Inicio / Negocios & Dinero / Cristina lleva perdidos $ 14 millones de pesos con su plazo fijo pesificado

Cristina lleva perdidos $ 14 millones de pesos con su plazo fijo pesificado

El 6 de junio del año pasado, la Presidenta anunció que transformaría en pesos su plazo fijo en dólares, que sumaba US$ 3.066.632. Si no lo hubiera hecho, hoy tendría $ 16 millones más en su patrimonio. Fue el costo que pagó por lo que en ese momento era la obsesión del Gobierno, la “pesificación”. Ahora está a punto de pagar otro costo -este más político que en su bolsillo-, por la idea fija que inculcó Guillermo Moreno, el “congelamiento”. Hace casi un año, el Gobierno intentaba imponer el concepto de la pesificación. Comenzaban a calentarse los andariveles del dólar, el paralelo ganaba relevancia. Por cadena nacional, Cristina anunció que “pesificaría” su plazo fijo en dólares. Fue más allá, y dijo que “ es más rentable tenerlo en pesos que en dólares ”. Todavía debe recordar la frase con amargura. La operación se habría finalizado a principios de julio. Al cambio oficial, la Presidenta debería haber recibido $ 13,9 millones por sus dólares. Por el plazo fijo en pesos, a tasas promedio, puede haber cobrado desde entonces unos $ 1,5 millones. Si hubiera retenido los billetes verdes, al precio del paralelo ayer, tendría $ 30,3 millones. Perdió más de $ 14 millones. Ese fue el costo que ella pagó, en su bolsillo, por insistir con una idea que luego el tiempo hizo olvidar, cuando quedó demostrado que la pesificación era inviable. Pero la lección no se aprendió, y la obsesión oficial por conceptos simplistas para encuadrar la economía siguió adelante. Ahora, con el congelamiento de precios. La idea la inventó Guillermo Moreno, que obligó a los supermercados y cadenas de electrodomésticos a no remarcar los precios por dos meses, a partir de febrero. Luego lo extendió por otros 60 días. Y ahí empieza la cosa a hacer agua. Los súper ya le dijeron al secretario de Comercio que el congelamiento “no da para mas”, que sus cuentas no cierran. Esta semana, por caso, una cadena recortó las horas de atención al público. Dicen que es por “horario de invierno”. En la competencia dicen que es “recorte de costos”. Moreno había prometido a los súper que lanzaría una tarjeta con costos más bajos que les compensaría que absorban algunos aumentos. La tarjeta nunca se implementó. Y ahora las cadenas le reclaman al secretario que a partir de mitad de este mes “empiecen de a poco, ordenadamente, los ajustes de precios”. “Hasta octubre no llegamos, estamos recortando horas extras y producción”, dicen los fabricantes. No será claro el dinero de la Presidenta el que se pierda en esta nueva obsesión. Hasta ahora, parece que es el de los fabricantes, el de los súper, el de los trabajadores a los que les recortan horas de trabajo. Pero alguien pagará la cuenta, no hay dudas. Fuente: http://www.clarin.com/politica/Cristina-perdio-millones-va_0_913108755.html

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco

Nuevo vídeo del accidente aéreo en San Francisco Hace justo cuatro años, un avión operado …