Inicio > Autoayuda > Consejos para hacer que la vida sea un poco más fácil

Consejos para hacer que la vida sea un poco más fácil

Hace poco pidieron a los miembros de la Comunidad de BuzzFeed y a algunos expertos sobre salud mental que compartieran los mejores modos de cuidar de uno mismo cuando se está deprimido.

Si estás lidiando con una depresión y quieres añadir otras cosas a tus métodos de tratamiento de autoayuda o simplemente estás de bajón, acá tienes algunos consejos para que la vida sea más manejable.

1. Agarra un libro de colorear: “es algo completamente infantil, pero tengo colores de cera de princesas Disney y muchos libros de colorear. Es algo muy terapéutico. Me produce una sensación genial de logro, aunque solo sea colorear”. (Emily Murphy, a través de Facebook). Estos libros de colorear para adultos son perfectos para el niño que llevas dentro.

2. Haz una lista de “cosas hechas” en lugar de “cosas por hacer”: “parece una tontería, pero cuando no puedo salir adelante de un bajón, hago una lista de todas las cosas que he conseguido ese día, sin tener en cuenta si son importantes o no. ¿Me duché? Entra en la lista. ¿Hice la comida? A la lista también. Al final del día me doy cuenta de que hice muchas más cosas de las que llegué a pensar y eso siempre ayuda a hacer retroceder esa sensación de inutilidad”. (Catherine R Cherry, a través de Facebook)

3. Construye un kit de recursos para “hacer la vida un poco más fácil”: “tengo una “Caja Feliz” que contiene algunas películas divertidas, sopas de letras, una vela con muy buen olor y algunos productos de spa de belleza que me relajan. También contiene un diario, un libro de mis preferidos y algunos recuerdos de momentos felices”.

4. Guarda algunas palabras agradables para rememorarlas más adelante: “tengo un archivo de “buena chica” en mi correo electrónico del trabajo. Cada vez que obtengo algún mensaje positivo por parte de mi jefe o de mis colegas de trabajo, lo guardo en dicho archivo para que cuando me sienta mal, pueda ponerme a verlos y a leer las buenas opiniones que tienen los demás de mí”. (Ashley Coffman, a través de Facebook)

5. Ponte a llorar: “yo lloro. Mucho. Suena algo triste, pero en ocasiones he tenido la mente nublada durante días o semanas y, a pesar de ello, he seguido sonriendo y trabajando como si nada malo me pasara. Necesito un momento para desahogarme de todo. Así que veo una película con un final feliz muy sentimental y comienzo a llorar. No es malo llorar. Nunca me avergoncé de llorar”. (Gwen Miller, a través de Facebook)

6. Haz una lista de agradecimiento: escribe todas las cosas por las que estás agradecido/a. Desde las cosas más importantes (como tener un techo sobre el que cobijarte) hasta las menos importantes (como tener una cuenta de Netflix). “Recuérdate a ti mismo/a que lo que aprecias te ayuda a estar más satisfecho/a de manera considerable”, según confirma a BuzzFeed Life la psicóloga clínica, Andrea Bonior.

7. Sé voluntario/a en un refugio de animales, juega con tus amigas las mascotas, aliméntalas o adopta una de ellas: “sinceramente, los que más me ayudaron fueron los animales. Jugando con ellos y cuidándolos. Ellos te dan mucho amor y me hicieron muy feliz durante los malos momentos de mi vida”. (Shannon Montague, a través de Facebook)

8. Mantén un buen horario de sueño: cuando consigues dormir demasiado poco o mucho, quieres estar inactivo/a, tus pensamientos se vuelven confusos y poco claros, por tanto, la depresión será mucho peor, cuenta a BuzzFeed Life la psicóloga clínica Jennifer Taitz. Encomiéndate a realizar un horario de sueño regular, estableciendo la hora de irte a la cama y la hora de despertarte (y no aprietes el botón de repetir alarma). Lee esto para todo lo que necesites saber sobre el sueño, incluso si tienes problemas.

9. Prepárate para el día incluso si pensabas no salir: “si te has pasado días en la cama y no puedes salir de ese mal momento, el mejor modo es el de tomarte tu tiempo. Cepíllate los dientes, lávate la cara y tómate una ducha larga y bien caliente. Cepíllate el pelo, aplícate tus cosméticos (si los usas, claro) y ponte la ropa que te haga sentir más cómodo/a”. (Maegan Bassett, a través de Facebook)

10. Sé sociable, aunque solo sea dejarte ver: “no tienes ni que intervenir en una conversación si no quieres. Cítate con un grupo de amigos a los que quieres, que te quieren y quédate con ellos. Escucha las conversaciones. Los pensamientos, las risas, los temas y las travesuras pueden ayudarte a olvidar las cosas por unos instantes. En mi opinión, esos instantes son suficientes para ignorar una mala noche”.

