Inicio > Sociedad > Consejos para poner un nombre a los pequeños de la casa

Consejos para poner un nombre a los pequeños de la casa

Ante la llegada de un nuevo ser a un hogar, la ilusión se suele apoderarse del ánimo de los que allí habitan. Si quien está por llegar es un bebé, además de esta ilusión de poder compartir ante una nueva persona y de poder educarle y criarle, se le suman esos días donde hay que prepararlo todo, desde Su cuna para esos primeros días hasta los biberones, pañales, polvos de talco… ciertamente estos días merecen ser planificados para vivirlos sin estreses y con la mayor de las finalidades.

Si el que llega es un cachorro, tanto los preparativos como la ilusión aminora, pero también se necesita acondicionar el lugar y facilitarle unas mínimas comodidades (una camita, sus cuencos para comer y beber…).

En ambos casos, también es imperativo ponerle un nombre que acompañe al bebé o al cachorro a lo largo de su vida. Pero, que hay que tener en cuenta para establecer un nombre a ambos.

Factores que hay que tener en cuenta para poner a un bebé

No es ninguna broma. el nombre de un recién nacido es un atributo que le va a compañar a lo largo de toda su vida y de su elección depende incluso las probabilidades de éxito y la popularidad de esta persona en un futuro. A la hora de poner nombres para bebes, los significados de nombres modernos también pueden ayudar a sus padres para comenzar a labrar el futuro de su hijo

Qué hay que tener en cuenta

Si bien es cierto que un nombre por sí mismo es capaz de dar a ninguna persona alguna característica o virtud, no menos verdad es que un nombre puede modificar la percepción que tenga el resto de personas con respecto a uno mismo. 

  • Aunque sea una bonita forma de honrar a alguno de sus progenitores o familiar, si el nombre de esta persona no es muy popular, es casi mejor no nombrarle de la misma manera.
  • Aunque ya los lleven personas exitosas, hay que procurar no llamar al pequeño con un nombre cuya pronunciación sea difícil de recordar. Puede que este nombre con el paso de los años pase de moda…
  • Hay que tener en cuenta el apellido, ese distintivo que ni los padres ni el bebé escoge y que deben de llevar, por lo menos hasta que sean mayores de edad. Si el apellido es demasiado largo, un nombre de muchas sílabas puede hacer que pierda lucidez y viceversa.
  • El nombre es algo especial. Además de resultar bonito para los padres, se tiene que pensar que el niño esté en un futuro contento con su nombre.

La moda de nombrar a los pequeños como famosos

Quizás una de las vertientes más extendidas en la actualidad sea la de nombrar a los bebés como personas exitosas o incluso como personajes de ficción.

Nombres de deportistas famosos como Iker (Casillas), Leo (Messi), como que últimamente son más frecuentes. Además, en ambos casos ocurre que hasta no hace tanto no eran tan populares, con los que encima tienen ese plus de exclusividad que también puede gustar a esos padres que quieren que su pequeño tenga un nombre único.

Nombres de actores y cantantes famosos como Ethan, Miley, Ariana, Selena o Edurne son también casos se nombres que incluso se han españolizado y que a padres admiradores de alguno de estos artistas les suena ideal como para que sean llevados por sus hijos

Nombres de personajes de ficción como Daenerys o Arya por sonoridad, originalidad y porque representan a dos personajes de las más populares de Juego de Tronos son cada vez más frecuentes.

Pero, se puede poner nombre extranjero.

Aunque probablemente terminen pidiendo documentación que certifique la existencia del nombre, claro que se puede nombrar a un bebé con un apelativo de origen extranjero.

De hecho, también cada vez es más normal cruzarse con pequeñas personitas cuya denomincación proviene de un idioma extranjero.

Por sonoridad y sencillez, algunos nombres franceses están cada vez más extendidos no solamente en España, sino alrededor del mundo. Nombres como Chloe, Edith o Yvette son ejemplos de nombres procedentes de la Galia pero que se pueden encontrar por todo el mundo. al igual que ocurre con los españoles, tanto los nombres más nuevos como los antiguos también tienen su propio significado.

¿Y si quien llega es un perro?

Obviamente ni la alegría es la misma, ni tampoco el tiempo que lleva ponerle el nombre. no obstante eso no quiere decir que el nombre del pequeño y peludo amigo se deba tomar a la ligera.

Para nombrar al can también hay que tener en cuenta ciertos factores como:

  • Originalidad: Precisamente hay dueños que no han optado por pasar un tiempo meditando cómo le llamarán a sus perros y es posible que ante un nombre algo común como Rex o Coco, acudan varios perros a la llamada
  • Que sea corto: Al dueño le será mucho más fácil pronunciarlo, pero sobre todo le será más sencillo a la mascota identificarlo y memorizarlo. dicho sea de paso, también ha de ser pronunciable. De nada sirve un nombre corto pero que cueste de decir.
  • Aspecto físico del perro: Por un lado habrás de tener en cuenta que si es un can de raza grande, no le puedes llamar algo como chiqui o pulga y viceversa. También se puede jugar con el color de su pelo (canela, blanquita) o con el tamaño de sus orejas, por ejemplo.
  • Nombrar como perros personas famosas: siempre y cuando no estén muy repetidos como se ha explicado anteriormente. Hay que recordar que también deben ser cortos y memorizables.
  • Pero no como a una persona: Se le puede llamar como a una persona famosa, pero no por su nombre de pila. La verdad es que puede resultar molesto para una persona que le pongas su mismo apelativo.

Si se está en la búsqueda de nombres para perros, existen infinidad de nombres bonitos de perritas o para cualquier mascota. tan solo hay que seguir una serie de pocos consejos para que la elección sea lo más adecuada posible.     

Que opinas? Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Jimena Barón indignada con el coordinador pro vida: “Es sádico e hipócrita”

Alejandro Geyer había asegurado que una nena de 10 años abusada “podría haber consentido la …