llevaba en la bolsa. “Una torta”, le respondí. Y se fue a avisarle a Robledo que estaba ahí, esperándolo. Diez minutos después, a lo lejos, vi venir a Robledo. Estaba con pelo. Canoso, parecía otro hombre. enía un aire al actor Norman Briski. Vestía una musculosa blanca y pantalones cortos. Lo saludé y le regalé el libro La novela de Perón, de Tomás Eloy Martínez, y una camiseta de River, su equipo favorito. Sonrió y agradeció emocionado. Dijo que esa noche iba a empezar a leer el libro. Se probó la camiseta, besó el escudo de su equipo y dijo: “Hace rato que no juego al fútbol. Me gustaba ir al arco. Mis ídolos son el Beto Alonso y Amadeo Carrizo”. La torta chorreó un líquido extraño y pegajoso. La había comprado en la panadería de enfrente, la única que hay en Sierra Chica. Robledo tenía una teoría: -Ahí pichicatean la masa con una falopa rara. Siempre que como esas facturas que me traes, me agarra una cagadera terrible. Se las termino regalando a un paria del pabellón 7. Las come rancias. Es un tipo que está muerto de hambre: sería capaz de comer una rata. Le sugerí que guardara la torta para comerla con su amigo Caballo. Estuvo de acuerdo. Mientras, tomamos un café batido y comimos medialunas. Esta fecha especial en que – salvo yo- nadie recordó su cumpleaños, le trajo recuerdos. -Para mis cumpleaños recibía regalitos de mi mamá. Eran sencillitos: soquetes, calzoncillos, una remera o una camisa; cosas así. Pero no tengo un recuerdo especial de mis cumpleaños, salvo haberlos pasado con mis padres, juntos en familia. Era muy zonzo. No pedía cosas. Me conformaba con lo que me regalaban. Los dos regalos más lindos que recibí en mi vida fueron un triciclo y un camión cisterna de juguete que me dieron para Reyes. También me acuerdo del camión de bomberos marca Bichi, a fricción, el patrullero azul de hojalata hecho por los japoneses, que después de perder la guerra inundaron el mundo con sus juguetes. Me acabo de acordar de un tractor Fiat anaranjado de chapa, bien argentino. Era una réplica de los originales. -¿Alguna vez fuiste feliz? -Soy feliz cuando River sale campeón. Tal vez no haya conocido la felicid

Que opinas? Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Murió Bruno Ganz, el actor que encarnó a Hitler en “La caída”

El pasado año, los médicos diagnosticaron que el actor padecía un cáncer intestinal, por lo …