11. No escuches música triste incluso si quieres. En vez de eso, crea una lista de reproducción alegre: los estudios demuestran que la música tiene el poder de provocar un estado de ánimo, así que antes de todo prepara varias listas de reproducción que te levanten dicho ánimo. “En cierto momento, puede parecer útil escuchar música triste cuando tienes depresión, pero en realidad no es más que otro modo de permanecer en ese estado de ánimo”, dice Taitz. Si necesitas un punto de partida, puede que te guste la música de los 90, que al instante de pondrán de buen humor o esta lista de reproducción que hará que desees bailar.

12. Haz tu cama todos los días: esta es la razón por la que hay que hacer la cama: se hace en dos minutos, hace que tu espacio parezca más ordenado, te da una ligera sensación de logro y, una vez hecha, probablemente serás menos susceptible a tirarte en ella y perder todo el día. Así que hazla. He aquí más razones por las que deberías hacerla.

13. Acurrúcate para ver Netflix, pero tampoco te pases: ver un episodio de “Parks and Rec” cuando te sientes deprimido te da mucha energía. Pero no toda una temporada. “La gente viene a verme totalmente deprimida tras pasarse horas en Netflix”, dice Taitz. “El tratamiento para la depresión es ser activo, sentirse logrado y tener determinación. Ver la televisión es algo pasivo”. En lugar de eso, ve tu programa de televisión favorito como recompensa por tu productividad, como una forma de desconectar al final del día o como una actividad social. Esta página te sincroniza Netflix de manera remota para poder ver algo con un amigo incluso en los días en que no puedes levantarte de la cama.

14. Decora tu espacio para que te guste estar en él: “muchas veces, cuando la gente está deprimida, sus casas tienen también un aspecto deprimente”, dice Taitz. Cuida tu entorno: límpialo, decóralo para que se noten tus gustos, haz que sea el lugar idóneo en el que quieres estas y no al revés. Estos consejos te ayudarán a ser más feliz en tu hogar.

15. Trata de comer sano: la comida casera está deliciosa y es fabulosa si la comemos con moderación, pero cuando la gente se deprime, a veces come más de lo que debería. Después de eso, te sientes como una mierda, física y mentalmente. “Es un ciclo”, dice Taitz. “Te vienes abajo, comes, engordas y luego no quieres salir a la calle”. Ingerir comida sana te hará sentir, al menos, más sano físicamente, incluso cuando estás emocionalmente destrozado/a. Si no sabes cómo empezar a comer sano, acá tienes 24 esquemas que te ayudarán.

16. Haz una lista de cosas que hacer cuando te agobies con todo: “cuando siendo adolescente estuve en un programa de tratamiento externo por la ansiedad y la depresión, uno de los maestros me dijo que agarrara algunos trozos de papel y que escribiera todas las cosas que me gustaban hacer; cosas que me hacían sentir mejor, que me hacían feliz, que me relajaban. Ella agarró después esos papeles, los puso en una pequeña caja y luego me dijo: “Ahora, cuando sientas que el mundo se te viene encima, toma uno de esos trozos y haz la actividad que ponga en el papel”. (Meg Loewen, a través de Facebook)

17. Mejora una afición en la que te quede aún mucho por hacer: eso significa que no será precisamente una actividad que te apasione, como ver la televisión, sino más bien que te dé la sensación de logro. Desde pintar hasta aprender a tocar la guitarra, pasando por correr kilómetros y terminar un libro; cualquier cosa que te haga sentir mejor con el paso del tiempo.

18. Escribe tus pensamientos negativos: al sacar los pensamientos negativos de tu cabeza y ponerlos en un papel, los separas de ti. Haz que sea así de simple: escribe un pensamiento y sigue adelante. Si solo escribes páginas y páginas, no sirve de nada, dice Taitz.

19. Viajar: “mi primer instinto cuando aparece la depresión es conducir. Enciendo la radio, escucho mi lista de reproducción favorita, me meto en la carretera y simplemente allá voy. Sin estar en ninguna parte, dejando mis problemas atrás donde me encontraron y distanciándome físicamente de lo que me estresa, así puedo tener más perspectiva”. (Christa Mae Stephens, a través de Facebook)

20. Pasa tiempo en la cocina: “por alguna razón, cocinar y hornear me ayudan bastante cuando estoy teniendo un día particularmente malo. Hay algo zen en el proceso que calma mi alma, sobre todo al cocer pan. Además, abarca todos los sentidos y ocupa mi mente. En cierto modo, es mágico ver cómo ingredientes tan básicos como la harina y la levadura se convierten en una bonita barra de pan”. (Nikki Ourand Lambert, a través de Facebook)

