Inicio > Destacadas > La docente secuestrada y torturada en Moreno era trucha

La docente secuestrada y torturada en Moreno era trucha

Lo confirmó a Clarín el jefe de los fiscales de la Provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand.

El miércoles 12 de septiembre pasado el país conoció la noticia de la docente de Moreno, Corina De Bonis, quien había sido secuestrada y torturada con un elemento punzante. Sobre el abdomen le tallaron un mensaje mafioso: “Ollas no”. Eso es lo que se alcanza a leer sobre su piel en la foto que se conoció de la docente. Hoy, a 17 días del hecho, según pudo confirmar Clarín, la Justicia duda de su testimonio porque su declaración no coincide con las pruebas recabadas.

Todavía la calle de tierra de La Piedad al 1900, en La Reja, mantiene un patrullero policial de custodia frente a la casa de ladrillo, cemento y lonas verdes en la que vive Corina, la maestra que denunció haber sido víctima de secuestro y tortura. Ayer se le realizaron en la UFI 5 pericias psicológicas que continuarán este lunes. Es que a los investigadores hay cuestiones que no les cierran y si bien descartan que la mujer sea imputada por falso testimonio, sí dudan de la veracidad de sus dichos.

“Las circunstancias son diferentes de cuando iniciamos la investigación”, cuenta a Clarín el Procurador General de la Provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand. Explica que están en una etapa de reajuste de datos porque las pruebas que recolectaron estos últimos días no son coincidentes con el aporte que hizo la docente en sus dos declaraciones, la primera en su propio domicilio que duró solo 15 minutos y la segunda al inicio de esta semana -ya en la fiscalía- que alcanzó las cuatro horas.

Para los investigadores hay cuatro puntos dudosos en el relato de la docente:

1) En su declaración la mujer dice haber sido secuestrada en un auto “viejo” de color “bordó”. Pero en el relevamiento de las cámaras de seguridad de la zona donde la docente dice haber sido levantada no apareció un automóvil con las características del que ella mencionó.

2) Las cámaras de seguridad aportan otro dato fundamental: a la docente se la ve caminando en dos lugares diferentes en un tiempo que tampoco condice con la posibilidad de un secuestro. Es decir, Corina camina por una zona y minutos más tarde aparece en otro lugar cercano. En el medio dice haber sido secuestrada, algo que por el tiempo transcurrido no resulta claro.

3) De Bonis declaró haber sido amenazada por una voz masculina el 23 de agosto mediante una llamada al teléfono del Centro Educativo Complementario 801. La Justicia analizó los llamados de ese día y el único contacto que encontró fue de la mamá de una alumna que duró un minuto. Los especialistas explican que nadie amenaza a una persona durante tanto tiempo. Además, la madre fue citada a declarar y descartaron que haya sido quien realizó la llamada intimidante.

4) Las fotos que se conocieron de la maestra luego de la denuncia del secuestro muestran su abdomen con la frase “ollas no”. Las pericias determinaron que la grafía con las que fueron echas es incompatible a un intento de tortura. Los especialistas explicaron que tienen un trazo parejo.

“No descartamos que el hecho haya sucedido. En este momento estamos en un proceso de reorientar la investigación. En primera instancia íbamos en orden a los dichos de la señora. Ahora estamos determinando otras circunstancias que nos van a permitir reordenar la investigación para ahí sí poder avanzar sobre eso”, contó Conte Grand.

Identifican en cámaras de seguridad el auto que habría secuestrado a la maestra de Moreno
El procurador insistió en que De Bonis no será imputada por falso testimonio, pero que no descartan ninguna hipótesis: “Creemos que la maestra es una víctima y analizaremos qué fue lo que le pasó”.

En el comienzo del caso, se barajaron diferentes hipótesis: desde un apriete de narcos barriales hasta una posible pelea entre punteros gremiales y municipales.

La única vez que la docente habló fue al día siguiente de la denuncia. Lo hizo frente a los periodistas que se habían acercado hasta su casa. Dijo que el secuestro y la tortura duró “poco tiempo, pero lo suficiente para asustar y mucho”, aunque no quiso dar más detalles  “para no entorpecer la investigación”.

Con su voz temblorosa, contó cada una de las amenazas previas al secuestro. “Nosotros empezamos después de la explosión de la escuela 49, que cortaron el gas en todas las escuelas de Moreno. Empezamos a hacer una serie de actividades”, comenzó su relato De Bonis.

“A los pocos días de estar haciendo la olla, recibimos una llamada que decía que si seguíamos jodiendo con la olla íbamos a ser boleta. Pero no abandonamos y la seguimos haciendo. Y recibimos una segunda amenaza por debajo de la puerta que decía ‘siguen ustedes’. Una chica tenía el auto retirado del portón y lo fue a buscar y descubre que los autos de las maestras estaban rayados, y ahí le dimos sentido a la nota”, siguió la docente.

Para el titular de SUTEBA, Roberto Baradel, la docente del Centro fue secuestrada y torturada por “hacer ollas populares en vez de dar clases” y agregó que a la mujer le decían mientras la agredían físicamente, “volvé a dar clases y deja de cocinar”.
(Fuente: Clarín)
Que opinas? Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Darthés, tras la denuncia por violación: “Nunca violé a nadie, nunca acosé a nadie”

El actor, que fue denunciado públicamente por Thelma Fardin, le dio una entrevista a Mauro …

Deja un comentario