Inicio > Sociedad > El día que Montoneros mató a Rucci

El día que Montoneros mató a Rucci

Sucedió el 25 de septiembre de 1973. José Ignacio Rucci salía de su domicilio en la avenida Avellaneda 2953, de la Capital Federal. El operativo que terminó con su vida ya estaba perfectamente planeado y fue conocido bajo el nombre de “Operación Traviata”. Así relataba entonces la publicación Descamisados los detalles del atentado: “Cuando se dirigía en un Torino patente provisoria E 75885, que habitualmente lo trasladaba. (…) el operativo que eliminó a Rucci comenzó aparentemente cuando, desde la vereda de enfrente, le fueron arrojadas varias granadas, de las cuales una, al menos, no habría explotado. Tras las granadas, Rucci y Ramón Rocha –un guardaespaldas que llegó con él desde San Nicolás– se parapetaron detrás de la puerta abierta del automóvil. Entre tanto, desde la casa en venta de Avellaneda 2951, a través de un agujero efectuado al cartel del primer piso, se le efectuaban los disparos que le ocasionarían la muerte. En el Torino se encontraron 12 impactos de bala. Los demás acompañantes de Rucci, algunos todavía en la vivienda y otros sobre los otros dos automóviles que acompañaban al Torino, se quedaron paralizados por el terror. El líder de la CGT quedaba acribillado en el piso; Rocha, herido también durante el tiroteo, pedía a gritos ayuda a sus compañeros y Tito Muñoz, el chofer, con varios balazos en el cuerpo, aparecía como muerto. Luego se informaría que Muñoz estaba con vida, y, al igual que Rocha, sería trasladado a una clínica privada donde se le efectuaría una intervención quirúrgica de urgencia”. La muerte de José Ignacio Rucci impactó de manera muy notable en el agitado escenario político argentino de esos días. Y tanto ha sido así que, durante su velatorio, el propio Juan Domingo Perón se lamentó: “Me mataron a un hijo” y ñluego, ante periodistas aseguró que “estos balazos fueron para mí; me cortaron las patas”. No era para menos. Con Rucci se iba el dirigente que le había permitido a Perón recuperar el perdido control sobre la CGT tras el asesinato del “Lobo” Augusto Timoteo Vandor. Este último había intentado disputarle al viejo caudillo la dirección del peronismo. Rucci era un soldado de Perón que se puso al hombro la tarea de salvar al régimen burgués controlando al movimiento obrero insurgente que había parido el Cordobazo en mayo de 1969. La muerte de Rucci a manos de los Montoneros, significó la partida del sindicalista más cercano a Perón.

Te puede interesar >>>

Maneras de posicionar tu página web

Internet está saturado, tener una página web es algo que ya no se sale de …

Deja un comentario