21. Pon cosas positivas en lugares donde puedas verlas: “uso rotuladores de pizarra para escribir frases que me inspiren por todos los espejos de mi habitación. Lo hago y las cambio cada semana o cada dos. Normalmente son cosas que me estimulan o que tienen que ver con algo que me cuesta hacer en ese momento. Cada vez que me maquillo o me cepillo el pelo, me tomo un momento para leer en alto las cosas que escribí y para asimilarlas”. (Rebecca Bowman, a través de Facebook)

22. Acorta responsabilidades innecesarias de tu vida: ponemos el “piloto automático” y nosotros mismos hacemos cosas sin pensar en si tienen importancia o no; luego cuando ya estamos agobiados es cuando intentamos encajarlo todo. ¿Cuántos correos electrónicos pueden dejarse sin contestar en el momento? ¿Qué cosas puedes delegar a tu compañero de trabajo o a tu pareja? Tú no tienes que hacerlo todo. Si no sabes cómo empezar a recortar en cosas, Taitz sugiere establecer algunos objetivos cada semana y recortar cosas que no son necesarias para dichos objetivos.

23. Sal al exterior: incluso si solo es una caminata ligera (que por cierto genera endorfinas), disfrutar de la naturaleza tiene muchos beneficios. “La luz solar estimula el estado de ánimo, ayuda a regular los patrones de sueño y vigilia, calma nuestros pensamientos y nos libra de las distracciones”, dice Bonior.

24. Planea tu semana para que no tomes decisiones basadas en tu estado de ánimo: para evitar que caigas en el círculo vicioso de “ya lo haré mañana” mientras pasas los días en la cama, Taitz sugiere que planees tu semana con antelación para facilitar tu vida día a día. También puedes escribir cómo te sentiste después de realizar cada actividad, así puedes recordarte en el futuro que salir al mundo te hace sentir mejor, incluso cuando al principio no te apetece. A Taitz le gusta este bloc organizador de 8 días de la semana.

25. Encuentra un ejercicio que te haga disfrutar: “las clases de Zumba me ayudaron muchísimo. Sé que no es para todo el mundo, pero encontrar algo que te haga disfrutar es un logro. Estoy ansiosa cada semana por mis clases. Durante una hora me dejo llevar por la música con una enorme sonrisa en mi cara y con grandes dosis de endorfinas. Trato de obligarme a ir incluso cuando solo quiero estar bajo mi edredón para evadirme del mundo. Nunca deja de levantarme el ánimo”. (katem4630b47ec)

26. Echa una ojeada a tus objetivos a largo plazo: desear cosas puede resultar difícil cuando tienes depresión, como dice Taitz. Así que es muy útil tener a mano una gran lista de todo lo que quieres hacer cuando las cosas se pongan difíciles. Dichas cosas podrían convencerte para querer viajar a varios lugares; cualquier cosa que te ayude a desear.

27. Mímate: cuando estás lidiando con una depresión, es fácil pensar que no mereces ser tratado con amabilidad. Precisamente ese es el motivo por el que mimarte tú mismo/a es una parte muy importante, según dice Taitz. Ve y hazte un tratamiento de spa. Velas luminosas, toma un baño de burbujas, hazte un masaje, sírvete un vaso de vino… Haz cuanto sea necesario para relajarte todo lo posible.

28. Sumérgete en un libro: “leer me hace sentir mejor porque puedo evadirme de todo, además de tener la sensación de haber logrado algo después de acabar un libro. Es un sentimiento grandioso porque algunas veces me atasco y siento que no puedo moverme o hacer algo, entonces me siento culpable. Así que si me tranquilizo y leo, me sentiré mejor”. (Amanda Thompson, a través de Facebook)

29. Sé voluntario en una causa que te importe: hay que darse cuenta de lo mucho que se puede contribuir al mundo, ya que es terapéutico y te cambia, según dice Taitz. Incluso esos modos tan simples de devolverle el favor a alguien son un buen comienzo.

30. Medita: “la meditación es algo grandioso para mí. Me ayuda a alejar mi dolor y tristeza, me orienta a cosas que me hacen sentir feliz. Mientras medito, cuento todas las cosas por las que estoy agradecida. Agradece las cosas más grandes, las cosas más pequeñas, agradece cualquier pequeña cosa que pienses”. (Erika Castro, a través de Facebook)

31. No dependas solo de ti para estar mejor: estas sugerencias son un buen modo de aliviarte un poco de la depresión. Pero nunca deberías tener miedo de pedir un tratamiento para ello, ya sea hablando con alguien, tomando medicación o mediante otro método.

Fuente: http://www.buzzfeed.com/annaborges/31-consejos-inteligentes-para-hacer-que-la-vida-se#.icKL1D8KW

Te puede interesar >>>

Las aberrantes palabras que un cura le decía a niños antes de abusarlos

Gerald Francis Ridsdale se declaró culpable. Por tercera vez. Eran numerosas y contundentes las pruebas en …