Inicio > Autoayuda > La receta de la felicidad absoluta
La receta de la felicidad absoluta

La receta de la felicidad absoluta

Psicólogos desarrollaron teorías sobre este estado de ánimo y lo comprobaron científicamente. ¿Cómo se logra la felicidad absoluta?

Receta de la felicidad absoluta

1. Ejercicio:

Al menos 7 minutos cada día: Practicar deporte durante al menos 7 minutos al día puede ser una estrategia eficaz para superar la depresión. Diversos estudios demuestran que de tres grupos de pacientes que se trataron la depresión con medicamentos, ejercicio o la combinación de ambos métodos, los mejores resultados los obtuvo el segundo grupo, donde solo un 9% de pacientes sufrieron recaídas. Los ejercicios ayudan a relajarse, a aumentar la capacidad cerebral y, por supuesto, a mejorar el estado físico.

2.  Dormir más ayuda a ser menos sensible a las emociones negativas:

Según distintas investigaciones, los recuerdos positivos o neutrales son procesados por la zona cerebral del hipocampo. La falta de sueño, que afecta al hipocampo, hace que las personas que sufren insomnio no suelen recordar bien sus experiencias y emociones gratas. Además, dormir con normalidad ayuda a bloquear las emociones negativas y a activar a las positivas.

3. Pasar más tiempo con amigos y familia:

Mantener buenas relaciones con familiares y amigos no solo puede resultar beneficioso, sino que es un método científicamente demostrado para ser feliz. Estudios psicológicos reflejan que el sentimiento de apoyo que ofrecen las personas queridas ayuda no solamente a superar los momentos difíciles, sino a prolongar la vida.

4. Pasear más:

Para escapar a la depresión y tener buen estado de ánimo, algunos científicos consideran que basta con pasear unos 20 minutos al aire libre, mejor cerca del mar. Un estudio realizado en 2011 revela que la temperatura óptima para sentirse feliz es de unos 13,9 ° C.

5. Ayudar más a los otros:

A veces para sentirse feliz basta con ayudar al prójimo unas 100 horas al año. Varios estudios demuestran que las personas que gastaron su dinero comprando cosas para los demás curiosamente se sentían más satisfechos y contentos tras la compra.

6. Sonreír alivia el dolor y estimula las funciones cerebrales:

Los psicólogos demuestran que sonreír no solamente mejora el ánimo de los demás, sino que ayuda a sentirse bien a la misma persona que lo hace. Además, sonreír mejora nuestra atención y las funciones cognitivas. Según otra teoría, una sonrisa, incluso aunque no sea sincera, ayuda aliviar el dolor causado por las situaciones estresantes.

7. Planear un viaje:

El simple hecho de planear un viaje para las vacaciones puede influir de forma positiva en nuestra felicidad. Un estudio demuestra que el mejor estado de ánimo se alcanza en la fase de planificación, ya que la gente disfruta de la sensación de anticipación.

8. La meditación reactiva el cerebro:

Según diversos estudios, inmediatamente después de practicar meditación aumentan los sentimientos de empatia, satisfacción y calma, que pueden ser considerados como componentes importantes para llevar una vida feliz.

9. Vivir cerca del trabajo:

Curiosamente, nuestro camino al trabajo tiene efectos inmediatos sobre nuestras dosis de felicidad. El hecho de que estemos obligados a desplazarnos dos veces al día, al menos cinco días a la semana, tiene un efecto acumulador que va eclipsando lo que entendemos por llevar una vida feliz. Algunos psicólogos opinan que la dificultad que conlleva ir trabajo se puede compensar con la reducción del trayecto.

10. Practicar la gratitud:

Ser agradecido incluso por cosas sencillas y cotidianas es otro paso para lograr la felicidad. Varios estudios psicológicos demuestran que fijarse sistemáticamente en los sucesos positivos de cada día, escribiéndolos, por ejemplo, en un diario, tiene un impacto beneficioso para el estado emocional.

Fuente: http://24con.infonews.com/conurbano/nota/102749-la-felicidad-absoluta-existe-esta-esla-receta/

Te puede interesar >>>

Las aberrantes palabras que un cura le decía a niños antes de abusarlos

Gerald Francis Ridsdale se declaró culpable. Por tercera vez. Eran numerosas y contundentes las pruebas en …