Inicio > Destacadas > Máximo histórico de causas por tenencia de marihuana para consumo personal

Máximo histórico de causas por tenencia de marihuana para consumo personal

 

Un análisis del fiscal Federico Delgado sobre el flujo de expedientes abiertos en su despacho reveló que aquellos que implican situaciones de apenas 8 gramos por persona representaron más del 80% del trabajo de su oficina, que lidia con causas como la trama de Odebrecht. Los argentinos, primeros en el ranking de detenidos. La confusión de fumar en la calle

La Fiscalía Federal Nº6 de Comodoro Py a cargo de Federico Delgado suele investigar causas calientes para el mapa político. Tiene, por ejemplo, la trama alrededor de la firma brasileña Odebrecht con sus implicancias de corrupción, o los bolsos llenos de dinero José López, ex secretario kirchnerista de Obras Públicas. Los expedientes por trata de personas son otra constante. Sin embargo, el escritorio de Delgado suele estar atorado de cosas considerablemente menores.

Durante la última década, Delgado elaboró un informe periódico de estadísticas para analizar el flujo de causas que entraba a su fiscalía según cada turno policial, una de las pocas fuentes de información a nivel nacional para indicar la relación entre las fuerzas de seguridad y la Justicia. Los casos de tenencia de drogas para consumo personal, con jóvenes detenidos en comisarías porteñas por una escasa cantidad de en sus bolsillos, siempre fueron una constante en ascenso a pesar del fallo Arriola de la Corte Suprema. Por ejemplo, el turno policial de noviembre de 2015 deparó 432 causas: 195 fueron por tenencia para consumo.

El turno de abril de 2016 tuvo 453 expedientes; 250 de ellos, más de la mitad, fueron por consumo personal, un claro incremento del 30% con respecto al turno anterior. La cantidad de droga fue ínfima en ese período: en promedio, diez gramos de marihuana por persona.

Esta semana, Delgado y su equipo presentaron su nuevo informe, al que accedió Infobae, y que reflejó el accionar policial del turno de octubre de 2016 con Sebastián Casanello como juez. Hubo 301 causas en total en esa quincena: el 77% de ese número, unos 231 casos, correspondió a violaciones a la Ley de Drogas. Sin embargo, no se trata, en gran medida, de narcos y vendedores, sean grandes o chicos.

De esos 231 casos, la Fiscalía Nº6 tomó contacto con 187 de ellos de acuerdo al informe, ya que Casanello envió 114 expedientes a la Cámara Federal para que sean sorteados. Así, Delgado tuvo 155 casos por tenencia de drogas para consumo personal con 256 detenidos: solo un 10% de todas las causas de drogas restantes fueron por venta de estupefacientes.

Así, para la Fiscalía Nº6, resolver las situaciones de jóvenes detenidos por un puñado de porros se volvió el 83% de su carga total de trabajo, una disparada del 20% con respecto al primer semestre del año pasado.

La estadística representa el pico histórico con respecto al total de expedientes que tramitan en la dependencia. En 2011, cuando Delgado comenzó a confeccionar su reporte, las causas por tenencia para consumo personal solo representaban poco más del 50%  de los delitos entrantes.

Ninguna causa prosperó, nadie terminó indagado o procesado. Delgado apunta su queja por tiempo y esfuerzo perdido en el nuevo informe: “Desde el precedente ‘Arriola’ de la Corte Suprema de Justicia de la Nación del año 2009 este tipo de procesos culmina en el archivo. Por lo tanto, la inversión económica y la energía humana que se consume en todo el proceso que va desde la detención del infractor, la confección del sumario en papel, el ingreso al sistema  judicial y el archivo del expediente, constituyen parámetros que deberían revisarse a la hora de evaluar en qué gasta dinero y energía que luego faltan para investigaciones cualitativamente más importantes. Justamente el archivo se dio en el 100%”.

Un 25% de las causas se originó por un pedido de documentos y una posterior requisa bajo el pretexto de “actitud sospechosa”; un 67%, la amplia mayoría, se disparó por una situación de consumo callejero o porque los detenidos manipulaban la droga en la calle.

Fumar marihuana en la calle es, básicamente, un área gris. Para Delgado, el fallo Arriola está mal explicado, o mal entendido en la población general: “En general se piensa que tener drogas para consumo no es delito. Ello no es así. Tener drogas es delito. Sólo que en algunas circunstancias es inconstitucional su penalización. Nótese que el 67% del total de las causas por tenencia para consumo se inició porque las personas muestran o consumen la droga en la calle. Es evidente que el fallo Arriola se explicó mal”, asevera el fiscal.150 causas, casi la totalidad, fueron originadas por la Policía de la Ciudad. La comisaría 9º, con jurisdicción en Balvanera y Almagro, lideró el ranking con nueve sumarios. Paradójicamente, fuentes jerárquicas en la nueva Policía porteña negaban a Infobae que existiera una orden política expresa de aumentar los procedimientos por tenencia.

La cantidad de droga incautada en los expedientes por consumo que se refleja en el informe es comparativamente ínfima : apenas un kilo de marihuana, un promedio de 8,5 gramos por persona y 85 gramos de cocaína. Contrario al cliché común, 231 de los 256 detenidos fueron argentinos, el 98% de ellos hombres con un promedio de 26 años de edad.

Delgado, por su parte, no se queja en un vacío: PROCUNAR, el brazo de la Procuración a cargo del fiscal Diego Iglesias que investiga delitos de narcotráfico, reveló en su último informe que la tenencia para consumo personal y la tenencia simple representan el 50% de las causas narco a nivel nacional.

Fuente

Te puede interesar >>>

Las aberrantes palabras que un cura le decía a niños antes de abusarlos

Gerald Francis Ridsdale se declaró culpable. Por tercera vez. Eran numerosas y contundentes las pruebas en …