Inicio > Sociedad > ¿Hacer planes solo? Sí, es posible (y también sano)

¿Hacer planes solo? Sí, es posible (y también sano)

Seguro que muchos viernes, al salir del trabajo y con la llegada de la noche, estás en casa pensando en lo mucho que te apetecería salir a cenar, a tomar algo, tal vez ir al cine, quizás salir a bailar un poco. Pero claro, los colegas no están por la labor, tú no tienes pareja desde hace tiempo y al final no sabes qué hacer. Crees que para poder disfrutar de la noche necesitas a alguien conocido cerca, pero lo cierto es que no, desde pasar por un evento cultural hasta tener una noche salvaje, puedes hacerlo solo (o en compañía de personas que se salen de tu círculo). Por ejemplo, atrévete a ir a ese concierto, a ver esa película, a visitar esa exposición solo. O, si tienes ganas de algo más atrevido, encuentra las mejores escorts en Argentina para salir a tomar unas copas y tal vez acabar la noche de forma caliente.

Pero, ¿qué es lo que te hace (lo que nos hace) tener miedo a salir solo? ¿Qué provoca que sientas (sintamos) rechazo a ser independientes y a disfrutar de tu (nuestra) vida? La respuesta en realidad es simple, el motivo de que suceda esto es la mirada del otro. En el mundo contemporáneo parece que el placer de la cultura y la noche solo proviene de estar en contacto con el otro y que su mirada sea la que apruebe nuestro comportamiento, pero nada más lejos. Los estudios afirman que esas personas que se atreven a hacer cosas solas redescubren el placer que producen la cultura, el baile o el salir de fiesta (por ejemplo) por sí mismos.

Pero claro, ¿cómo hacerlo? A veces es difícil salir de la rutina social en la que vivimos, por eso es importante ir dando unos primeros pasos para que, con el tiempo, podamos hacer lo que nos de la gana sin tener miedo a ser juzgados por ello (o a pensar que somos un fracaso solo porque nos gusta hacer cosas solos).

Nosotros te proponemos que empieces con algo fácil como ir al cine. Esta siempre es una experiencia muy personal ya que, pese a que solamos hacerlo acompañados, cuando empieza la película la sala se queda a oscuras y el espectador siempre está a solas con la historia que le están contando. Sí, luego siempre es gratificante comentar la película con los colegas, pero para eso están internet y las redes sociales, ¿no?

El siguiente paso sería ir a la inauguración de una exposición, a la presentación de un libro, a una charla sobre algún tema que te interese. En este tipo de eventos habrá más gente y, por tanto, se abre la posibilidad de que, además de disfrutar de algo que te interesa, puedas conocer a otras personas. Sí, en estos contextos te encontrarás grupitos que quedaron para asistir juntos, pero también te encontrarás a personas que, como tú, irán solas, así que, por qué no entablar conversación. Es una buena manera de quitarse miedos de encima y compartir esos gustos que tal vez tus colegas no entienden.

Por último, lo más difícil: salir en la noche. Resulta que tenías claro que querías ir a una fiesta y, a última hora los amigos dicen que no pueden asistir o que, simplemente, no tienen ganas. Olvídate del qué dirán y atrévete a ir solo. ¿Qué es lo peor que puede pasar? Al no conocer a nadie eres libre para bailar como tú quieras, para hablar con quien te apetezca sin miedo a dejar a tus colegas de lado y, quién sabe, hasta podrías conectar con alguien y acabar durmiendo fuera esa noche.

Que opinas? Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

5 aviones Super Etendard Modernisé comprados a Francia ya están rumbo a la Argentina

Los cinco aviones de combate Super Étendard Modernisé fueron embarcados y ya estan rumbo a …