Inicio > Mundo Bizarro > El “ladrón del siglo” aseguró que en su joyería de Uruguay no vende las alhajas que robó
El "ladrón del siglo" aseguró que en su joyería de Uruguay no vende las alhajas que robó

El “ladrón del siglo” aseguró que en su joyería de Uruguay no vende las alhajas que robó

El uruguayo Luis Vitette Sellanes, el “cerebro” del saqueo en 2006 a las cajas de seguridad del Banco Río de Acasusso, aseguró hoy que en su flamante joyería en Uruguay no ofrece a la venta las alhajas robadas en aquel asalto y aclaró que, a pesar de su popularidad, no es “Robin Hood”. “¿Usted me cree tan tonto?”, respondió el ladrón confeso cuando los entrevistadores de la radio AM110 le consultaron al respecto y agregó que nunca vendería ni usaría, por ejemplo, “un anillo” cuya procedencia, dijo, no puede demostrar con papeles. En cuanto a la joyería “Verde Esmeralda” que el sábado pasado inauguró junto a su yerno en la ciudad uruguaya de San José, comentó: “Leo mucho la Biblia y el Rey Salomón decía ‘hay tiempo de reir y tiempo de llorar’. También hay tiempo de robar y trabajar. Este es tiempo de trabajar”. Sobre el origen del capital necesario para el emprendimiento, Vitette Sellanes sostuvo que “no” sabe si el dinero que invertió “es mal o bien habido” porque “no” le preguntó a su contadora” e desafió que le “manden a los sabuesos de la DGI”. El ladrón confió que “la gente quiere sacarse fotos” con él y que los boliches lo “invitan a tomar tragos gratis para publicitarlos” y conjeturó que ello se debe a que “como dice el prólogo de Robin Hood: en ausencia de líderes, el villano toma protagonismo”. De cualquier forma previno: “Yo no soy Robin Hood”. Vitette Sellanes se hizo famoso por el histórico robo ocurrido en enero de 2006 a la sucursal del Banco Río de la localidad de Acassuso (San Isidro), en la provincia de Buenos Aires. Aquel 13 de enero de 2006, una banda tomó 23 rehenes en el banco para cubrir el robo a 145 cajas de seguridad de la entidad y ganar tiempo para escapar con unos 19 millones de dólares que había tanto en la Tesorería como en los cofres privados de los clientes. Mientras los policías rodeaban el banco, los ladrones escaparon a través de un túnel de 15 metros de largo que les permitió llegar al desagüe pluvial, donde los estaba esperando un cómplice. Del botín se recuperó el 18 por ciento del dinero robado y unos 8 kilogramos de joyas, según se supo en el transcurso de la investigación, y en mayo de 2010 el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de San Isidro dictó condenas para la banda que fue juzgada: Rubén de la Torre recibió 15 años; Fernando Araujo, 14; Julián Zalloechevarría, 10 años, y Sebastián García Bolster, 9 años. Vitette, que fue atrapado después, esperaba en libertad un segundo juicio pero lo atraparon en la avenida Figueroa Alcorta y Tagle robando un edificio y tuvo que volver tras las rejas. Fue sometido a un segundo juicio abreviado en donde, en agosto de 2011, aceptó cumplir la pena a 21 años y medio, aunque por otros antecedentes le unificaron la pena a 25 años de cárcel. Pero en 2013 consiguió volver a Uruguay porque la Justicia argentina lo liberara y autorizara su expulsión del país, luego de que su abogado defensor, Diego Storto, recurrió a la Ley Nacional de Políticas Migratorias, que prevé que todos aquellos extranjeros que cometan delitos graves y sean condenados a más de tres años de prisión pueden ser expulsados del país al cumplir la mitad de sus penas.

Te puede interesar >>>

Mauricio Macri tras un comodo triunfo en legislativas se alista para “cambiar a Argentina para siempre”

Argentina visitó las urnas en medio del duelo por la muerte de Santiago Maldonado, que …