Inicio > Dinero & Negocios > Guillermo Moreno quiere que los empresarios aprendan a ser más competitivos
Guillermo Moreno quiere que los empresarios aprendan a ser más competitivos 1

Guillermo Moreno quiere que los empresarios aprendan a ser más competitivos

Está menos agresivo. O su enorme capacidad teatral viene dando frutos frente a empresarios que sólo van a escucharlo con la única pretensión de recibir buenas noticias y, si es posible, pasar inadvertidos. Guillermo Moreno volvió ayer a sorprender a industriales. Con tono amistoso y de modo menos directo que otras veces, el secretario de Comercio Interior insistió, sin embargo, en una de sus últimas teorías microeconómicas: la razón por la que pierden competitividad es la falta de gestión.

El argumento sería irritante en cualquier auditorio corporativo si no se tratara de Moreno, que conforma sólo con no excederse. ¿Es posible que en reuniones sobre competitividad no se hable de impuestos, inflación, tarifas, tipo de cambio? El mensaje de ayer fue sutil: el secretario los invitó a participar, el mes próximo en Tecnópolis, de un seminario con “expertos en gestión empresaria” de Alemania y Estados Unidos.

Fue la cuarta reunión con el sector metalmecánico, fueron 70 ejecutivos al que esta vez se sumaron Héctor Méndez, líder de la Unión Industrial Argentina (UIA); Ider Peretti, de la Confederación General Empresaria (CGE), y representantes de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Méndez arrastraba un incómodo lastre dejado por su par José Ignacio de Mendiguren, diputado electo de Sergio Massa. “Son pocos los que creen en las palabras de Moreno”, acababa de decirle el textil al periodista Luis Novaresio, en radio La Red. Y ahí fue Méndez, preparado para un escarmiento transitivo.

No ocurrió. En realidad, cuando el funcionario hablaba de empresas factibles deslizó un módico dardo. “Bueno, la UIA en un momento se tuvo que concursar, ¿no? ¿No fue en la época de Mendiguren?”, le preguntó al empresario plástico, que sonrió: “Nunca, pero nos podemos presentar en cualquier momento”.

Todo pareció más medido. Aunque esas paredes del Salón Federal de la secretaría mostraran la expresividad de siempre. Afiches de “Te dijimos que Clarín mentía”, una vitrina con San Expedito, una Virgen y carteles con héroes de Malvinas y siluetas de buques hundidos que tapan, en rigor, la decoración que justifica el nombre del recinto: escudos de provincias. Por ejemplo, cuando empezaba a referirse a la posibilidad de “empresas mixtas” para volverlas viables, Moreno se frenó y pidió que no hablaran de eso.

Volvió a contar con escuderos implacables. Como Débora Giorgi, ministra de Industria, que reprochó la estructura de costos de las empresas y agregó que le llamaba la atención que estuvieran usando tecnología antigua. O Norberto Itzcovich, director del Indec, el organismo que motivó esas conclusiones con una encuesta entre ejecutivos. Y Noemí Rial, viceministra de Trabajo, que expuso inquietud por el aumento del “ausentismo” y propuso incluirlo en las próximas paritarias.

Moreno insistió en el plan Exporta Fácil, que permitiría pequeñas exportaciones en cajas desde sucursales del Correo Argentino que, a su vez, irían a centros de distribución y finalmente a Ezeiza. Según el secretario, falta garantizar la seguridad y la privacidad de esos despachos.

Desde la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria (Cammima) lo cortaron con una irreverencia. “¿Y no se podrá también lanzar un Importa Fácil?” Se hizo un silencio. Algunos se miraron y, durante 30 segundos, todos centraron la atención en Moreno, que callaba. ¿Peligro de explosión? No ayer: el padre del cepo prometió analizarlo. El ejecutivo de Cammima se explicó un poco más con lo obvio: necesitan importar para seguir produciendo. Y allí encontró la objeción de Gerardo Venutolo, líder de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra): sería, cuestionó, abrir una puerta capaz de burlar la “administración del comercio”. Ese viejo temor fabril que siempre se aplaca con un Moreno.

Colecta: la UIA se despega

En un comunicado, la Unión Industrial se despegó ayer de una colecta de Moreno: “Ante versiones que mencionan la participación de la Unión Industrial Argentina como veedora de los fondos recaudados para las inundaciones en La Plata a principios de abril, la UIA lo desmiente y aclara que no participó en ninguna etapa de esta actividad”.

Te puede interesar >>>

Un delincuente muerto tras asalto, persecución y tiroteo

Un ladrón murió y otros tres fueron detenidos por la Policía tras un asalto, persecución …