Inicio > Sociedad > El significado de los nombres marca la personalidad de quien lo porta

El significado de los nombres marca la personalidad de quien lo porta

Dime cómo te llamas y te diré cómo eres podría bien ser el título de este artículo, y es que hay mucha literatura escrita acerca del significado de los nombres y la personalidad de aquellos individuos que los llevan.

No podemos evitar ser tratados de cierta manera en dependencia de nuestro nombre. No es lo mismo llamarse Carlo Magno que Jaimito, y esto, con toda seguridad, se trasladará al trato que recibimos, valga como ejemplo, estos nombres del conquistador histórico en contraposición al popular protagonista de chistes tradicionales, para admitir el efecto que produce sobre las personas el nombre que portamos

A la hora de elegirlo para nuestros hijos, son muchos los factores que tenemos en cuenta; que suene bien, que nos traiga buenos recuerdos o nos traiga a la memoria a algún buen amigo, que coincida con la onomástica del día, que rinda homenaje a un familiar cercano… Es una decisión que normalmente no nos tomamos a la ligera, sino que le damos mil vueltas y es que, como hemos comprobado por el ejemplo anterior, existe la firme creencia de que influirá en su forma de ser.

No es difícil imaginar que la personalidad de una niña que se llame Lucía se forjará de manera distinta a una que se llame Shakira, por ejemplo, del mismo modo que no será igual para un niño que se llame Daniel que para otro que se llame Dylan.

Nuestro nombre es nuestra carta de presentación, lo primero que los demás reciben de nosotros, esa palabra con la que nos identifican, y en dependencia de lo común o lo exótica que sea, además de otros muchos factores, causará en los demás una impresión u otra que será recibida por nosotros a lo largo de toda nuestra vida.

Muchos estudios se han llevado a cabo sobre los nombres y la personalidad

Según distintos estudios, los nombres sencillos son más positivos a la hora de forjar la personalidad. Por ejemplo, en 1948, dos investigadores de la Universidad de Harvard (EE UU) encontraron que los varones con nombres excéntricos o poco frecuentes eran más propensos a mostrar rasgos neuróticos que los que tenían nombres comunes, y a la misma conclusión se llegó con otro estudio obre mujeres.

En 1977, la psicóloga Susan D. Nelson halló que existen estereotipos también en relación a los nombres, y unos sugieren éxito académico y otros en cambio, delincuencia, y es que al ser portador de ese nombre y existir un estereotipo, tal vez nos condiciona a cumplir con lo que se espera de nosotros, más de lo que pudiéramos creer en un principio.

Así que, con más motivos, debemos atender al origen y significado de los nombres, pues no solo que sea sencillo y fácil de pronunciar es importante, tal como nos demuestran los estudios para no producir rechazo, sino que además es muy importante la imagen que se hagan los demás de nosotros en relación al significado de los nombres. Afortunadamente, se ha escrito mucho sobre el significado de nombres y toda esa información la podemos encontrar en internet, por ejemplo, haciendo clic en el enlace que acabamos de señalar.

También podemos hacer búsquedas más concretas si nos interesa un nombre en especial, como Martina, y descubrir el curioso significado del nombre Martina tras este enlace.

Los nombres resonantes aportan energía y los anticuados rechazo

Si afirmamos que un nombre complicado puede derivar en una personalidad complicada, igualmente podríamos deducir que un nombre resonante, como Ramón, podría derivar en un carácter fuerte. Así opinan los psicólogos García Soriano y José Elías Fernández, que afirman que la sonoridad del nombre y su rotundidad conllevan una vibración que nos acompaña toda la vida y se relaciona directamente con nosotros mismos.

Los nombres anticuados, por su parte, pueden marcar la adolescencia y acentuar la timidez de la persona. En la adolescencia, por ejemplo, cuando los chicos y chicas quieren estar a la última en todo, un nombre de estas características les deja fuera de contexto, aunque solo sea en un primer momento.

Estos nombres anclados al pasado muchas veces responden al deseo de mantener el recuerdo de un familiar que también se llamaba así, con lo que involuntariamente le estamos creando unas expectativas y unas exigencias irrealizables al querer que nos recuerde a otra persona que ya no está y que es irremplazable.

De lo que no cabe ninguna duda es que el nombre es el primer regalo que le hacemos a nuestro hijo y por todos los estudios que se han realizado y las opiniones vertidas por muchos psicólogos, no nos faltan razones para esmerarnos y elegirlo bien, con detenimiento y cuidado.

El nombre de Camila puede resultar adecuado en según qué país de habla hispana, y es que mientras que en algunos países Camila está en desuso en otros es bastante común. Muchos padres no solo miran los nombres y su origen, así como su significado, sino que también la popularidad que tiene tanto en su país, como en países vecinos y las posibilidades de que sea fácil de pronunciar en distintos idiomas, pues en un mundo tan globalizado lejos quedó la idea de que el país donde naciste será por siempre tu país de residencia.

Ante la duda, opta por la sencillez

Los nombres sencillos siempre son un acierto ya que generan familiaridad y confianza, y eso siempre es una buena carta de presentación. Si vas a contratar a alguien y se llama Antonio, te resulta conocido y familiar, mucho más que Kevin, por ejemplo, por lo que Antonio te da más confianza que Kevin, a priori, y será más fácil para él conseguir un puesto de trabajo.

Todos tenemos unos parámetros mentales que nos hacen funcionar mejor con lo que nos resulta conocido, mientras que, ante algo diferente, nos ponemos en guardia. Por eso para los hispano hablantes el origen de Antonio (descubre el significado del nombre Antonio) siempre estará más claro que el origen de Kevin, o al menos le resultará más familiar, con las connotaciones positivas que eso conlleva.

Por eso no dudamos en afirmar que, si estamos dudando entre dos nombres, optemos por el más sencillo, aquel que sea más fácil de pronunciar, y es que instintivamente una persona que no sea capaz de llamarte correctamente, o a la que le cueste trabajo la dicción de tu nombre o simplemente recordarlo, acabará por no llamarte, dándote de lado. 

El nombre es algo que nos acompañará durante toda la vida, una etiqueta que llevamos colgada para siempre, así que vamos a regalarle la mejor de ellas a nuestros hijos para hacerlos un poco más felices cada día de sus vidas, que ya bastante complicado es el curso de los acontecimientos que no podemos controlar.

Que opinas? Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

12 confesiones controvertidas de Jorge Rial: “A Intratables, hay que dinamitarlo”

El conductor de Intrusos habló de todo y dejó algunas controvertidas declaraciones. Jorge Rial es …