fbpx
Por qué es cada vez más importante una entrega sostenible de un paquete

Por qué es cada vez más importante una entrega sostenible de un paquete

El comercio electrónico está en un auge ahora mismo con unos datos que nunca había visto antes, algo que se ha visto acelerado por la pandemia de la COVID-19. Esto ha obligado a las empresas a hacer una transformación digital lo más rápido posible y también contactar a los servicios de entrega de paquetes para saber cuál es el mejor cliente a la hora de gestionar todos los envíos. El seguimiento gls ha sido sin duda uno de los más elegidos por España y es básicamente por una razón: su preocupación por la sostenibilidad y el medioambiente.

Y es que cuando recibimos un paquete, estamos muy felices por tener al fin ese producto que habíamos pedido con tantas ganas y que, en ocasiones, nos ha costado sudor y lágrimas conseguir. Pero eso nos hace olvidar ese lado oscuro que tiene el comercio online.

Hablamos, por ejemplo, de los materiales de embalaje de un producto así como la entrega en el tramo final, la llamada última milla.

Muchas empresas están aprovechando diferentes ideas para hacer ese último trago de la entrega con triciclos eléctricos o incluso con drones, aunque esto último está en pruebas. Además, todo esto lo puedes seguir en el tracking del pedido.

Dos gigantes de las entregas, como Amazon y Zalando, están concienciándose a marchas forzadas por la demanda de la población para evitar lo más posible las emisiones de CO2, emitidas por el pedido, ya que alrededor de un 25% de dichas emisiones se suceden por el transporte de mercancías, algo que se ignora.

A estos esfuerzos también se unen otras tiendas pequeñas en los que embalan sus productos con materiales de relleno orgánicos y reciclables, así como cinta adhesivo que no tenga plástico. Pequeños pasos que hacen mucho por el medioambiente en un momento que es más necesario que nunca para las generaciones venideras.

De hecho, se ha convertido también en un factor muy importante a adaptar por el comercio online para la recuperación económico post COVID-19.

Pero ante esto, surgen estrategias de marketing de empresas que realmente no cumplen con lo anunciado. A esto se le llama “greenwashing” ya que negocios ven esto como un tirón y un beneficio para su marca, es decir, aumento de clientes ya que la población está cada vez más concienciada.

Por ello, hay que recordar la regla de oro en el comercio: no engañar al consumidor.

Y luego, otro punto que se debe destacar y que hizo la empresa estatal Correos a finales de 2020 en plena campaña de Navidad es si eran sostenibles los envíos urgentes, algo demandada prácticamente por todos los usuarios.

“No todo es urgente, pero el planeta sí”. Con ese eslogan Correos pretendía concienciar a la población de la importancia de esperar unos días a que el camión se llene de paquetes y no solo ir con uno, lo cual perjudica mucho más al medioambiente.

De acuerdo a un informe de Deloitte, titulado precisamente la última Milla, la venta ‘online’ de bienes de consumo creció un 118 y de electrónica un 150%, cifras que sorprenden. Pero, lo peor está aquí: los consumidores son cada vez más exigentes con los urgentes y precios más bajos en los gastos de envío.

Actualmente, el transporte de mercancías acapara el 20% del tráfico en las ciudades. Es por esto que muchas empresas han decidido poco a poco ir prescindiendo de la carretera, al menos en esa última milla o, al menos, usar un coche eléctrico y hacer que la flota de sus vehículos sean de ese tipo.

Te puede interesar >>>

Cristina Pérez: "LOS NIETOS DE LOS QUE VINIERON EN LOS BARCOS SE ESTÁN YENDO EN AVIÓN"

Cristina Pérez: “LOS NIETOS DE LOS QUE VINIERON EN LOS BARCOS SE ESTÁN YENDO EN AVIÓN”

“LOS NIETOS DE LOS QUE VINIERON EN LOS BARCOS SE ESTÁN YENDO EN AVIÓN” Cristina …