Inicio / Astrologia & Tarot / 21/12/12: no sería una fecha catastrófica, sino el inicio de grandes cambios

21/12/12: no sería una fecha catastrófica, sino el inicio de grandes cambios

Para unos, se cumplen 13.000 años de la caída de la humanidad de la Atlántida. Para otros, termina la era de Piscis y comienza la de Acuario.

Muchos creen, en cambio, que comienza un nuevo ciclo de tiempo según el calendario maya.

Qué pasará el viernes 21 de diciembre de 2012, nadie lo sabe a ciencia cierta. Lo concreto es que la fecha tan profetizada se acerca y probablemente lo estemos sintiendo.

“Los cambios corporales, los síntomas físicos, el insomnio que estamos padeciendo estos días son debido al cambio planetario que está sucediendo a medida que nos acercamos al 21/12”, explica el psicólogo Bernardo Wikinski, un experto en el tema.

“La percepción de que el tiempo es corto, de que el tiempo no alcanza, es real. La aceleración del tiempo existe de verdad. Y a medida que nos vamos acercando al 21 y 22 de diciembre, esto se siente cada vez es más”, dice Federica Zosi, estudiosa del calendario maya.

Definitivamente, nuestro cuerpo está más sensible.

El comentario viaja de boca en boca.

“Entonces, nuestra decisión puede ser asumir plenamente nuestra sensibilidad y tenerla como principal parámetro para que nuestra mente y nuestro corazón sean uno”, dice Wikinski. Pero empecemos por el principio.

Las profecías mayas

En 1992, Federica Zosi viajó a Monterrey y aprendió todos los secretos del calendario maya junto a José Argüelles, que fue quien decodificó una de las 20 cuentas calendáricas mayas.

Desde entonces, se dedicó a enseñar su contenido en toda América del Sur, el lugar que según Solari Parravichini y otros místicos será la cuna de la nueva humanidad.

“Lo que sucede los días 21 y 22 de diciembre es que termina un ciclo del tiempo maya. Eso no significa el fin del mundo ni tampoco el fin de la vida. Estamos hablando del fin de un ciclo. Así como nosotros tenemos días, meses y años, hay ciclos mayores. Este que cierra que es un ciclo de 5.200 años, que a su vez es el último dentro de un ciclo mayor que dura 26.000 años, que es el tiempo que tarda nuestro sistema en volver a acercarse hasta el punto de mayor cercanía con el sol central de la galaxia.”

Esos ciclos de 5.200 años son el amanecer galáctico, el mediodía galáctico, la tarde galáctica y la noche galáctica.

De acuerdo con la conciencia maya, nuestro planeta está saliendo de la noche galáctica.

“Estamos saliendo del ciclo de mayor oscuridad, sin que oscuridad signifique algo negativo. Significa el tiempo de mayor posibilidad de observación de nuestras partes internas para ser poder transformarlas.”

Federica reconoce que en los últimos años surgió mucha bibliografía, documentales y hasta películas que muestran el 2012 como un año catastrófico.

“No va a suceder algo terrible como están mostrando, sino que ya estamos viviendo cambios. Hace unos cuantos años que todo el planeta está en un proceso de transformación. Los mayas decían que cuando llegara esta fecha iba a ser el fin del tiempo conocido, que es muy distinto que decir el fin del mundo.”

El psicólogo Bernardo Wikinski coincide en la idea de que es el fin de lo conocido. “A partir de ahora comienza algo nuevo porque la última profecía termina en 2012. Ya no hay más profecías. O sea que a partir de ahora vamos a ver qué pasa.”

“El fin del tiempo conocido es el fin de la educación como se la está viviendo ahora -continúa Zosi-. Es el fin de los sistemas conocidos hasta este momento. Es el quiebre de la política, de la economía, de los sistemas de salud tal cual los conocemos y fíjense que está habiendo caos en todos esos ámbitos.”

Sale el sol

Sin embargo, los expertos coinciden en que se avecina un tiempo de esperanza.

“Luego nos alejamos de esa frecuencia y entramos en lo que los mayas llaman el amanecer galáctico. Del 21 al 22 de diciembre comienza entonces el amanecer”, dice Zosi.

