Inicio > Sociedad > Ola de suicidios por jugar “Charlie Charlie”

Ola de suicidios por jugar “Charlie Charlie”

Si por estos días ha visto a su hijo intentando invocar espíritus para que conteste preguntas, no se extrañe, es una consecuencia de la viralización del juego Charlie Charlie que pasó desde las redes sociales a la sala de clases. El juego consiste en colocar dos lápices en forma de cruz sobre un papel que tiene escritas las palabras Sí y No. Luego los participantes dicen “Charlie, Charlie, ¿podemos jugar?” o “Charlie, Charlie ¿estás ahí?” para comenzar con una ronda de preguntas, que supuestamente este espíritu o demonio de origen mexicano se encarga de contestar moviendo el lápiz. El sociólogo Humberto Lagos explica que “los movimientos de lápices obviamente obedecen a una situación de carácter físico. Cuando hay varios preocupados de dos pequeños maderos cruzados van a provocar por la propia energía que descargan movimientos”, explica. La fuerza de gravedad y la posición delicada e inestable en la que se encuentran los lápices, también contribuyen a su movimiento. Lagos agrega que Charlie Charlie se está jugando preferentemente en la enseñanza básica y parte de la media. “Después los niños adquieren un mayor proceso de crítica y autocrítica respecto de estos temas y para ellos va a ser un juego más que una realidad, pero para los niños menores es más fácil que sean influenciados y de llegar a la convicción de que el lápiz se mueve, porque hay presencia de espíritus”, dice, sobre este juego que hasta ahora resultó ser un un truco publicitario para promocionar la próxima película de terror “La Horca” de Warner Bros. ¿Cómo tratar el miedo? Miguel Gatica, psicólogo y docente de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad del Pacífico, explica que el miedo es normal y cumple una función de sobrevivencia y defensa, en diversas situaciones de peligro de nuestra vida, pero en qué momento requiere de atención especializada. “Cuando nos damos cuenta que altera negativamente el normal desarrollo y adaptación de nuestros hijos a diferentes contextos sociales”, explica Gatica. Lo anterior puede producir trastornos del sueño, como por ejemplo pesadillas, lo cual pueden darse en un contexto clínico de un cuadro de trastornos de ansiedad. “Lo principal en el manejo de miedos irracionales en nuestros hijos, es el acompañamiento y seguridad entregados en nuestra crianza y formación de personas, en el día a día”, agrega. El especialista entrega siete pasos a considerar en el manejo de los efectos no deseados de estos juegos: 1. No ridiculizar, los niños/as viven el miedo y los atemoriza. 2. No presionar para que deje de tener miedo con los juegos, existe un proceso para conseguir la extinción de esa conducta. 3. Normalizar, dar explicaciones comprensibles y lógicas (de acuerdo a la edad), en cuanto al funcionamiento del juego (recuerde que su hijo/a no presenta su misma lógica). 4. Dar seguridad, un estilo de crianza que de seguridad, evita generar miedos irracionales en la vida, no sólo en los juegos. 5. Explicar que siempre van han existir probabilidades en el juego, que exista “coincidencia” en que determinados hechos puedan ocurrir. 6. Acompañar en la vivencia de situaciones de juegos que le generen temor. 7. Escuchar activamente, usted debe tener una actitud corporal en donde su hijo/a, sienta que está interesado en lo que le sucede, principalmente en sus miedos.

Te puede interesar >>>

6 tips de Martin Eraso para crear tu primer emprendimiento

Emprender es de valientes pero también de personas que saben lo que hacen. Requiere esfuerzo, …