Inicio / sociedad / Eudeba desmiente haber quitado la firma de Sábato del Nunca Más

Eudeba desmiente haber quitado la firma de Sábato del Nunca Más

Esta mañana, la conductora y presentadora de noticias Magdalena Ruiz Guiñazú se quejó de que la editorial de la Universidad de Buenos Aires había quidato la firma del escritor Ernesto Sábato, pero lo cierto es que el Nunca Más, jamás llevó firmas.

“Con sorpresa e indignación tengo en mis manos un ejemplar de la editorial Eudeba (Universidad de Buenos Aires) del Informe “Nunca Más” de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep). La publicación, con fecha marzo 2012, 8» edición, 4» reimpresión (…) omite definitivamente la firma de Sabato para entrar directamente en materia, como si este fundamental Informe (que sirvió de base al juicio a las juntas de comandantes de la dictadura) fuera un documento anónimo”, dijo Guiñazú.

Pero lo cierto es que el libro que sirvió en el Juicio a las Juntas Militar, y piedra fundamental de la “teoría de los dos demonios”, no llevó firmas de los miembros de la Conadep.

“La información que aparece en La Nación es incorrecta. El prólogo de 2012 es exactamente el mismo que el de la primera edición de 1984. Nunca estuvo firmado y se puede corroborar fácilmente yendo a los libros”, sostuvo Gonzalo Álvarez, presidente de Eudeba.

Por su parte, Guillermo Halpern, responsable de prensa de la editorial señaló que “el prólogo del Nunca Más no está firmado porque salió del trabajo colectivo de la Conadep. Que Ruiz Guiñazú desconozca esto, habiendo sido parte de la comisión, es tremendo”.

Sábato y las dictaduras

“Es imposible sintetizar una conversación de dos horas en pocas palabras, pero puedo decir que con el presidente de la Nación (Jorge Rafael Videla) hablamos de la cultura en general, de temas espirituales, culturales, históricos y vinculados con los medios masivos de comunicación. Hubo un altísimo grado de comprensión y de respeto mutuo, y en ningún momento la conversación descendió a la polémica literaria e ideológica y tampoco caímos en el pecado de caer en banalidades; cada uno de nosotros vertió sin vacilaciones su concepción personal de los temas abordados. Fue una larga travesía por la problemática cultural del país. Se habló de la transformación de la Argentina, partiendo de una necesaria renovación de su cultura”.
Dos semanas antes del encuentro, el escritor Haroldo Conti fue secuestrado y desaparecido.

En 1978, Sábato criticó a los opositores al mundial de fútbol. Mientras las Madres de Plaza de Mayo pedían a gritos por sus hijos y desde el exilio se denunciaban los crímenes de la Dictadura, Sábato decía que boicotear al mundial era boicotear al país, en sintonía con la denuncia de la “campaña antiargentina” que llevaba adelante el relator José María Muñóz.

Sábato justificó: “La inmensa mayoría de los argentinos rogaba casi por favor que las fuerzas armadas tomaran el poder” y destacó: “Los extremistas de izquierda habían llevado a cabo los más infames secuestros y los crímenes monstruosos más repugnantes. Sin dudas, en los últimos meses en nuestro país, muchas cosas han mejorado: las bandas terroristas armadas han sido puestas en gran parte bajo control”.

“En toda revolución hay vencidos. En ésta los vencidos son la tiranía, la corrupción, la degradación del hombre, el servilismo. Son vencidos los delincuentes, los demagogos, los torturadores. Personalmente, creo que los torturadores deberían ser sometidos a la pena de muerte”. Estas palabras de Sábato no fueron referidas a los genocidas del ’76 sino que las dijo en 1955 celebrando el golpe que derrocó al gobierno democrático de Juan Domingo Perón, a quien consideraba un tirano pasible de pena de muerte.

En 1966, Sábato también vivó una nueva interrupción del orden democrático: “¿Vos creés en la Cámara de Diputados? ¿Conocés mucha gente que crea en esa clase de farsas? Ojalá la serenidad, la discreción, la fuerza sin alarde, la firmeza sin prepotencia que ha manifestado Onganía en sus primeros actos sea lo que prevalezca, y que podamos, al fin, levantar una gran nación”.

En 1973, casi una década antes de escribir el prólogo del “Nunca Más”, Sábato lanzaba otro prólogo ante el triunfo de Héctor J. Cámpora: “Un gobierno que se proponga la gran transformación debe tener la convicción filosófica y la fuerza suficiente como para sacar a puntapiés a organizaciones extranjerizantes. La libertad absoluta no existe, no ha existido nunca ni existirá jamás. Si alguien entra en mi casa e intenta humillar o destruir o vejar a mi gente, yo no tengo el ‘derecho’ de impedirlo hasta con la fuerza, creo que tengo el ‘deber’ de hacerlo”.

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco Hace justo cuatro años, un avión operado …