Inicio / Juegos de azar & Casinos / Ganan la lotería y arruinan su vida

Ganan la lotería y arruinan su vida

Si ganaras el premio mayor en la lotería, ¿qué harías con ese dinero? ¿Comprar una casa? ¿Un auto? ¿Pagar unas vacaciones en un lugar paradisiaco? ¿Pagar deudas? ¿Poner un negocio? Probablemente muchos pensaríamos en opciones como esas para invertir el dinero que nos llegó con un golpe de suerte.

Pero muchas personas no lo ven así y terminaron ganando mucho dinero, pero prácticamente arruinando sus vidas. Conoce a 10 casos de buena suerte que terminaron en una muy mala; de millonarios a pobres. Con información de 20minutos.es, lainformacion.com y xombit.com.

1. Calli Rogers.Cuando tenía 16 años de edad, la suerte le sonrió y se ganó un premio de lotería de 34 millones de pesos (actuales). La mayor parte de ese capital lo gastó en implantes mamarios y en drogas; específicamente en cocaína, pues ella y su novio tienen esa adicción.

Esto la ha llevado a intentar suicidarse en más de una ocasión, porque asegura sentirse dentro de un hoyo negro. A la fecha, Rogers, que tiene ya 22 años, sólo cuenta con 22 mil euros (Como 371 mil pesos).

2.Vivian Nicholson.En 1961, esta mujer inglesa se ganó 34 millones de pesos mexicanos (actuales) y aseguró que lo que haría con ellos sería gastarlos y lo cumplió.

Nicholson, quien se casó 5 veces, derrochó su dinero en ropa cara, autos de lujo y  alcohol. Después, pagó una terapia de desintoxicación, ya que sufrió un derrame cerebral e intentó suicidarse, lo que la llevó a ser internada en una institución psiquiátrica.

Finalmente, y sin un peso, terminó viviendo de una pensión menor a los 100 euros (mil 700 pesos) al mes.

3. Michael Carroll. Cuando tenía 19 años y trabajaba como basurero, este hombre se ganó la lotería, pero un año después las cosas empezaron a ir mal, pues se divorció y perdió la custodia de sus hijas y al mismo tiempo empezó a perder los casi 186 millones de pesos.

Gastó, por lo menos, un millón de dólares en apuestas de carreras de perros y caballos; uno más lo invirtió en pocas acciones a los Rangers, su equipo de fútbol favorito, que no le dejó nada, y muchos más en drogas, alcohol y prostitución, pues el hombre realizaba exuberantes fiestas en sitios privados donde todo iba a cuenta del “ganador”.

Ahora que no cuenta ya con nada de esos millones, dice que es más feliz porque es mucho más fácil vivir con un sueldo pequeño a con un millón al día. Cabe destacar que Carroll fue acusado de algunos delitos como posesión de cocaína y fue condenado a nueve meses de prisión por haber amenazado a dos jóvenes con un bate de béisbol.

4. Rhoda Toth. En 1990 ganó lo que hoy serían 9 millones de euros (152 millones de pesos), que se gastó en menos de lo que suspiró. Ella y su marido fueron acusados de evasores de impuestas, lo que los llevó a la pobreza extrema, al punto que tenían que obtener luz eléctrica del motor de un coche.

Poco antes de ser juzgados, el marido de Toht murió y ella se declaró enferma de esclerosis múltiple, pero fue grabada en video y se descubrió que todo era una mentira; fue condenada a dos años de prisión y a pagar una deuda de 750 mil euros (casi 13 mil pesos).

5. William Post. En 1988 ganó un premio que hoy equviale a  11 millones de euros (más de 186 millones de pesos). A los pocos días que se dio a conocer la noticia, recibió una demanda por parte de su novia que buscaba dinero de esa fortuna, mientras que su hermano fue detenido por contratar un sicario para matarlo.

Además, otros miembros de su familia le hicieron invertir en negocios que no resultaron y el resto lo gastó en lujos como coches, casas y hasta un avión. Cuando se quedó sin nada, terminó en la cárcel porque debía dinero; se declaró en bancarrota. Murió en 2006.

6. Jeffrey Dampier. La cantidad de la que se hizo acreedor es exuberante: 230 millones de pesos, acutales. Dinero en que en gran parte donó a su familia y amigos.

Sin embargo, la ambición de éstos fue demasiada y en 2005, su cuñada y su novio lo secuestraron y mataron para quedarse con parte del dinero; lo que no lograron porque fueron arrestados. Todo empezó en 1986 y terminó en 2005.

7. Evelyn Adams. Aunque parezca irreal, esta mujer se ganó la lotería no una sino ¡dos veces! En 1985 y 1986, pero su adicción al juego la llevó a gastarse 63 millones de pesos en  juegos de azar, lo que la terminó llevando a la ruina y a vivir en una caravana.

8. Shefik Tallmadge. Un hombre que no tenía más que apenas 5 dólares en su pantalón, decidió gastarlos en un boleto de lotería que le dio 76 millones de pesos, que gastó viajando por Asia y África. Compró autos caros e invirtió, pero de mala manera, porque en 2006 se declaró en bancarrota.

9. Suzanne Mullins. A diferencia de los otros ganadores, parece que Mullins perdió su dinero por su buen corazón al ayudar a su yerno enfermo que no contaba con un seguro de vida, por lo que ella pagó todas las facturas  y gastó casi 700 mil euros (casi 12 millones de pesos).

Además, había decidido que el premio llegara anualmente por 33 mil euros (600 mil pesos) para dividirlos entre ella, su esposo y su hija, pero las facturas se empezaron a acumular y terminó pidiendo un préstamo que la llevó a la bancarrota.

10. Jake Whittacker. En 2002 ganó 215 millones 500 mil euros (más de 3 mil millones de pesos). Parte de ese capital lo donó a fundaciones dedicadas a la beneficencia; luego, empezó a gastar el dinero en diferentes cosas como en un club de strippers, donde se gastó 70 mil euros (poco más de un millón de pesos); después dijo haber sido víctima de robo y se llevaron como 375 mil euros (casi 7 millones de pesos), que supuestamente le sacaron del coche que usaba.

Más adelante le robaron 137 mil más.  Además, a su nieta le daba cerca mil 500 euros semanales que terminó gastando ella en drogas hasta que murió de una sobredosis.

¿A qué se debe el fracaso después del éxito monetario?  De acuerdo con un analista especializado en inversiones que entrevistó lainformacion.com, la “norma” es que la riqueza repentina lleva a la ruina a las personas entre los primeros tres y cinco años, mientras que sólo el 10 por ciento de ellos son más felices de lo que eran dos años después de que ganaron “el premio mayor”.


Fuente: http://de10.com.mx

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco Hace justo cuatro años, un avión operado …