¿Qué hay que hacer esos dos días? “Primero, no resistirse, es decir, no querer seguir con la rutina sino tratar de hacer una actividad menos intensa. Y del mediodía del viernes 21 al mediodía del sábado 22, pasar la mayor cantidad de tiempo posible meditando. Es algo muy simple. Es estar aquietado, en un lugar cómodo, con los ojos inclinados 45 grados hacia abajo, pero sin que estén cerrados del todo, respirando, sintiendo que por nuestras fosas nasales entra una luz que ilumina todos nuestros pensamientos. Y, cuando exhalamos, que estamos soltando sin  proponernos soltar algo específico. Como somos una red humana y nuestros cerebros están interactuando, no sólo estamos limpiando nuestro plano mental sino también el comunitario. Van a aparecer imágenes que no son nuestras, pero tiene que ver con que estamos trabajando en equipo.”

¿Y luego qué? “Es importante decir que el 23 de diciembre no vamos a ser todos ángeles abrazándonos por la calle y que tampoco nos vamos a estar matando. Desde el domingo 23 de diciembre vamos a estar sintiendo que nos acomodamos en una nueva energía. Que estamos viviendo algo diferente. Que nuestras potencialidades, nuestras percepciones y todas nuestras capacidades humanas están creciendo.”

¿Habrá cortes de luz, caídas de los sistemas financieros, fallas en las comunicaciones?

“Sí. Este cambio en la energía electromagnética, más todo este cambio generado por tanta gente meditando puede traer irregularidades en los sistemas de almacenamiento de energía eléctrica. De ahí todo lo demás. El tema es no seguir con lo viejo, que es la cultura del miedo. Tenemos que saber que no estamos solos, que hay seres de luz que nos están asistiendo. Entregar, confiar y saber que tu corazón te va a dictar qué es lo que tenés que hacer y adónde tenés que estar. El lugar es dentro de uno mismo.”

Los 18 portales

Bernardo Wikinski se recibió de psicólogo clínico en la Universidad de Belgrano durante la dictadura militar. Con el correr de los años fue ampliando su campo de conocimiento y a su saber científico le sumó varias disciplinas espirituales como astrología, gemoterapia, tarot, vidas pasadas, monasterios y mundo espiritual andino.

Wikinski hace tiempo que se viene preparando para el 21.12. Y preparando a los que quieran acompañarlo en el cambio planetario. Su visión coincide en algunos puntos con la del calendario maya y en otros difiere. Sin embargo, su interpretación también es sumamente positiva y está centrada en la evolución del ser humano.

“El 21 de diciembre, a las 21 horas de la Argentina, se cumplen exactamente 13.000 años desde la caída de la Atlántida. Como promesa celestial, ese día se abrirá un vórtice que hará descender energía divina. Ese día habrá un cambio total en el proyecto espiritual de la Tierra y un cambio fundamental en nuestra vida individual”, dice.

Un vórtice es un portal, o sea una puerta, que conecta a nuestro planeta con una dimensión superior. Entonces, ese día y los posteriores un gran caudal de energía estará disponible para poder conectarnos y elevar nuestro espíritu. Lo interesante de estos vórtices es que, según el psicólogo, “nos permiten avanzar rápidamente en nuestro crecimiento espiritual”.

Este es el proceso de revelación que relata la Biblia y que profetizaron todas las religiones. El día cumbre será el próximo 21, pero desde el 3 de diciembre, según Wikinski, comenzaron a abrirse en distintos lugares de la Tierra una serie de vórtices que nos ayudarán en el proceso. Cada vórtice trae una energía especial con la que podemos conectar en favor de nuestra labor espiritual.

“Recuerden que cada portal abierto en esta época quedará como posibilidad para la humanidad en forma permanente. Este paso de conciencia lo podés dar cuando te sientas preparado, pero podés comenzar ahora”, dice Wikinski.

Para poder seguir todo este proceso día a día, es posible suscribirse a la página de Wikinski en Facebook o contactarnos a través de su página web www.ascensiontierra.com.ar o su mail wikinski@gmail.com. Todos los días publica un instructivo y meditaciones.

