fbpx
Inicio > Consejos > La educación sexual: un tema de interés entre padres e hijos

La educación sexual: un tema de interés entre padres e hijos

La sexualidad es un tema que forma parte de nuestra vida. La sociedad actual vive un proceso en el que, gracias a internet y las nuevas tecnologías, todo el mundo tiene acceso a una gran cantidad de información que antes nos era desconocida o nos estaba vedada. Y, en este sentido, el sexo juega un papel muy importante. 

La educación sexual que como padres debemos transmitir a nuestros hijos resulta fundamental en el contexto en el que hoy vivimos. Un tema que, además, nos puede servir como punto de apoyo para mejorar nuestra comunicación con los jóvenes y en donde la confianza y el respeto mutuos sean valores imprescindibles. 

La ausencia de tabúes como eje principal en la educación sexual

El auge que ha experimentado el sector del sexo en internet es más que considerable. Sin embargo, estamos asistiendo a la aparición de una industria totalmente diferente y profesionalizada. Algo que podemos ver en webs xxx como esta y en otras en las que se trata el sexo de una manera muy diferente y sin los tabúes de antaño. 

Precisamente, la ausencia de tabúes en lo relativo a la educación sexual es uno de los ejes principales en los que los padres deben apoyarse. Necesitamos que exista un ambiente de confianza en este tema con nuestros hijos para que cualquier duda pueda ser solucionada de la mejor manera. Obviar el sexo como tema de conversación con los padres y hacerlo un tabú no es lo más adecuado para los jóvenes. 

Hay numerosas barreras que en muchas ocasiones impiden que la comunicación entre padres e hijos fluya a la perfección. Este puede ser uno de los motivos por los que nuestros hijos acuden a otros canales de comunicación, véanse internet, los amigos, etc. para conocer todo lo relativo al sexo. 

Sin embargo, la mejor solución tanto para ellos como para nosotros como padres es que haya una confianza mutua entre ambos para que un tema como el sexo se pueda tratar sin ningún tipo de ambages. De esta forma, los hijos sabrán que en las cuestiones relativas a su intimidad podrán contar siempre con sus padres. 

La importancia de la educación sexual entre padres e hijos

Hay numerosos estudios que aseguran que los jóvenes que reciben una educación sexual por parte de sus padres toman mejores decisiones, se relacionan de forma más sana y adquieren roles más flexibles. Y en este punto hay que aclarar que no podemos confundir sexualidad con actividad sexual

En nuestro país las estadísticas son concluyentes. Aún son pocos los padres que tratan abiertamente con sus hijos temas de sexualidad. Prefieren que sean ellos mismos los que vayan descubriendo experiencias, bien a través de la red, en los centros educativos o con sus amigos, sin percatarnos de que en realidad estas fuentes no van a tener el mismo efecto que la relación paterno – filial. 

Desde el punto de vista educativo y escolar, se puede decir que los adolescentes no conocen bien sus cuerpos. Hay una carencia de educación sexual integral que es palpable. Tanto es así que los estudios sobre los efectos de la educación sexual en jóvenes indican que los que la reciben empiezan a tener relaciones sexuales más tarde, tienen menos parejas y las eligen mejor. 

Este es uno de los puntos en donde la educación sexual entre padres e hijos cobra una gran importancia. Porque, en realidad, la educación sexual se convierte no solo en beneficiosa para quien la recibe, sino también para la sociedad en general. Hasta el punto de que podríamos estar hablando de una reducción en los casos de abusos y violencia de género. 

La mayoría de centros educativos apenas hacen llegar a sus alumnos adolescentes charlas con carácter anual para hablar sobre el sexo. La falta de educación en este sentido debe corregirse con la actitud de los padres, principales responsables del desarrollo de sus hijos a todos los niveles. 

Es evidente que no se puede tener una sexualidad sana y libre sin información. Pero, en este contexto, hay que señalar que es peor tener una mala información que no tenerla. La educación sexual ha de darse desde pequeños y que llegue a la universidad, con la participación de sexólogos profesionales, padres y educadores al mismo nivel. 

Pero junto a la educación sexual, hay que abordar también la educación sentimental, aquella que nos enseña a gestionar las emociones en torno al sexo. Los adolescentes no saben ni conocen todos los vínculos que existen entre dos personas cuando inician una relación. La inmadurez en este sentido es manifiesta. 

Los padres han de ser conscientes que sus hijos necesitan tener un autocuidado emocional. Porque la educación sexual no solo consiste en tratar de que los jóvenes tengan el máximo cuidado en sus relaciones, sino también en lo que respecta a sus vínculos emocionales. 

En definitiva, la educación sexual es tan importante que temas como el sexismo, la violencia de género y el machismo se podrían corregir con una educación acorde y adecuada. 

Que opinas? Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Conoce cuáles son las mejores ciudades para visitar en Europa

Ilusión, ganas y maletas. Son los ingredientes principales que necesitamos para disfrutar de unas merecidas …