Inicio > Mundo > Venezuela vota en unas elecciones en las que casi nadie cree

Venezuela vota en unas elecciones en las que casi nadie cree

El Frente Amplio convocó a sus seguidores para que acudan a misa con una bandera de Venezuela contra el “fraude”.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro , llega a las elecciones presidenciales de mañana con su sueño electoral hecho realidad, aunque se trate de una enorme paradoja que desafía al sentido común: todo apunta a que será reelegido hasta 2025 a pesar de que su gestión tiene el 75% de rechazo nacional y de que su país, el más rico del continente, se ha hundido en la mayor crisis humanitaria de América Latina en el último siglo por obra y gracia de su gestión.

La Unión Europea, 14 países de América Latina, Canadá y Estados Unidos desconocerán los resultados que se darán a conocer mañana por la noche. “Observadores de todo el mundo están en Venezuela. Gracias por el coraje e interés en conocer la verdad de esta patria y certificar que somos una democracia sólida. Nada podrá detener al pueblo venezolano, este domingo va a ejercer su derecho a elegir”, se defendió el primer mandatario en uno de sus últimos mensajes antes de la jornada de reflexión.

Entre los apoyos internacionales recibidos en las últimas horas destacan los de el expresidente ecuatoriano Rafael Correa y el del exmandatario español José Luis Rodríguez Zapatero , ambos en Caracas, quienes se han unido a Diego Armando Maradona , el actor Danny Glover y el presidente turco, Recep Erdogan, que ya lo habían manifestado previamente de forma más directa y no a través de su respaldo a las elecciones.

El “hijo de Chávez” también recibió a los enviados de Vladimir Putin , miembros de la Comisión Central Electoral rusa. Mañana están citados a votar 30 millones y medio de venezolanos.

Lo más llamativo en la Venezuela real es que la situación es tan desesperante para buena parte de la población, con sus ingresos pulverizados por la hiperinflación, con la escasez de alimentos y medicinas atormentando sus vidas y con los servicios públicos al borde del colapso, que miles y miles de ellos no han esperado a los resultados de mañana para continuar su fuga en dirección a Colombia. El gobierno de Caracas cerró la frontera el viernes en la noche y no la reabrirá hasta la mañana del lunes, pero previamente se habían superado records: más de 50.000 personas atravesaron diariamente los puentes cuando la media del año estaba en 35.000. Los expertos temen una nueva e inmensa ola de emigrantes, que se unan a los cuatro millones que ya se han fugado del país.

Además, en su última denuncia, el presidente colombiano Juan Manuel Santos aseguró que informes de Inteligencia aseguran que “el régimen de Maduro puso en marcha un plan desde finales del año pasado para cedular y trasladar ciudadanos colombianos para que voten el 20-M”.

Una más en el torrente de acusaciones realizadas por el Frente Amplio Venezuela Libre, que van desde la inhabilitación o exilio de los principales líderes opositores y de sus partidos hasta la connivencia con el Consejo Nacional Electoral (CNE), así como el uso desmedido de los fondos del Estado para la campaña, los obstáculos insalvables para el voto de los emigrantes, el monopolio informativo y la imposición del carnet de la patria como principal herramienta para el control social y electoral de la población. Ni siquiera la fecha, adelantada medio año, es la constitucional: quien salga ganador no será presidente hasta mediados de enero.

El propio Maduro fue el encargado de escoger a su adversario, el opositor disidente Henri Falcón, que “está convencido” de ser el hombre de la transición, según fuentes cercanas. Pero Falcón ha demostrado una debilidad parecida al 60% de venezolanos mal alimentados: su campaña pasó casi desapercibida, sus actos no lograron movilizar mucha gente y su desempeño fue errático, por lo que no logró despejar la sombra de la duda que se cierne sobre él. Según la encuestadora More Consulting, no tiene cómo ganar, indiferentemente de que la abstención venza o logre derrotarla, el principal objetivo del exgobernador. Para mayor complicación, el evangélico Javier Bertucci le rebaña votos gracias a las sopas que reparte en sus actos electorales.

El Frente Amplio ha convocado a sus seguidores para que mañana acudan a misa con una bandera de Venezuela contra el “fraude”. En el exterior, dirigentes y emigrantes venezolanos se concentrarán en más de cien ciudades para rechazar los comicios.

(Fuente: La Nación)

Que opinas? Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Argentina vuelve a exportar mandarinas a China después de 7 años

Una empresa de Entre Ríos realizó el primer embarque de un contenedor de 22 toneladas …

Deja un comentario