fbpx
El sector agropecuario y sus desafíos

El sector agropecuario y sus desafíos

Por si fueran pocas las preocupaciones que atraviesa la industria agropecuaria ante la pandemia de coronavirus, la baja en la demanda de compra de granos y la disminución en los ingresos durante el primer trimestre de 2020, ahora se suman tres factores que potencian la incertidumbre en el sector. Falta de financiación, presión impositiva de la AFIP y el impuesto a la riqueza plantean nuevos problemas en la frontera inmediata.

El sector agropecuario y sus desafíos

Falta de financiamiento y ventas

La resolución del Banco Central de la República Argentina determinó que las entidades financieras no podrán otorgar financiación ni créditos a personas humanas o jurídicas con actividad agrícola que mantengan un acopio de su producción de trigo y soja con valores superiores al 5% de su capacidad de cosecha anual. De esta manera, la entidad estatal prácticamente obliga a los productores a liquidar sus granos a precios desfavorables para poder acceder a opciones de financiación.

Dicha medida trajo fuertes repercusiones en el sector que se encuentra fuertemente golpeado por la baja en la demanda y la parálisis que atraviesan la mayoría de los países importadores de granos desde Argentina. Aquellos productores o Pymes agropecuarias que no hayan liquidado el 95% de sus cosechas de trigo y soja no tendrán acceso a créditos con tasas subsidiadas del 24%.

Por otra parte, aquellas empresas no pymes se ven fuertemente repelidas para los préstamos bancarios puesto que cuando las entidades financieras quieran prestar dinero deberán multiplicar por cuatro el capital mínimo de riesgo. Además, el BCRA instó a los bancos a ofrecer inversiones ligadas al precio de los granos y con una limitación: el importe prestada no podrá ser superior al doble del valor total de ventas de granos registrados a partir de noviembre de 2019.

Ante este panorama, buena parte del sector agropecuario queda relegada para obtener estos créditos para inversión en tecnología, compra de accesorios como precios de hidrolavadoras, maquinaria pesada, fungicidas y fertilizantes. La medida busca aumentar el ingreso de divisas extranjeras al país, teniendo en cuenta que el sector agropecuario es el de mayores aportes de dólares para las arcas estatales ante un contexto de parálisis económico generada por la pandemia y el aislamiento social obligatorio. Sin dudas que la falta de créditos blandos para generar inversiones en el sector traerá mayores inconvenientes a corto y mediano plazo, teniendo en cuenta que muchos productores estarán obligados a vender a precios más bajos los rindes que mantienen en stock.

AFIP y un nuevo requerimiento

Fue la delegación Córdoba la que comenzó con una circular hacia los productores en la que se solicita el informe de producción de la cosecha gruesa durante la temporada 2019/2020. El problema es que dicha información debía proporcionarse en octubre del corriente año según el calendario de vencimientos. Por otra parte, la información deberá determinar la cantidad de hectáreas y el tipo de granos, sin tener en cuenta la cantidad de compras realizadas, accesorios como un compresor de aire en venta, tractores y otros medios declarados a nombre del productor.

Impuesto a la riqueza

El tercer factor que preocupa al sector es que poco a poco empiezan a escucharse diferentes voces que hablan de un proyecto de ley impulsado por el oficialismo para establecer un nuevo impuesto a la riqueza y grandes fortunas. Según fuentes que prefirieron mantenerse en el anonimato, el borrador del proyecto establecería un nuevo impuesto con aplicación por única vez sobre patrimonios superiores a los $200 millones por bienes existentes al 31 de marzo del corriente año.

Que opinas ?

Te puede interesar >>>

Una pandemia en medio de una grieta

Una pandemia en medio de una grieta

La pandemia es construida como un acontecimiento mientras se la trata como una noticia. En …

Deja una respuesta