Inicio > Destacadas > Nuevos planes en cuotas sin interés

Nuevos planes en cuotas sin interés

Nuevos planes en cuotas sin interés

Tras la confusa instrumentación del plan Precios Transparentes, reaparecen gradualmente los primeros planes en “cuotas sin interés”, en principio con plazos más acotados (entre 2 y 6 pagos) para la compra de algunos electrodomésticos, viajes y turismo. Estos indicios de la recomposición de las ofertas de financiación “sin costos ocultos” son fruto de acuerdos entre bancos, tarjetas, cadenas comerciales y plataformas eCommerce, en rubros muy golpeados por la caída de ventas y la retracción del consumo.

Por caso Easy, del grupo chileno Cencosud, lanzó días atrás algunos planes en 6 cuotas a “tasa cero” para la compra de algunos artículos puntuales con medios de pago del Banco Nación, el Galicia, Banco San Juan y el BPN (Banco de Neuquén). También Mercado Pago ofrece financiamiento hasta en 6 pagos mensuales, en alianza con varios bancos nacionales y provinciales, y tarjetas de crédito. Las opciones, por ahora, son restringidas: cada producto tiene dos o tres medios de pago y un plazo definido.

Analistas y entendidos creen que la tendencia se irá extendiendo con el correr del tiempo. En los últimos días, cadenas comerciales, bancos y tarjetas de crédito negocian acuerdos para ofrecer cuotas a “tasa cero”. “Hubo charlas con algunos bancos privados para tener la exclusividad en planes de financiación agresivos, pero aún no hay nada cerrado”, comentaron desde Frávega.

Precios Transparentes, que entró en vigencia el pasado 1° de febrero, causó un fuerte impacto en rubros como electrodomésticos, electrónicos, indumentaria y motos, altamente dependientes de la financiación. La medida es el resultado de una larga pulseada entre bancos y cadenas comerciales por el virtual traslado de los intereses a los precios de los productos, ocultos bajo la fórmula de “costos operativos”, que afrontaban todos los consumidores, incluidos los que pagaban cash. “Las cuotas sin interés nunca existieron”, admiten hoy fuentes del sector comercial.

Con Precios Transparentes, el Gobierno busca que los precios de contado bajen y que las cadenas informen la tasa verdadera que se aplican en los pagos en cuotas. Por ahora, los resultados están por debajo de las expectativas. Damián Di Pace, director de Focus Market, señala que “las promociones, ofertas y descuentos sufrieron un reacomodamiento importante que evidenció alzas de hasta el 50% en ventas financiadas y bajas de entre el 5 % y al 10 % en el precio de contado”. Son conclusiones parecidas a las difundidas por Elypsis: casi el 60% de los productos relevados rebajaron sus precios un 7% promedio.

Sin interés y dudas

La preocupación del Gobierno por el costo financiero de las llamadas “cuotas sin interés” no es nueva. En el mercado recuerdan que Axel Kicillof y el ex secretario de Comercio Augusto Costa, reclamaban una adecuación de los precios en el pago contado, por su incidencia en el índice inflacionario. Lo que muchos cuestionan es la confusión que generó la aplicación de Precios Transparentes, tanto en los comercios (que hoy deben informar la tasa que aplican a las cuotas) y también en el público, que complica la reactivación en las ventas. “La economía se maneja por sicología y expectativa. Cuando hay incertidumbre, la gente consume lo básico”, explica Pablo Mandzij, director de Retail de la consultora Nielsen.

Hoy, preocupadas por mantener el nivel de ventas, las cadenas comerciales y los bancos mantienen febriles negociaciones para relanzar los pagos en cuotas. El centro de las discusiones es quién absorbe el costo financiero. En 2016, las ventas de electrodomésticos (-14%) e indumentaria (-8%) y los grandes cadenas intentan revertir la tendencia, en un marco de consumo donde prevalecen los “hábitos cuoteros”, como define Guillermo Oliveto, y la desconfianza generalizada de la gente sobre los precios reales.

Aludiendo a Precios Transparentes, Di Pace interpreta que “la medida irá decantando”. El experto cree que se irán sumando nuevas promociones, porque “no hay bolsillo que pueda afrontar el pago al contado de un bien durable, cuyo ticket promedio ronda los $10.000”. Sin embargo, durante febrero el pago en cash en electrodomésticos y tecnología equiparó a las alternativas financiadas, según indican todas las mediciones privadas. Por caso, una estadística de la Cámara de Tarjetas de Crédito y Compras (ATACYC), señala que las compras con tarjeta de débito (pago contado) subieron 19%, y tuvo “un importante crecimiento en el rubro electrodomésticos y una leve caída en las operaciones con las tarjeta de crédito”.

Los primeros relanzamientos graduales de promociones en cuotas tienen lógica. La mayoría provienen de acuerdos entre bancos provinciales y tarjetas de crédito que afrontan los costos a cambio de ganar mercados. Juan Manuel Primbas, director para el Cono Sur de la consultora Kantar Worldpanel, recuerda que lo mismo ocurrió en 2009, donde surgió un boom de promociones, descuentos y planes de hasta 50 cuotas sin interés. “Todo esto estaba asociado al interés de los bancos y tarjetas, cuyo objetivo era ganar clientes y fidelizar”, explica. Con el tiempo, y tal como está ocurriendo ahora, esas promociones –que llegaron a su pico en 2010– perdieron efectividad. “Se masificó demasiado y se perdió el impacto de la diferenciación”, dice.

Resurgimiento En los rubros más dependientes de las cuotas trabajan contrarreloj para relanzar planes en cuotas. Bancos de primera línea reconocen las negociaciones, pero que por ahora no hay nada cerrado. Di Pace, de Focus Market, que en el corto plazo irán apareciendo ofertas más agresivas en el pago contado, “mientras el comercio minorista equilibre los costos financieros”. Remarca que ya se están viendo cosas por el estilo: “En liquidaciones de indumentaria y calzado, con rebajas de entre 10 y 25%. Y en electrodomésticos, en algunos productos estacionales, como acondicionadores de aire”.

El gran interrogante es que el futuro de las cuotas depende en gran medida de la evolución de la inflación. Los entendidos coinciden en que la compra de bienes durables constituyó un refugio frente a la pérdida de valor de la moneda. “Las promociones van a declinar en la medida que baje la inflación”, opina Di Pace. En paralelo y con la exigencia de publicar los intereses que se aplican, los planes en cuotas mantienen su vigencia. Por caso, el Ahora 12 y Ahora 18, con tasas que parten del 27%. Di Pace asegura que la tasa anual promedio “ronda el 40%”. La realidad, aclara, es que no todo se traslada al precio: “Parte lo pone el comerciante y otro tanto, el banco”.

La evolución de los planes en cuotas y del programa Precios Transparentes es observado con detenimiento por la Secretaría de Comercio, que conduce Miguel Braun, y por el Ministerio de Producción (Francisco Cabrera). En ámbitos oficiales sostienen que los resultados son auspiciosos. Y que irá mejorando “porque hay más competencia”.

Fuente: IECO

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Increíble version de “Sound of Silence”

Increible version de “Sound of Silence” por Disturbed Una estupenda version del tema original de …