Inicio > Policiales > Inhuman los restos de Priscila Leguiza
Inhuman los restos de Priscila Leguiza

Inhuman los restos de Priscila Leguiza

Los restos de Priscila Leguiza, la nena de 7 años asesinada a golpes en Berazategui, fueron inhumados en el cementerio municipal de Avellaneda, en la zona sur del conurbano bonaerense. Los restos llegaron a la necrópolis en un cortejo fúnebre desde la casa velatoria Santa María, encabezado por el papá de Priscila, Gabriel Leguiza. Participaron también del sepelio la madrastra, Juana Picaso, familiares paternos y algunos vecinos. Julio Torrada, abogado de la familia paterna de Priscila, indicó que pidió una Cámara Gesell para que uno de los hermanos de la nena, de 12 años, ratifique ante la Justicia que fue amenazado con un arma de fuego por su padrastro para que no revele detalles del crimen. La Cámara Gesell consiste en dos habitaciones separadas por un vidrio de visión unilateral y con sistema de audio, diseñada para observar la conducta de niños sin que se vean perturbados, ni intimidados. Por otro lado, Torrada confirmó que se realizará una presentación ante la Justicia para pedir que se investigue al líder espiritual del grupo religioso “Ejército de Dios”, de apellido Lescano, por presunto encubrimiento. Según el letrado, “este señor que se hace llamar pastor reconoció que sabía que la nena había muerta y llegó a ver el cuerpo cubierto por una frazada, pero no hizo la denuncia policial”. No obstante, el abogado descartó que existan elementos para pensar en que el grupo al que pertenece Lescano haya tenido algún tipo de papel en el desencadenante del crimen, pese a que lideraba un grupo de autoayuda al que asistía la mamá de Priscila, Silvia Lafuente, sospechosa de ser la autora material del crimen. “No tenemos ninguna evidencia de la participación de una secta, ni que haya ningún reto satánico. Esto es una buena chicana para la defensa y un buen título periodístico”, sostuvo al respecto en declaraciones al canal América. Según los elementos recolectados hasta el momento, Priscila, de 7 años, fue asesinada a golpes por su madre, quien junto a su pareja luego quemó el cuerpo sobre una parrilla, pero como no pudo ser consumido por el fuego, lo trasladaron en un cochecito hasta el arroyo “Las Conchillas”, a pocos metros de la casa en que vivían. Para llevar el cuerpo de la menor, que estaba envuelto en una bolsa, la pareja fue acompañada por dos de los hijos de la mujer, de 15 y 12 años.

Te puede interesar >>>

OCA podría perder su licencia para operar en el mercado postal

OCA podría perder su licencia para operar en el mercado postal La empresa OCA podría …