Inicio > Destacadas > “Me llama más a la atención que la gente no se case a que se divorcie”, dijo Perl

“Me llama más a la atención que la gente no se case a que se divorcie”, dijo Perl

“Nosotros sabíamos que uno de los fenómenos que iban a ocurrir en lo inmediato a la aprobación de la ley era que iba a ver una avalancha de divorcios y que después se iba a aplacar pero la verdad que pensé por entonces que a la larga la gente no se iba a casar y lamentablemente no me equivoqué” explicó el ex legislador a Télam Precisó que el fenómeno de los últimos tiempos “no son los divorcios, sino que las parejas jóvenes van a convivir y directamente no se casan, a punto tal que se presentan como mi pareja o mi compañera, pero no como la esposa o el esposo y ése es un tema sobre el que hay que educar y trabajar”. Recordó que “en su momento se nos dijo que quienes impulsábamos la ley no teníamos valoración del matrimonio y es todo lo contrario, se trabajó sobre la ley para solucionar una situación que se estaba dando de hecho porque la gente se divorciaba igual y lo que se hizo fue ponerle un poco de sentido común a la situación”. Uno de los sectores que más se opuso a la ley que impulsó Néstor Perl (PJ) fue la iglesia católica aunque “siempre tuvimos un diálogo muy franco y respetuoso, incluso con quien a mí me tocó intercambiar opiniones que fue con el obispo (diocesano de Comodoro Rivadavia) Argimiro Daniel Moure”. También opinó que “ahora como se ve la iglesia católica tiene una postura más comprensiva con el fenómeno, y en eso mucho tiene que ver también nuestro Papa Francisco con su prédica”. Recordó que “antes de la sanción de la ley los divorciados que se querían casar nuevamente iban a países como México que lo permitía y sacaban ahí una libreta de matrimonio que acá no tenía ningún valor pero que al menos disimulaba socialmente su situación”. La ley del divorcio vincular fue aprobada en la cámara de diputados por 176 votos a favor y 36 en contra, y promulgada el 8 de junio de 1987 por el entonces presidente Raúl Alfonsín y registrada con el número 23.515. “Estoy convencido que una disolución matrimonial es una situación dolorosa y compleja, que nadie quiere, así lo entendía y lo entiendo hoy, pero en su momento la ley sirvió para no obligar a personas que hacía 20 o 30 años que estaban separados de hecho a seguir teniendo una relación a la fuerza” explicó.

Que opinas? Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Los mitos detrás de la muerte de Walt Disney, 52 años después

Hace exactamente 52 años murió el hombre que más premios Oscar ganó en su vida: Walt …

Deja un comentario