Los 18 portales, día por día

3 de diciembre: “Desde ese día, se puede invocar la energía del sol. El sol realiza la tarea de regular las energías cósmicas de la Tierra, por eso es que el sol ha tenido un comportamiento tan errático últimamente. ” Lugar de apertura: Holanda, en el campo, a 30 km, de Rotterdam.

4 de diciembre: “Desde ese, día se puede pedir una nueva línea de vida para no caer nuevamente en el pozo de las condiciones externas limitantes.” Lugar de apertura: Islas Azores.

5 de diciembre: “Desde ese día, podemos hacer una meditación de confirmación de nuestro talento y vocación. También podemos pedir ampliar, confirmar o revelar lo novedoso de nuestra profesión o misión en la vida.” Lugar de apertura: Centro del Atlántico, donde está hundido el continente Atlántico.

6 de diciembre: “Ese día hacemos un recogimiento en nuestro corazón. Estamos construyendo el establo donde nacerá Cristo. El día de Navidad podremos ver la concreción de un estado de armonía, luz y equilibrio.” Lugar de apertura: Jerusalén.

7 de diciembre: “Es un día para decidir no encarnar más, invocamos nuestro Yo superior para poder realizar esta decisión.” Lugar: Victoria, Canadá.

8 de diciembre: “Invocamos a la Virgen María como generala, protectora y curadora. Pedimos su triple iniciación, que se concreta el 26.” Lugar: Líbano.

9 de diciembre: “Ese día tenemos la tarea de iluminar el planeta. Es nuestra contribución por vivir donde se abrirá el vórtice, o sea en Buenos Aires.”

10 de diciembre: “Recuperamos la hermandad con cuatro pueblos: Egipto, México, Perú y los Vikingos”. Lugar: China.

11 de diciembre: “Fue un vórtice para toda la humanidad. Nuestra carta natal va a ser modificada para que todo lo que proyectábamos hacia fuera podamos vivirlo en nuestro interior.”

12 de diciembre: “Es un día apostólico. Se puede tomar la decisión de dar lo mejor de uno y recibir lo mejor del universo.” Lugar: Benares, India.

13 de diciembre: “Es un vórtice de meditación. Sirve para aquellos que quieren canalizar energías de dimensiones superiores a través del amor, el obrar y el mirar.” Lugar: Zona de Basilicata.

14 de diciembre: “Es un día de reunión con Dios. Vamos a recibir una revelación personal y una bendición permanente.” Lugar: Madagascar.

15 de diciembre: “Ese día marca el reingreso del ser humano a la Naturaleza”. Lugar: Miramar, provincia de Buenos Aires.

16 de diciembre: “Es un día de curación emocional. Podemos pedir aprender a sanar nuestras emociones y retirar la energía agresiva del planeta.” Lugar: Cantabria.

17 de diciembre: “Es un día se servicio. Podremos elegir salvar a tres seres cercanos a nosotros y queridos.” Lugar: Teotihuacan y la Gran Pirámide de Egipto.

18 de diciembre: “Será un día femenino espiritual. Será el día de la intuición, de nuestras capacidades femeninas, del reencuentro con la maternidad. A partir de aquí, las técnicas energéticas de curación se hacen más femeninas, más simples, sin tanta técnica, con compasión y contención.” Lugar: Isla de Pascua a Hawai.

19 de diciembre: “Es la iniciación de la cruz de Ankh, un grupo cósmico que se revelará a la humanidad.” Lugar: Templo de Angkok en Camboya.

20 de diciembre:
“Los seres de sexta dimensión (querubines, serafines y tronos) erigirán su nuevo templo en la Isla del Sol”. Lugar: Lago Titicaca.

21 de diciembre:
“A partir de ese día cambia el lugar desde donde recibe energía cósmica el planeta. La Tierra se va a orientar con el eje Casiopea Antares iniciando un nuevo ciclo astrológico. Rotan los ejes de la conciencia conectando con la novena dimensión.”


Fuente: http://www.clarin.com/buena-vida/tendencias/Viernes_0_827317476.html

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco Hace justo cuatro años, un avión operado …