Inicio > Destacadas > Todo aumenta! Desde el pan hasta el fútbol
Todo aumenta! Desde el pan hasta el fútbol

Todo aumenta! Desde el pan hasta el fútbol

Por la falta de harina, el pan aumentó un 20% promedio en lo que va del mes. Las populares, para los partidos de primera, pasan de 60 a 80 pesos. Se suman a alzas en alimentos y nafta, entre otros.

Tal como se preveía, pasadas las elecciones, volvió a abrirse el grifo de los aumentos de precios. El kilo de pan tuvo en lo que va del mes un ajuste superior al 20%, en promedio: ya que trepó hasta los $ 26 debido a los costos crecientes de la harina. En tanto, las entradas de fútbol subieron 33%, después de que la Asociación de Fútbol Argentina (AFA), autorizara una suba de 60 a 80 pesos en el valor de las entradas a los partidos.

Así, el Gobierno empezó a dar luz verde a nuevos ajustes de precios, no sólo en alimentos y productos de limpieza y tocador, sino también en distintos bienes y servicios que logran seguir erosionando los bolsillos de los consumidores. Por ejemplo, desde el martes, la tarifa del subte pasará a costar $ 3,50 y la llamada “tarifa social” se fijó en $ 2,50 y $ 1.00 para el Premetro, según confirmó el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Los taxis, por su parte, ya había tenido un aumento del 11% en la tarifa que empezó a regir partir del pasado 20 de octubre. Desde entonces, la bajada de bandera diurna pasó a costar siete veces más que el boleto mínimo de colectivo. Se fue de $ 10 a $ 11, mientras que la ficha subió de $ 1 a $ 1,10. Con lo cual, en lo que va del año, la tarifa de los taxis acumula un aumento del 21%.

Como parte del combo inflacionario, las naftas no quedaron atrás La semana pasada, YPF aumentó el precio de sus combustibles un 6% y achicó la brecha respecto de las estaciones de otras marcas. Si bien otras petroleras no pudieron plegarse a las subas porque ya estaban superando los precios tope estipulados por el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, en otras, también analizaban cómo ajustar los surtidores.

Los aumentos de precios en la canasta familiar resultan irrefutables para los consumidores quienes a diario constatan la relación inversamente proporcional entre la cantidad de productos que ponen en el changuito con el gasto que deben enfrentar en las cajas registradoras de los supermercados y almacenes.

En los últimos diez días, Moreno autorizó nuevas subas a las empresas productoras, que se van a aplicar gradualmente y van del 3 al 9%, según las categorías. Algunos van a empezar a regir a partir del 15 de noviembre, otros del 20, el 30 o en la primera semana de diciembre, buscando amortiguar el impacto inflacionario. De todas maneras, la idea del funcionario es que los comerciantes y productores mantengan congelados los precios en los 500 productos que venían sin variaciones en los últimos meses. En lo que va del año, en tanto, la carne subió un 9% Estos aumentos -que se acumulan a otros gastos de la economía familiar-, ya lograron deteriorar el nivel de consumo. De acuerdo con los datos de la consultora especializada CCR, septiembre cerró con una baja de 0,6% en las ventas.

Una caída que fue más profunda en los comercios de barrio que en los supermercados.

En el caso especifico del pan, el aumento se debe a un conflicto entres los panaderos y los molinos, quienes, según los primeros, aumentaron la bolsa de harina de 50 kilos de 300 a 400 pesos. Como consecuencia, en la provincia de Buenos Aires, el kilo registró una nueva suba el último fin de semana. Ahora, según una recorrida hecha por Clarín, el kilo oscila entre los 18 y los 26 pesos.

Además de la suba en los alimentos y productos de limpieza, cosmética y tocador, otras erogaciones habituales de los consumidores se plegaron a la ola de aumentos.

Es el caso de las cuotas de las prepagas, por ejemplo. La última suba -del 9,5%- se aplicó el mes pasado. Y ahora, las empresas retomaron las conversaciones con el Gobierno para ajustar nuevamente un 5% las cuotas antes de fin de año. También subió el componente de la obra social incluido en la cuota mensual que p agan los monotributistas, en un 46% a partir de noviembre. Así como también aumentó, en el mismo porcentaje el pago que el monotributista debe realizar por cada familiar a cargo.

A esto se suma, el aumento de la AFIP -del 14,41%- en el aporte jubilatorio de los trabajadores autónomos y de empleados con salarios mas altos. Los nuevos valores tienen vigencia a partir de setiembre para autónomos y noviembre para monotributistas.

Finalmente, y como si fuera poco, aún se espera una definición del Gobierno sobre las tarifas de servicios públicos: en la Casa Rosada reconocen que habrá ajustes, aunque prometieron que será sin “cambios bruscos”.

 

Te puede interesar >>>

Lo más insólito que hicieron los argentinos de Netflix en 2017

Lo más insólito que hicieron los argentinos de Netflix en 2017 Se sabe que uno …