Inicio > Mundo Bizarro > “Los extraterrestres no son como los imagina Hollywood”
"Los extraterrestres no son como los imagina Hollywood"

“Los extraterrestres no son como los imagina Hollywood”

No tienen cabezas de formas curiosas ni ojos saltones ni son de un tono verdoso. Dimitar Sasselov está convencido de eso. De lo que no está seguro es de que cuando los veamos los reconoceremos. El astrofísico Sasselov piensa que si existe vida en otra parte -y él cree que sí-, probablemente sus componentes básicos serán distintos de los nuestros, así que quizás no nos demos cuenta de que son seres vivos. Un proyecto que está dirigiendo en la Universidad de Harvard, llamado los Orígenes de la Vida, está tratando de imaginar cómo sería la vida si estuviera basada en químicos y condiciones diferentes y tuviera una historia distinta a la de la Tierra. No hay razón para que la vida sólo se pueda formar bajo un conjunto único de circunstancias… o al menos eso es lo que él espera que el proyecto eventualmente pueda probar. Es posible que aunque encontremos extraterrestres, no los reconozcamos como tales. La humanidad se ha venido haciendo preguntas como “¿cómo llegamos aquí?” y “¿estamos solos?” desde siempre y, según Sasselov, probablemente no tendremos una respuesta definitiva hasta el próximo siglo. Pero nuevos instrumentos y nuevos datos en una amplia gama de especialidades están permitiendo que los científicos se acerquen a esas respuestas más que nunca. Y esfuerzos interdisciplinarios de gran envergadura, como el proyecto de Harvard y otros similares de la Universidad del Estado de Arizona, la Universidad de Washington y University College London, están cambiando radicalmente la manera en la que hacemos la búsqueda y, por ende, lo que tenemos posibilidades de encontrar. Así como Copernico revolucionó la forma en la que la gente se concebía a sí misma y a su mundo hace 450 años, y Charles Darwin lo volvió a hacer hace 150 años, Sasselov profetiza que estamos acercándonos a otro momento transformativo. “Una mañana nos despertaremos con una visión del mundo y de quienes somos fundamentalmente diferente”, asegura. Éste es un momento fértil para seguir buscando vida en otros planetas. El telescopio espacial Kepler, lanzado por la agencia espacial estadounidense NASA en marzo de 2009, ha oteado cientos de planetas con características parecidas a las de la Tierra. La humanidad se ha preguntado si está sola en el Universo desde el principio. Eso ha energizado el campo de los científicos planetarios; si planetas parecidos a la Tierra son comunes, entonces es más realista pensar que la vida también podría serlo, dice Sasselov, cuyo libro sobre el tema “La vida de las súper Tierras” será publicado en enero. Los láser rojos y verdes que Sasselov y su equipo pulsan en el sótano del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian les permite calcular los cambios de intensidad de onda que indican cuál es la composición química de un planeta. Sasselov los compara usando un sistema de posicionamiento satelital (GPS), pero en vez de identificar la posición del planeta en el espacio, los láser revelan su posición en la frecuencia. Pero se necesitará más que un telescopio elegante y unas luces brillantes para responder a las preguntas sobre el orígen de la vida. En Harvard, el equipo Orígenes también incluye a un geneticista, un químico, un geoquímico, un químico de medioambiente y un palenteólogo… y eso es apenas el comité directivo. El hecho de que científicos de todas esas disciplinas diferentes estén compartiendo su progreso es de por sí una gran noticia para la ciencia, conocida por su tendencia al aislamiento. “La mayoría de las universidades están configuradas de acuerdo a las líneas establecidas por los victorianos: química, matemáticas, físicas, etc.”, explica el biólogo molecular John Sutherland del Medical Research Council de Cambridge. La única manera de abordar esas preguntas gigantes sin embargo -apunta Sutherland- es que científicos de disciplinas diferentes trabajen juntos, aprendan de cada uno y sugieran soluciones que nunca surgirían si estuvieran inmersos en sus especialidades. En Harvard, los miembros del equipo almuerzan o cenan

Te puede interesar >>>

Embarazo, salud e Internet

Internet se ha convertido en una fuente de conocimiento para muchas cosas. Entre ellas, el …

Deja un comentario