fbpx
El sector de la hostelería se aferra al concurso de acreedores para salir adelante

El sector de la hostelería se aferra al concurso de acreedores para salir adelante

Cada vez son más los hoteles, los restaurantes y los bares que deciden solicitar un concurso de acreedores voluntario

Sin duda alguna, la pandemia del coronavirus ha tenido un enorme impacto en el tejido empresarial de todos los países del mundo, ya que una gran cantidad de negocios se han visto obligados a reorganizar las plantillas, o a buscar nuevas vías de financiación. Sea cual sea el caso, la realidad es que el Covid-19 ha originado una importante crisis económica, que se ha cebado especialmente con el sector de la hostelería.

La mejor prueba de este hecho, la podemos encontrar en España, donde la mayoría de los negocios hosteleros han tenido que echar el cierre o solicitar un concurso de acreedores. Para los que lo desconozcan, esta figura legal está contemplada en la Ley Concursal 22/2003, la cual establece una serie de procedimientos para que los deudores puedan hacer frente a los pagos pendientes.

Ante esta situación, no resulta extraño que cada vez más personas se pregunten que es un concurso de acreedores, puesto que gracias a este procedimiento, los negocios pueden obtener una solución para afrontar el proceso de crisis empresarial. Una vía que se puede solicitar de manera voluntaria, tal y como está ocurriendo en el sector de la hostelería española.

 

Los negocios hosteleros solicitan el concurso de acreedores voluntario

Desde que la pandemia del Covid-19 empezó a hacer acto de presencia en España, la mayor parte de las empresas tuvieron que adoptar medidas económicas para no tener que cerrar de forma definitiva. Un fenómeno que ha traspasado todas las fronteras, ya que en Argentina, muchos negocios han anunciado el cierre momentáneo. Y es que la crisis financiera parece no tener fin, por lo que conviene frenar la sangría económica.

Es especialmente reseñable el caso de la hostelería, debido a que se ha visto afectada gravemente por este acontecimiento. Según indica el experto en gestión de crisis de la consultora Dipcom Corporate, Igor Ochoa, el 30% de los negocios hosteleros están en riesgo de presentar concursos de acreedores -en España-. Una cifra que puede ir a más, puesto que todos los días aparecen noticias sobre estos procedimientos legales.

Por ejemplo, recientemente, el prestigioso restaurante Oriza ha solicitado entrar en un concurso de acreedores voluntario. Los actuales gestores de este negocio de alta hostelería -ubicado en la ciudad de Sevilla-, no saben cuándo van a volver a abrir, por lo que han decidido tomar esta medida para ganar tiempo. Sin duda, una prueba más de cómo el sector de la hostelería intenta hacer frente a esta crisis económica.

 

¿Por qué solicitar un concurso de acreedores?

Todo depende de la situación financiera de cada organización, pero la realidad es que el concurso de acreedores voluntario es una excelente herramienta legal que ayuda a las empresas con graves problemas económicos. Gracias a este procedimiento, los negocios pueden obtener un tiempo extra para solventar una situación de insolvencia, la cual ha podido ser generada por distintas razones.

Independientemente del tipo de deuda o de la cantidad de la misma, los empresarios deben solicitar el concurso de acreedores lo antes posible, ya que de esta manera, la organización tiene mayores posibilidades de salir adelante. Mediante esta figura legal, los negocios que no tienen suficiente liquidez pueden acabar con las deudas de forma definitiva, o acordar un plan de pagos viable.

Si los empresarios no solicitan el concurso voluntario, los acreedores pueden poner en marcha este proceso en cualquier momento, ya que están en su derecho de cobrar las deudas pendientes. Para no tener que llegar a este punto de concurso forzoso, lo más adecuado es presentar el concurso de acreedores cuanto antes, eso sí, siempre con la ayuda de una consultoría estratégica que apoye a la dirección de la empresa.

 

La importancia de trabajar con una consultoría estratégica local

Como ya se ha comentado anteriormente, la pandemia del coronavirus ha tenido un impacto negativo en todas las economías del mundo, por lo que el tejido empresarial argentino también se ha visto afectado. Negocios que no tienen dinero para pagar a los empleados, organizaciones que necesitan tiempo para reestructurar las deudas, e incluso, empresas que no pueden cerrar por la gran cantidad de deudas pendientes.

En estos casos, lo más aconsejable es contratar a una consultoría estratégica local, para que se encargue de dar apoyo a la dirección de la empresa durante el proceso de crisis. De este modo, los propietarios del negocio pueden ser aconsejados a la hora de tomar decisiones, por lo que será mucho más fácil buscar una solución para abordar la situación de insolvencia económica.

Y es que en estas consultorías estratégicas trabajan profesionales del mundo de los negocios, de manera que pueden proporcionar apoyo tanto a las grandes como a las medianas y pequeñas empresas. Expertos en gestión de crisis empresariales que son capaces de ocuparse de la dirección financiera, comercial, ejecutiva y operativa de las organizaciones que están atravesando un mal momento económico.

Te puede interesar >>>

Las formas con las que tu perro te está diciendo que te quiere

Las formas con las que tu perro te está diciendo que te quiere

Existen las formas típicas en las que tu perro te dice que te quiere, las …