Inicio > Dinero & Negocios > Lo que todo CEO debería hablar

Lo que todo CEO debería hablar

Uno de los CEO más reconocidos del mundo, Bill Gates, suele comentar que se arrepiente particularmente de algo respecto a su carrera empresaria. El sólo habla inglés. Cualquier empresario con mentalidad y proyección global tiene que conocer varios idiomas para poder fortalecer relaciones con diferentes mercados del mundo. Además, conocer una lengua es una forma práctica y directa de conocer la cultura de un país. Y la cultura es una parte sumamente importante en las relaciones comerciales entre distintos países. Para los argentinos: ¿qué idiomas, además del inglés, hay que conocer sí o sí? Portugués Nuestro vecino comercial Brasil es un mercado pujante y uno de los países en desarrollo con mejor proyección internacional. Aprender portugués es una excelente forma de conectar con un mercado vecino y resuelta ser un idioma sencillo por compartir una misma raíz con el español. Si bien es perfectamente posible la comunicación, debido a su similitud, aprender a dominar este idioma es una marca distintiva que agrega valor al CEO que busqué expandirse por la región. Chino En rigor de verdad, no existe hablar chino a secas. El idioma del milenario pueblo está divido en muchos dialectos distintos y es además bastante difícil de aprender, incluso en forma rudimentaria. No obstante, conocerlo permite acercarse de primera mano a un mercado potencial de miles de millones de personas. Lo más recomendable es ingresar al mundo del idioma chino a través del mandarín que es una de las formas más populares de chino y uno de los más uniformes, así que es la base perfecta para luego expandirse a otros dialectos. Ruso Este país tiene un mercado de casi 150 millones de personas con acceso a recursos naturales fuertes y aparentemente interminables. Además, es hablado en estados post-soviéticos (casi 300 millones de personas), muchos de éstos son economías emergentes importantes. Alemán Si tuviésemos que elegir sólo un idioma del viejo continente, más allá de inglés, sería sin dudas el alemán. No sólo porque Alemania es una de las economías más importantes del mundo sino porque es muy hablando en el resto de Europa. Si el idioma presenta muchas dificultades, la otra opción viable es el italiano que por su raíz romana es lo suficientemente parecido al español como para no presentar un desafío demasiado grande. Por suerte, hoy en día, gracias a las telecomunicaciones y la cultura de internet, aprender un idioma es más fácil que nunca. Los servicios de videoconferencia, como Skype, permiten practicar en tiempo real y las páginas como Duolingo y Busuu hacen que podamos aprender a nuestro ritmo y practicar todo lo que necesitemos. Fuente: Mercado

Te puede interesar >>>

Lo que las compañías de celulares no te contaron

El año pasado en Argentina se registró el hurto de 700 celulares al día, un …

Deja un comentario