Inicio > Economía > La Fed pone freno al optimismo al no subir los tipos de interés en Estados Unidos

La Fed pone freno al optimismo al no subir los tipos de interés en Estados Unidos

Desde que se conoció que Donald Trump se convertiría en el presidente número 45 de los Estados Unidos, las bolsas occidentales de uno y otro lado del Atlántico han vivido fuertes momentos alcistas y de euforia. Estos se debieron, principalmente, a las muy buenas actuaciones de la Bolsa de Nueva York, que provocaban un efecto contagio sobre los parqués europeos. Así, a los records históricos que marcaban los índices de Wall Street y las subidas del dólar en el mercado Forex, también le siguieron notables subidas de las plazas bursátiles de Madrid, Frankfurt o París.

Ahora, una vez que ya está mínimamente estabilizada la situación política norteamericana, el sector financiero europeo vuelve a mirar hacia el otro lado del charco para buscar nuevos repuntes en sus cotizaciones. Europa no se encuentra en una situación ni mucho menos estable políticamente hablando (este año se avecinan tres procesos electorales en los que la extrema derecha apunta alto: Alemania y, sobre todo, Francia y Holanda) y espera que desde Estados Unidos se manden señales de que todo va bien. Pero dichas señales, que se esperaba que llegasen esta semana en forma de mensaje de la Fed (Reserva Federal de los Estados Unidos), no han acabado de producirse. Y, por lo tanto, el optimismo, por ahora, se ha quedado en la recámara.

Tal y como mostraron las actas de la última reunión del organismo monetario norteamericano, sus miembros siguen manteniendo cierta cautela respecto al momento económico del país y al efecto que las medidas económicas del nuevo presidente puedan tener sobre ella. Así, los tipos de interés en Estados Unidos se mantendrán fijos entre el 0,5% y el 0,75% y, por ahora, solo han afirmado que la próxima subida se producirá “muy pronto”. Por lo tanto, cualquier posible subida queda aplazada hasta su próxima reunión, que se producirá a mediados del mes de marzo.

Para los inversores europeos, una subida de los tipos de interés en los Estados Unidos significaría la confirmación del buen momento de la economía norteamericana y, por extensión, de cierto optimismo a nivel global. Sin embargo, al no producirse dicha subida, las expectativas se mantendrán en stand by, por lo menos, hasta la próxima reunión del organismo presidido por Janet Yellen.

Los efectos de las no-subidas

En los mercados de Forex o divisas, el principal efecto de la publicación de las actas de la Fed ha sido el congelamiento de la presión del dólar sobre sus mayores pares. De haber sido subidos los tipos de interés, el dólar aumentaría su valoración frente al euro, la libra y el resto de pares, ya que se apreciaría. Sin embargo, la divisa norteamericana acabó por ceder frente al yen, y su cruce de Forex, el USD/JPY, cayó un 0,74% tras el anuncio de la Reserva Federal Norteamericana.

Salvo ciertas subidas puntuales, la bolsa española se mantuvo la semana pasada bloqueada frente a la barrera de los 9.500 puntos. Fuera del ya mencionado efecto contagio, las posibles subidas de la Fed le podrían afectar de manera muy diferente, tal y como explica este artículo de Expansión. A las empresas con negocios estables en Estados Unidos les supone una gran noticia, ya que facturan sus negocios en la divisa norteamericana y, luego, al convertirla a euros, salen ganando por el cambio.

Por su parte, compañías que cuentan con una mayor exposición a los mercados emergentes, como Santander o Telefónica, se pueden ver perjudicadas por la subida de tipos. Si se debilita su divisa en los mercados Forex, las compañías españolas cobrarán menos al cambio, sus resultados se verán perjudicados y, finalmente, sus actuaciones en la bolsa empeorarán.

Telefónica se apunta a las subidas

En el capítulo de subidas puntuales, en parte debido a que dicha subida de tipos no se ha acabado por producir, una de las buenas noticias del Ibex 35 esta semana ha sido la actuación de Telefónica, provocada también por factores como la venta del 40% de su filial Telxius al fondo de capital riesgo norteamericano KKR o por los buenos resultados mostrados en su último informe de cuentas. Ciertos analistas de mercado le seguían otorgando capacidad alcista durante la última jornada de los mercados la semana pasada, quizás también fruto de su posible desinversión en su filial británica O2, aunque aún no se sabe muy bien cuando se podrá producir.

Otros de los que se apuntaron a las subidas a finales de semana fueron Indra y Gamesa, que ayudaron en gran parte a que la bolsas española se mantuviese congelada y no registrase caídas, tal y como hicieron otras plazas europeas.

 

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Video : Impresionante situacion de toma de rehenes

SITUACION TOMA DE REHENES   Relacionado Deja tu comentario