fbpx
¿Qué tienen en común los casos de Caputo y Díaz Gilligan?
¿Qué tienen en común los casos de Caputo y Díaz Gilligan?

¿Qué tienen en común los casos de Caputo y Díaz Gilligan?

¿Qué tienen en común los casos de Caputo y Díaz Gilligan?

Los casos puntuales de Luis Caputo, ministro de Finanzas del Gobierno de Mauricio Macri, y Valentín Díaz Gilligan, el ahora renunciado subsecterario de la presidencia, tienen más similitudes que diferencias. Esto puso en tela de juicio la participación de ministros del Gobierno Argentino en diferentes sociedades offshore, pero sin embargo el punto no era puntualmente su participación en las mismas, sino concretamente el hecho de haberlo declarado o no. En el caso de Caputo, la acusación que recae sobre él, habla de la administración de varias empresa en paraísos fiscales, mientras que en el de Díaz Gilligan, se habla de sus acciones en Line Action, una firma británica a su vez controlada por la panameña Nashville North Inc, con la que tenía 1,2 millones de dólares depositados en la Banca Privada d’Andorra. Una vez presentada su renuncia, Díaz Gilligan aseguró: No creo que tenga que tomar la misma decisión porque son casos diferentes. Eso fue dciho por el renunciante porque el uso de empresas registradas en paraísos fiscales no es ilegal siempre y cuando el beneficiario lo declare ante las autoridades competentes del país en el que reside. Ese es el tema, dado lo cual vale decir que en la Argentina la omisión de esos datos es un delito que puede ser sancionado con hasta dos años de prisión. Lo concreto es que -y esta es una similitud entre sus casos- ninguno lo informó en sus declaraciones juradas ante la Oficina Anticorrupción (OA), a cargo de Laura Alonso, que les exigió sus correspondientes descargos. En los tribunales de Comodoro Py, a Díaz Gilligan lo investiga el juez federal Claudio Bonadio mientras que al caso de Caputo lo llevan adelante Julián Ercolini y Marcelo Martínez de Giorgi. Díaz Gilligan aseguró que no tuvo ingresos por esa actividad y que pagó los impuestos correspondientes en Inglaterra, pero reconoció que no lo informó ante la OA de la Argentina; en tanto que Perfil publicó la semana pasada que Caputo tuvo entre agosto de 2009 y julio de 2015 más del 75% de las acciones de Princess International Group, una empresa radicada en las Islas Caimán, que nunca declaró ante la Oficina Anticorrupción. Una sensible diferencia entre los dos casos es que Díaz Gilligan reconoció no haber declarado su participación en la offshore pero Caputo negó varias veces formar parte de esas empresas radicadas en paraísos fiscales destapadas por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Caputo renunció en julio de 2015 a esa sociedad offshore y asumió en diciembre de ese año en la cartera de Finanzas. El ministro colocó el 19 de junio del año pasado 2.748 millones de dólares en un bono a cien años. Noctua Asset Management, un fondo controlado por Noctua, dirigido por Martín Guyot en soledad tras la salida de Caputo, compró 5 millones de dólares de esos bonos. Otra diferencia entre los casos, algo no menor, es que Mauricio Macri esperaba ese gesto de Díaz Gilligan de dar un paso al costado, pero no de Caputo.

Te puede interesar >>>

La revolución hacia las máquinas

La revolución hacia las máquinas

El ser humano siempre ha estado consciente de que la velocidad a la que nos …