Inicio > Sociedad > Ruta 2 deteriorada: baches, carriles bloqueados y hasta un puente roto

Ruta 2 deteriorada: baches, carriles bloqueados y hasta un puente roto

El viaje hasta el destino turístico a veces resulta una experiencia placentera, matizada con paisajes y situaciones relajantes. Pero también puede convertirse en un trastorno veraniego. Hoy, recorrer en coche la autovía 2, principal camino entre la zona metropolitana y la costa bonaerense, se parece mucho a una carrera de obstáculos. Y habrá que ver qué sucede en los próximos días cuando más de un millón de automovilistas se lancen a cruzarla durante la temporada de verano que está a punto de arrancar.
Baches, parches, ondonadas, huellones y un puente que está en obra desde febrero, además de cruces con malas señales por el medio de ciudades, son algunas de las “postas” que habrá que sortear cuando comience el éxodo masivo, en menos de 10 días.
Clarín recorrió los 400 km de la autovía desde el empalme con el ramal Gutíerrez de la autopista La Plata-Buenos Aires y la entrada a Cammet. Ida y vuelta, el panorama es parecido. Si se respetan los límites que prevé la ley de tránsito, son 4 horas con 40 minutos (con descanso de 20 a mitad de camino). La perfomance corresponde a un día tranquilo, con clima óptimo.
A poco de andar (km 42) está el primer radar de velocidad y 10 mil metros después se observa una imagen recurrente en todo el trayecto: policías en moto sobre las banquinas. Después del cruce de Etcheverry (en La Plata) los conos naranjas encierran las maquinarias viales que construyen la entrada a un country (km 61).

Ruta 2 deteriorada: baches, carriles bloqueados y hasta un puente roto
Antes de llegar al primer puesto de peaje (Samborombón, km 90), se perciben los primeros deterioros del asfalto. La mano veloz (izquierda) tiene tramos cuarteados y “raspados” por la pérdida de material.
Una parada obligada para el descanso es Atalaya, donde ofrecen las clásicas medialunas (km 114), pero antes hay que atender los carteles porque hay otro radar. En total –de ida y vuelta– serán 32 los cinemómetros para controlar la velocidad. Todos tienen indicadores 300 metros antes del punto donde sacan “fotomultas”. Luego vienen más parches y ondanadas sobre la cinta y el puente sobre nivel que atraviesa el acceso a Chascomús. Aunque es una obra reciente (tiene 5 años) el tramo está desparejo y con baches.
En el kilómetro 167 está el lugar más conflictivo del viaje: el Puente Guerrero, sobre el río Salado, que no soportó la intensidad del tráfico y en febrero de 2015 cedió uno de sus pilares. Lleva más de 10 meses de obra inconclusa. Ahora están rellenando una de las manos (a Capital) y contra reloj esperan terminar antes de enero. La rotura ocasionó severos trastornos el último feriado y las autoridades viales realizan operativos especiales los fines de semana: habilitan una de las manos a Mar del Plata para volver a Buenos Aires, pero la maniobra demora el tránsito. “No creo que esté listo para fin de año”, dijo uno de los ingenieros al costado de la ruta. Ya se esperan largas colas cuando el aluvión “porteño” se vuelque a la autovía en los días de recambio.
Pasar por las localidades de Lezama, Castelli, Dolores o Las Armas también requiere de máxima atención. Hay cruces sin señalizar y la calzada está deteriorada.

Ruta 2 deteriorada: baches, carriles bloqueados y hasta un puente roto
Además, los camiones dejan sus huellas en la brea. Largos trechos de la autopista tienen “ahuecamientos” que cuando llueve son un riesgo para el conductor. Los autos “planean” sobre agua suspendida. Se requiere pericia, mayor concentración para evitar despistes y bajar la velocidad.
Entre Dolores y Maipú (segundo peaje) es el mejor trayecto de la ruta. Pero los parches vuelven en Las Armas antes y después del puente del Arroyo Grande (km 232). Los últimos km tienen el mismo formato hasta la entrada a Mar del Plata, por la rotonda de Luro. “Remaches” y arreglos parciales. La vuelta replica, con mismos obstáculos, el recorrido de ida.
El 28 de enero de 1999, se inauguró el último tramo de la autovía. Desde entonces, las operadoras viales hicieron sólo tareas de mantenimiento. “Se hicieron accesos, puentes sobre nivel, señalización e iluminación. Este año hubo 230 km de repavimentación”, explicaron las concesionarias.
Hace un año se autorizó el último aumento de peajes: $35 en cada cabina, de lunes a viernes, y $44 el fin de semana. En el gobierno de María Eugenia Vidal aún no tienen un diagnóstico certero. “Queremos ver con qué nos encontramos”, explican desde Infraestructura. Un viaje de 5 horas con mirada atenta permitiría a los técnicos un panorama para empezar las obras imprescindibles en uno de los caminos más usados del país.

Por Fabián Debesa > http://www.clarin.com/sociedad/Verano-ruta_2-puente-demoras-roturas-camino-Costa_0_1484851569.html

Que opinas? Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Alerta por varios casos de sarampión. Lo que tienes que saber

¿Qué es el sarampión? Es una enfermedad viral muy contagiosa y potencialmente grave, que se …