fbpx
¿Puede llegar a la Argentina la segunda ola con la mutación del virus del SARS-CoV2 que se extiende por Europa?

¿Puede llegar a la Argentina la segunda ola con la mutación del virus del SARS-CoV2 que se extiende por Europa?

En pleno rebrote del coronavirus en Europa, la noticia del hallazgo de un grupo de investigadores causó preocupación: una mutación del virus del SARS-CoV2 que se está expandiendo rápidamente por el continente. En la fase final del desarrollo de la vacuna, la investigación encendió una doble alarma. ¿Cuánto esta nueva variante va a influir negativamente en la evolución de la segunda ola? ¿Puede afectar la eficacia de la potencial vacuna? Y, la pregunta que nos importa a nivel local, 20A.EU1, como se la identificó, ¿puede llegar a la Argentina?

La investigación de la Universidad de Basilea y la Escuela Politécnica Federal de Zúrich, ambas de Suiza, y el consorcio español SeqCOVID, fue difundida en el sitio medRxiv, un archivo online en el que participan instituciones como la Universidad de Yale y donde se publican estudios aún pendientes de revisión. Los investigadores encontraron una variante del SARS-CoV2 ampliamente difundida en el continente europeo en los últimos meses. “Sólo en Europa, circulan centenares de variantes del virus, que se distinguen por mutaciones en sus genomas. “Pero sólo muy pocas de esas variantes se han extendido tan exitosamente y se convirtieron en prevalente como esta recién identificada”, explicaron en un comunicado.

La primera evidencia de super-contagio con 20A.EU1 se tuvo en un grupo de trabajadores rurales en el noreste de España, y de allí se expandió hasta representar ahora el 80% de las secuencias del virus analizadas en el país. Con la apertura de las fronteras, se ramificó por el continente y hoy son 20A.EU1 el 90% de las secuencias del Reino Unido, el 60% de Irlanda y entre el 30% y 40% en Suiza y Países Bajos. También se la identificó en Francia, Italia, Alemania, Bélgica, Suecia, Noruega y Letonia.

Para entender de qué estamos hablando, vale usar una comparación que había hecho el virólogo Jorge Quarleri hace unos meses a Clarín. Planteó pensar al coronavirus como un equipo de fútbol conformado por distintos jugadores, que si bien se identifican con el mismo club (el SARS-CoV-2) tienen diferentes números y eso de alguna manera implica que tienen comportamientos diferentes en la cancha.

Durante su replicación, los virus sufren mutaciones. La clasificación de las mutaciones contempla justamente la variedad entre esos “jugadores”: si tienen algunas diferencias, se habla de variantes; si tienen varias, de cepas; y si tienen muchas, de linajes.

“Los procesos de selección de los distintos linajes que van apareciendo en un virus tienen que ver con presiones biológicas desconocidas que no necesariamente tienen que ver con su contagiosidad o virulencia. O sea, que prevalezca es el linaje no es necesariamente porque es más contagioso”, explica a este diario Adolfo Rubinstein, ex ministro de Salud, que en Twitter dedicó un hilo a aclarar que estamos frente a un nuevo linaje y que no hay ninguna evidencia científica de que sea más virulento o más mortal.

Con él coincide el infectólogo Eduardo López, quien apunta a que esta variante tiene “mayor transmisibilidad”. Es más contagioso, pero no implica mayor gravedad en la infección. López señala que hay tres hipótesis sobre cómo en sólo tres meses 20A.EU1. se diseminó por toda Europa. Una es que esta mutación le permite transmitirse más rápidamente, otra que fueron los turistas que visitaron España quienes se llevaron el virus, y la tercera, que haya habido un mecanismo mixto entre ambas.

Rubinstein cree que este linaje ya estaba presente desde hacía mucho tiempo, pero por alguna razón biológica aleatoria, aumentó su frecuencia en los contagios. ¿Podría aparecer en la Argentina? Ambos especialistas vuelven a coincidir: sí, si hubiera contacto con personas infectadas de Europa. “Es improbable que pueda surgir como el linaje prevaleciente en el país en esta ola”, apunta Rubinstein.

Otro punto importante son las vacunas en desarrollo, cuya eficacia no se verá afectada. López explica que esta mutación se da dentro del genoma de la llamada proteína S, que es el factor que hace que el virus se pegue al receptor. “Pero no la cambia estructuralmente para hacer que las vacunas no sean útiles”, aclara el infectólogo. /Clarín

Te puede interesar >>>

¿Cómo hacer que el envío de tu mercancía por España y Europa sea más sostenible?

¿Cómo hacer que el envío de tu mercancía por España y Europa sea más sostenible?

La contaminación está afectando gravemente al medio ambiente, por lo que si quieres tomar acciones …