Inicio > Sociedad > Ganadores responsables: las “otras” historias de los millonarios de loterías

Ganadores responsables: las “otras” historias de los millonarios de loterías

Casi todo el mundo ha jugado lotería al menos una vez en su vida. ¿Quién no soñó al menos alguna vez con renunciar a la oficina, lograr independencia económica y cambiar su vida para siempre? El Powerball de Estados Unidos ha entregado, por ejemplo, 1.5 billones de dólares en Enero de 2016. Mega Millions, EuroMillones y SuperEnalotto son otros juegos que han repartido cientos y cientos de millones de dólares en inolvidables pozos.

Estas grandes loterías norteamericanas y europeas, otrora inaccesibles para quienes no vivan o pasen por allí, están desde hace más de una década disponibles en theLotter.com, un popular sitio que permite jugar al instante a cualquier lotería del planeta.

Entonces, con la posibilidad de acceder a premios como el de Powerball, Mega Millions (cuyo premio mayor alcanzó los U$656 millones) o las principales loterías del viejo continente al alcance de la mano, ahora cualquiera se permite soñar a lo grande, planear vidas de película y darse todos los lujos posibles.

Sin embargo, muchos grandes ganadores optaron por la mesura y el uso inteligente de sus nuevas fortunas. Aquí, algunas historias de millonarios de loterías que supieron sacar el mayor provecho de sus premios.

Modest Perle y Patricia Butler.

En 2012, Merle y Butler ganaron la friolera de U$157 millones en el mencionado histórico sorteo de U$656 millones del Mega Millions. Lejos de marearse con su nueva fortuna, los Butlers siguieron los consejos de sus asesores financieros y abogados, e hicieron inversiones inteligentes para garantizar su futuro y el de su familia, incluyendo sus nietos. Además, claro, se dieron el lujo de cambiar el auto, ¡pero nada de viajes exóticos ni una mansión con piscina!

A la pesca de la felicidad

En Marzo de 2007, Eddie Nabors de Georgia, EE.UU., cumplió el sueño de muchos y ganó U$80 millones en el Mega Millions, al compartir el jugoso pozo de 390 millones entregado en ese marzo que le cambiaría la vida para siempre. Pero al igual que los Perle, Eddie mantuvo su estilo de vida y dedicó su fortuna a ayudar a los suyos. Lo primero que hizo fue comprarle una casa a su hija, que entonces vivía en una casa rodante. Además, le regaló un barco de pesca a su hija, y pagó las hipotecas de su madre, su hermana, y otros familiares necesitados. ¿Y él? Nabors no se complicó demasiado: “lo único que haré es irme a pescar”.

Felicidad compartida

En 2006, ocho trabajadores de una planta empacadora de carne de Nebraska ganaron un increíble bote de US$ 365 millones en el Powerball de Estados Unidos. Uno de los ganadores fue un inmigrante congoleño que, lejos de renunciar a su trabajo, optó por seguir en él y guardar el dinero para pagar sus estudios. ¡Eso se llama tener los pies sobre la tierra!

Que llueva…. ¡pero solo con millones!

En el 2000, Joe y Sue Kainz ganaron, sujétese a su silla, US$ 363 Millones. Sí, leyó bien: ¡363 millones de dólares! Cuando les preguntaron qué harían con semejante montaña de millones, los Kainz  respondieron que invertirían en su pequeña cervecería y luego arreglarían el techo de su casa, que por su mala condición provoca goteos de agua. ¿Por qué no comprar una cervecería nueva, o incluso una marca entera, y mudarse a una nueva casa con jardines infinitos? Nada de eso: Joe y Sue estaban felices con su vida, no necesitaban lujos, y solo quisieron tapar algunos baches.

Como queda demostrado, no todos los ganadores de loterías abandonan su estilo de vida y pasan a vivir lujosas vidas. Después de todo, y a pesar de los millones, todas las personas terminan siendo fieles a su sencia

Te puede interesar >>>

Humberto Grondona le da una advertencia a Burzaco: No debe volver acá

Humberto Grondona le da una advertencia a Burzaco: No debe volver acá Alejandro Burzaco volvió …