fbpx
Casillas Rodantes usadas, 10 consejos para ayudarlo a evitar comprar un dolor de cabeza

Casillas Rodantes usadas, 10 consejos para ayudarlo a evitar comprar un dolor de cabeza

Comprar casillas rodantes usadas es una excelente manera de obtener lo que busca sin gastar una gran suma de dinero. Al igual que con los autos nuevos, los vehículos recreativos nuevos se deprecian en cuanto los saca del estacionamiento; dejar que otra persona tome ese golpe puede salvarte tremendamente. Sin embargo, debe tener cuidado cuando compre una casilla rodante usada, para que no termine con un dolor de cabeza.

Aquí hay muchas pequeñas cosas que pueden hacer que una casilla rodante en particular sea una compra menos que estelar. Una vez que comienzan las filtraciones, pueden hacer mucho daño si no se detienen, y gran parte de ese daño puede no ser aparente de inmediato. Los pisos y los techos pueden pudrirse, el moho puede crecer y, si no sabe cómo buscar este tipo de daño, es posible que no lo detecte. Si está pensando en comprar una casa rodante usada, es importante saber cómo mirar un vehículo por daños ocultos por agua para que no termine comprando un dolor de cabeza, le daremos diez consejos útiles para inspeccionar casillas rodantes usadas que desea comprar.

Casillas Rodantes usadas, 10 consejos para ayudarlo a evitar comprar un dolor de cabeza

1. Nunca compre una casilla rodante usada sin ser vista

Si no puede ver las casillas rodantes antes de realizar la transacción, o peor aún, si el vendedor desea realizar la transacción sin permitirle realizar un recorrido exhaustivo, su mejor opción es simplemente retirarse. Puede parecer un buen negocio, pero a menos que eche un vistazo más de cerca, nunca sabrá realmente si está obteniendo una buena inversión o un dolor de cabeza.

2. Busque con mucho cuidado signos de moho

Incluso si no hay daños visibles por agua en los lugares habituales, como pisos y techos, el moho en el interior de una casa rodante suele ser una buena indicación de fugas u otros problemas de agua. Verifique las esquinas de los techos y pisos, mire hacia arriba y hacia abajo de las paredes, y especialmente verifique las esquinas y calafatee en el baño alrededor de los accesorios. Además, abra armarios y encienda una linterna para ver si hay moho en crecimiento. A menudo lo olerás, pero si los armarios o gabinetes se sienten especialmente cálidos (más cálidos que el resto de la casilla rodante), hay una buena posibilidad de que haya moho creciendo allí.

3. Repase cada centímetro del techo

Desea buscar manchas marrones, un signo muy visible de una fuga, así como las partes donde el techo está inclinado o cayendo. Todo esto apunta a evidencia de daños por agua. Sí, un techo dañado puede repararse, pero corre el riesgo de exponer aún más problemas que deben abordarse cuando lo arranca.


4. Haga una inspección minuciosa de todos los pisos

Este es especialmente el caso donde se encuentran con las paredes. Al igual que con el techo, las manchas marrones nunca son algo bueno para ver. Además, por tonto que parezca, salte hacia arriba y hacia abajo en algunos lugares, especialmente alrededor de la cocina y el baño donde se usa más el agua. Todos los pisos deben sentirse estables y resistentes; dar demasiado podría indicar pudrición.

5. Mire debajo del borde exterior y revise los tornillos

Cualquier corrosión u óxido visible podría ser una indicación de que el agua está comenzando a entrar. Si los tornillos aún se ven limpios y pintados, probablemente esté en buena forma, en esa área en particular, de todos modos.

6. Abre y mira dentro de todos los paneles exteriores

Todo debe verse limpio y seco; no desea ver nada corroído o podrido en el interior o alrededor del corte.

7. Prueba las paredes

Empuje con bastante fuerza las paredes exteriores alrededor de las  casillas rodantes. No deberían ceder en absoluto ni un milímetro, si están flojas en signo de filtración.

8. Cuidadosamente realice una inspección minuciosa del techo

Mire todo para asegurarse de que todo esté bien cerrado. Querrá mirar no solo alrededor del tragaluz y la rejilla de ventilación, sino también de todo el techo. El calafateo viejo, ennegrecido, desmoronado o mohoso podría ser una señal de que el agua está entrando y creando un dolor de cabeza.

9. Compruebe que el techo es estable

Camine alrededor del techo (¡con cuidado!) Y asegúrese de que se sienta resistente y estable debajo de sus pies. Si cede demasiado, probablemente esté podrido.

10. Compre sus casilla rodante usada de un revendedor confiable de casillas rodantes

Este es especialmente el caso si usted es el primer comprador de casillas rodantes usadas o si no confía en sus habilidades de detección de dolor de cabeza. Compre inteligente por ahí!

Hay algunas grandes compras en algunas casillas rodantes bien cuidadas, pero también hay una buena cantidad de dolor de cabeza. Y desafortunadamente, el daño por agua y otros problemas no siempre son evidentes. Saber cómo y dónde mirar en para descubrir signos de daño es una habilidad importante que debes tener. Recuerde, usado puede parecer una gran oferta, pero si termina siendo un dolor de cabeza, acaba de malgastar su dinero.  

Te puede interesar >>>

El Gobierno decidió un aumento en el precio de los combustibles

El Gobierno decidió un aumento en el precio de los combustibles

El Gobierno decidió avanzar en un aumento en el precio de los combustibles, congelados desde diciembre …

Deja una respuesta