fbpx
Abuso y colapso energético

Abuso y colapso energético

La energía siempre ha jugado un papel crítico en el proceso económico de cualquier sociedad. La afirmación le pertenece al escritor y economista chileno, Osvaldo Sunkel, quien resalta la importancia de la fuente energética como recurso estratégico. Sin embargo, es un tema que lleva muchos años de debate y análisis respecto de la falta de planificación y cuidado tanto por parte del Estado como de la sociedad en su conjunto.

El uso y abuso de la energía eléctrica preocupa en el país. Y de hecho hay gran cantidad de provincias, que en especial en épocas de intenso calor, sufren del colapso energético por la fuerte demanda de dispositivos de aire acondicionado, por ejemplo. Cabe mencionar que, frente a este panorama, en junio del año pasado se originó un apagón masivo que dejó sin luz a la Argentina y parte de Uruguay, el cual afectó a 50 millones de personas.

Según informes de medios nacionales de esa fecha, en los meses de mayor demanda (máxima exigencia del sistema) las interrupciones del servicio de distribución se mantienen constantes respecto de iguales períodos anteriores o empeoran. Además resaltan que en diciembre de 2018 respecto a diciembre de 2016 el promedio de usuarios de Edenor y Edesur sin suministro aumentó 56 por ciento (y con una menor demanda y temperatura). En diciembre de 2017 respecto al mismo mes de 2016, ese indicador había empeorado un 66 por ciento.

Por lo tanto, cuando vivimos en una época histórica señalada con la impronta de la crisis ambiental global, donde el cambio climático es una de sus variables, la ecuación energía-medio ambiente adquiere una centralidad determinante para el destino de la humanidad.

Nuestro país enfrenta una crisis en materia de energía, con una matriz energética que depende casi en su totalidad de combustibles fósiles escasos, agotables y con costos crecientes. Una de las premisas es la necesidad de establecer políticas energéticas que actúen sobre la oferta, aumentando la producción de energías limpias y sobre la demanda, fijando estrategias de reducción del consumo.

Es necesario realizar una planificación integral, que contemple aristas económicas, sociales, políticas, culturales y ambientales, y que incorpore la participación democrática de la población en los procesos de toma de decisión, para  alcanzar la sustentabilidad energética del país.

Claro que la situación es grave, pero cada uno desde sus hogares puede colaborar adoptando medidas de cuidado para disminuir el consumo de electricidad como recomiendan desde Electricistamatriculado.ar, un blog que aporta información y ayuda profesional en servicios de mantenimiento eléctrico.

Energía a utilizar

Expertos en la materia indican que es necesario un sistema con el 100% de energías renovables. El objetivo es pasar de consumir unas reservas limitadas (los combustibles fósiles: petróleo, gas, carbón, que se agotan y contaminan), a utilizar un flujo neto (viento, radiación solar…)  ilimitado e inagotable a escala humana. Coinciden en que hace falta el convencimiento, a nivel social y político, de que esta transición es realmente posible.

En una revista especializada, el ingeniero Jordi Pujol Soler indica que “en el motor térmico del coche, con gasolina o gasóleo, hay una transformación de energía química en mecánica, pero pasando por la térmica (combustión en los cilindros del motor). Con energías renovables se genera directamente electricidad que puede accionar el motor eléctrico del coche (previo almacenamiento en batería o con hidrógeno). Hoy es  urgente y necesario sustituirlo por “sol o del viento a la rueda”. En ese sentido, indican que urge replantear los usos y las fuentes de captación de energías limpias y renovables, situadas lo más cerca posible de los puntos de demanda.

Los tipos de energía no renovable se llevan utilizando durante muchas décadas por los seres humanos y, en consecuencia, existe un gran volumen de tecnología basada en ellas. Sin embargo, preocupa que se trate de tipos de energía basado en recursos finitos, que terminarán por agotarse, lo que hace que sea necesario buscar alternativa para cubrir la demanda energética futura de la sociedad.  Por otro lado, el empleo de energías no renovables también genera residuos y emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, por lo que, a gran escala, representan un gran riesgo para la salud de las personas.

Te puede interesar >>>

Lo que tienes que saber al pedir un préstamo en 2021

Lo que tienes que saber al pedir un préstamo en 2021

Después del estallido del coronavirus, los efectos se han ido viendo de manera progresiva. Por …