Inicio > Economía > Los precios de las TV y celulares bajaron hasta 25%

Los precios de las TV y celulares bajaron hasta 25%

Los hinchas de la selección que no encuentran motivos para la alegría en el funcionamiento del equipo de fútbol nacional quizá puedan hallarlos en las casas de artículos de electrónica. 

Sucede que, contra la tendencia habitual que muestran las vidrieras por estas semanas, presas de una remarcación constante de precios debido a la inflación, los valores de los celulares y los televisores -dos dispositivos claves que se utilizarán a partir del 16 de junio para ver al equipo de Lionel Messi en el Mundial de Rusia- se desplomaron en los últimos cinco meses hasta un 25%.

Más todavía: debido a la devaluación de la moneda local frente al dólar, la caída de los valores en términos reales es aún mayor.

Las cifras surgen de un relevamiento hecho por la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte), que representa a las empresas que fabrican esos artefactos en Tierra del Fuego.

Según sus números, la caída más importante se dio en uno de los televisores Phillips SmarTV de 43 pulgadas, que costaba $ 13.349 el 6 de octubre pasado para compras online y en marzo de este año se conseguía a $ 9999.

La pantalla chica aporta más ejemplos de esta rareza del consumo. Al menos tres modelos LED de 32 pulgadas (de las marcas Noblex, Philips y Samsung) bajaron entre 11,22% y casi 13% en el mismo período analizado (de octubre de 2016 a marzo pasado). Y de una lista de nueve productos, el que más creció superó apenas el 2%, de manera que su precio perdió claramente contra la inflación.

Algo similar ocurrió con los teléfonos celulares. Uno de marca LG modelo Q6 costaba en octubre pasado $9413, pero en marzo se conseguía por $7719. Y solo en el período enero-marzo bajó un 17,5 por ciento.

Pese a que esa clase de tecnología está sujeta a una renovación constante en sus modelos, algo que afecta sus precios, algunos de los productos más onerosos también fueron remarcados a la baja por las terminales y los comercios.

Por caso, un Samsung S8 cuesta hoy $20.235, por debajo de los $20.534 de febrero pasado.

El Gobierno celebra

La Casa Rosada está al tanto de las cifras y los funcionarios del Gobierno las celebran cada vez que pueden, en especial el ministro de Producción, Francisco Cabrera. En esa cartera agregan las heladeras entre los productos cuyos precios se orientaron a la baja en el último tiempo.

En el sector coinciden en que la baja de precios no se debe al recambio tecnológico. La infrecuente caída se da por diversos motivos. La más importante, quizás, está relacionada con el temor a la extinción que sufrieron a principios del año pasado los fabricantes de tecnología de Tierra del Fuego, entre los que se encuentra la firma Mirgor, del empresario Nicolás Caputo (cercano al presidente Mauricio Macri).

Poco tiempo después del cambio de mando, la administración de Mauricio Macri les hizo llegar de manera inequívoca su descontento por los valores de sus productos a nivel local, en comparación con las cifras que se manejaban en los países vecinos.

A principios de 2017, el descontento de la Casa Rosada con el sector le dio cuerpo a una medida concreta: se eliminaron los aranceles para la importación de computadoras, lo que implicó prácticamente la desaparición de las fábricas locales destinadas a la producción de esos artefactos y a la importación masiva de productos.

Nadie en el Gobierno escuchó seriamente los cuestionamientos que les hacían la industria fueguina y los gremios por la supuesta pérdida de empleos. Mario Quintana, uno de los vicejefes de Gabinete, quien por aquel momento le dedicaba la mitad del día a pensar el futuro industrial del país, les respondía de manera frontal.

Palabras más, palabras menos, les reprochaba que quienes hacían ese cálculo tenían en cuenta los empleos que se perderían en la etapa de producción, pero no consideraban que se crearían nuevos puestos de trabajo por el aumento de las ventas en otros eslabones de la cadena, como la logística o el retail.

Argumentos del sector

“La mayor parte de la caída de los precios se debe al proceso para ganar competitividad que viene llevando adelante el sector. Ambas líneas [celulares y televisores] bajaron de precio en un escenario inflacionario y de devaluación”, recordó el presidente de Afarte, Federico Hellemeyer, al explicar el proceso que se está dando en la industria.

Las fábricas parecen haber captado a tiempo el mensaje oficial. Avanzaron en un proceso de mejora de costos, como querían los funcionarios, mediante la revisión de sus procesos y la reducción de plantillas de trabajadores, quienes también hicieron concesiones adicionales.

En noviembre pasado, impulsados por la amenaza del Gobierno de eliminar beneficios para la isla (como la eliminación de impuestos internos a los productos fabricados en el continente y a los importados), los empresarios y la Unión Obrera Metalúrgica (UOM, el gremio que agrupa a los trabajadores del sector) sellaron un pacto por el que los empleados aceptaron congelar sus salarios por 24 meses.

En otros términos, resignarán poder adquisitivo, debido al avance de la inflación, a cambio de mantener el nivel de ocupación en las fábricas.

Otras medidas

Otras medidas tuvieron más que ver con decisiones del Gobierno que de la propia industria. En una charla privada, Caputo explicaba meses atrás que la culpa de los altos precios no la tenían las fábricas, sino el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, que fijaba las tasas de interés muy altas y repercutían en el costo del financiamiento de los productos tecnológicos, algo que golpeaba el número final a pagar por los consumidores debido a que la mayor parte de las ventas se hacía con crédito.

El Ministerio de Producción respondió a esa molestia, que excedía a Caputo, se corroboraba en casi toda la industria fueguina y estaba en sintonía con el pensamiento del secretario de Comercio, Miguel Braun, con el programa Precios Transparentes, que obligó a los comercios a mostrar con claridad el costo del financiamiento.

La medida generó una fuerte polémica a principios del año pasado, pero comenzó a dar sus frutos en la última parte de 2017 y bajó los precios en general. Y Sturzenegger amplió el favor a principios de este año con la baja de tasas.

Finalmente, en noviembre último un decreto del presidente Mauricio Macri les adelantó a los fabricantes de Tierra del Fuego una baja gradual del impuesto interno para los productos electrónicos que se venden en el continente (nacionales e importados) y la eliminación del gravamen para los fabricados en la isla, en un adelanto de lo que se había dispuesto en la ley de reforma impositiva. 

El consumidor, agradecido.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/2123864-a-contramano-los-precios-de-tv-y-celulares-caen-hasta-un-25

Que opinas? Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Alerta por varios casos de sarampión. Lo que tienes que saber

¿Qué es el sarampión? Es una enfermedad viral muy contagiosa y potencialmente grave, que se …

Deja un comentario